Anastasia

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 29 MI AMADA GRECIA

Anastasia es recibida en el Aeropuerto Internacional Eleftherios Venizelos de Atenas, Grecia por su abuelo y su primos Costantino y Mikeas y su prima Alethea.

Constantino, es pelirrojo y su piel es muy pecosa, pero muy guapo, mientras que Mikeas, es un chico rubio, ojos verdes; lindo y serio son las palabras que lo describen, tienen 19 y 21 años respectivamente.

Alethea su prima mas querida, es de cabello negro, ojos grises y tiene su misma edad.

Tras la muerte de su hija Adrienne y el hecho que su yerno Dymas quedara desbastado por la muerte de la mujer que tanto amaba, los abuelos maternos asumieron la crianza de sus tres nietos y ellos lograron llenar ese vacio que su hija fallecida había dejado.

Alethea era una niña de 10 años cuando sus madre murio en un accidente automovilístico y al igual qeu su padre quedo desbastada. Sin embargo encontro consuelo en su abuelo Miros Kospilokas quien  era su ejemplo, un hombre de 65 años en la actualidad con la vitalidad de un joven y el corazón más generosos que existía.

Anastasia los abrazo con efusividad a todos y supo que había hecho lo correcto al venir, porque con ellos y en su amada Grecia ella podría poner en pausa su corazón y tener un poco de paz.

Su abuelo manejaba el auto que los llevaría a la casa de sus abuelos, Mikeas iba adelante conversando animadamente con su abuelo, de sus cinco nietos, ya que a estos se sumaban Rubens y Adara, hijos de su otro tia Mariam, Anastasia sabia que su abuelo tenia un predilección por Mikeas, quien era un chico muy centrado e incluso ya el joven había empezado a trabajar en el negocio familiar.

En el asiento trasero ella iba charlando muy entusiasta con Alethea y Constantino.

Constantino estudiaba artes escénicas en la universidad de Atenas mientras que Alethea ya estudiaba en una academia de modelaje, asi que ahora tendría también eso en común.

En la casa fue recibida con un caluroso abrazo por la abuela Madge, quien enseguida denoto con el ceño fruncido.

- Mi niña estas muy delgada, preparare tu comida favorita Gyros (carne asada en un horno vertical que se sirve en un pan pita o sándwich) y Spanakotiropites (empanadillas de queso feta y espinacas) y te aseguro que en unos días ya habrás ganado algo de peso.

- Gracias abuela, extrañaba tu comida -respondió con sinceridad.

- Alethea lleva a tu prima a su habitación para que se acomode y refresque después de este viaje, yo les avisare cuando este lista la comida.

- Yo debo regresar a la empresa- informo Mikeas y despidiéndose con un beso de su prima le dijo- Anastasia hablaremos en la noche.

- Si Mikeas- respondió feliz.

- Constantino también se despidió de Anastasia y dirigiéndose a su hermano apunto.

- Voy contigo-

- ¿A la empresa? -pregunto escéptico Mikeas.

- En realidad necesito me dejes en el centro, ya sabes que mi auto sigue en el taller.

- Esta bien vamos hermano- acordó sabiendo que su hermano le rehuía a todo lo que se llamara responsabilidad.

Miros abrazo a su esposa y señalo con orgullo.

- Tenemos los mejores hijos y nietos que pudimos desear.

- Asi es, viejo-acordó Madge con emoción y ese amor profundo por su familia.

Anastasia acomodaba sus cosas en el closeth mientras Alethea se subió en la cama y sentada con las piernas cruzadas conversaba animadamente. Ella era una chica muy divertida, espontánea y alegre por naturaleza y siempre fue su mejor amiga.

- Y como esta Adara- pregunto por su prima que iba a casarse.

- Te imaginas con los nervios a millón, y nuestra tia Mariam tambien.

- Lo imagino- acordo

- Ahora cuéntame de ti prima, y de tus preciosos hermanastros-pregunto ahora muy interesada.

- No quiero hablar de ellos

- ¿Que pasa? -pregunto Alethea notando el semblante triste de su prima.

Anastasia se sento en la cama y dejando escapar un suspiro señalo

- Es una historia larga.

Alethea la tomo de la mano y la miro con una expresión empática en su rostro.

- Y yo tengo todo el tiempo del mundo.

Anastasia decidió sincerarse con su prima y en la siguiente media hora Alethea la escucho y eso le sirvió para desahogarse.

Esa tarde decidió ir con Alethea a visitar a Adara, que vivian a cinco cuadras y Mikeas ofreció llevarlas.

- Me reuniré con unos amigos, me avisan cuando se vayan para venir a buscarlas. Les dijo Mikeas cuando las dejaron frente a la casa de la tia Mariam.

- Okey- acepto Alethea que estaba acostumbrada a la sobreprotección de su hermano mayor.

La tia Mariam estaba feliz de ver de nuevo a Anastasia, lo cual era reciproco. Despues del saludo inicial, fueron a la salar para compartir unas galletas y te mientras conversaban, en espera que llegara Adara que estaba con la modista.

- Como esta mi hermana- pregunto Mariam

- Bien tía, realmente ella es muy feliz con Marcus.

- Cuando dará a Luz

- Faltan  4 meses, pero es de cuidado, debe guardar mucho tiempo en reposo, por eso no pudo venir al matrimonio.

- La extrañaremos, pero lo comprendo.

Adara de 23 años, una joven alta, cabello negro, pies bronceada y dueña de unas espectaculares pestañas y un cutis de ensueño, llego cargada de paquetes y corrió gustosa a saludar a sus primas.

- Anastasia como has crecido, viniste en tu cumpleaños 15 ahora estas ya hecha toda una mujer.



PAULA M.

#11138 en Novela romántica
#1756 en Chick lit

En el texto hay: amor, indecision, moda

Editado: 28.08.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar