Anastasia

Tamaño de fuente: - +

Capítulo VIII.

George

 

— ¿A quién estas buscando? —pregunta Anya al verme mirar hacia todos lados.

—A nadie —respondo dejando mi mirada fija por unos segundos para después volver a recorrer el estacionamiento con la vista.

Estoy observando el estacionamiento buscando señales de Anastasia pues estoy bastante preocupado por ella ya que un día estaba bien y al siguiente estaba tan enferma que falto los últimos tres días al colegio. Su hermana se acercó a mi hace dos días para decirme que ella está buscando ideas para el experimento pero cuando le escribí para preguntarle cómo estaba, no me contesto sino hasta anoche lo que me parece algo raro.

Mientras continuo buscando a Anastasia, Chase aparece y saludándolo dejo de mirar el estacionamiento.

—Encantador —digo con una sonrisa—, ¿Cómo está hoy el futuro cumpleañero?

—Bastante bien, gracias por preguntar —responde sonriéndome de vuelta—. Y respecto a mi cumpleaños, no quiero hablar de ello.

— ¿Por qué no? —pregunta Anya.

—Porque mi padre quiere usar mi cumpleaños como una excusa para hacer una fiesta donde invitar a todos sus socios de negocios —explica haciendo una mueca—. Eso lo puede hacer cualquier día, no entiendo por qué tiene que usar mi cumpleaños para ello.

— ¿Y tú mamá que dice? —pregunto con curiosidad.

—Ella decidió no inmiscuirse en ese asunto.

—Tu cumpleaños debería ser algo divertido —dice Anya enfurruñada—, no todos los días cumples la mayoría de edad.

—Yo sé —replica Chase—. Quien parece no estar muy de acuerdo con eso es mi padre.

—Deberíamos escaparnos nosotros tres y celebrar por nuestra cuenta —dice Anya comenzando a emocionarse.

—Esa es una idea genial —secunda Chase—, aunque mi madre puede que se enoje si no la dejo hacerme una fiesta y si mi mamá se enoja entonces mi padre se enojara conmigo por molestar a mi madre y realmente no quiero que eso pase.

—Entonces busquemos la manera de que todos tengan lo que quieren sin hacer que nadie se enoje —digo y presiento que estoy a punto de convertirme en la voz de la razón de este grupo cosa que hasta ahora no ha pasado mucho pues Anya es por lo general la dueña de ese título.

— ¿Qué sugieres? —pregunta Chase sopesando mi idea.

—Qué te parece si dejamos que tu padre invite a todos sus socios como quiere pero escogemos un tema divertido para la fiesta —exclamo alegre por mi idea—. De esa forma él tiene la reunión que quiere y tú puedes disfrutar de tu cumpleaños.

—Esa es en realidad una muy buena idea —dice Chase un poco menos aprensivo.

— ¡Que sea una fiesta de disfraces! —añade Anya emocionada.

—No creo que mis padres acepten hacer una fiesta de disfracen tan lejos de Halloween —replica Chase con pesar—. Y menos frente a sus socios de negocios.

— ¿Y una mascarada? —pregunto pensando en todas las veces en las que mi mamá Chelsea me ha dicho que quiere ir a una.

— ¡Esa es una grandiosa idea! —exclama Anya.

—Me agrada esa idea —añade Chase—, no creo que mis padres digan que no a eso y sé que mi madre será feliz planeando una fiesta de ese estilo.

—De nada —exclamo con suficiencia.

Mientras caminamos hacia el salón de clases, Chase comienza a pensar en los detalles de la fiesta mientras que Anya y yo nos dedicamos a darle nuestra opinión al respecto.

 

*-*-*-*

—Ya creo que sé a quién estas buscando —dice Anya sentándose frente a mí en la cafetería.

— ¿De verdad? —pregunto sonriendo—. Si es así entonces ilumíname.

—Estas buscando a una chica con el cabello color naranja que curiosamente es amiga de mi futuro novio —responde con suficiencia.

—Dos preguntas: Uno ¿Cómo sabes que la estoy buscando a ella? Y dos ¿Tu futuro novio?

—Sé que buscas a Anastasia porque no paras de mirar la mesa donde ella se sienta y si, Simon será mi novio —responde con seriedad.

—Me agrada tu optimismo.

Comemos en silencio por unos minutos hasta que Chase se acerca a nosotros visiblemente feliz.

—Acabo de hablar con mi mamá y le encantó la idea de la mascarada —sonríe para luego tomar un sorbo de su jugo —, dice que hablará con mi padre y lo forzará a decir que sí.

—Genial —dice Anya—. Ahora tenemos que discutir algo muy importante. ¿A quién invitaras del colegio?

—Pues no se —responde Chase encogiéndose de hombros—. ¿A quién crees que debería invitar?

—A los hermanos Lennox y a sus amigas —responde Anya de inmediato.

—Está bien ¿a quién más? —pregunta Chase anotando nombres en una lista.

—No sé —responde Anya haciendo una mueca.

—A ella solo le importa que invites a su futuro novio, los demás son irrelevantes —digo ganándome una mirada envenenada por parte de Anya.



Liz Tovar

Editado: 14.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar