Anastasia

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 32 CONFESION DE AMOR Y BODA GRIEGA

Anastasia sirve la mesa y ambos se sientan a comer

— Esto realmente se ve muy apetitoso- inquiere David mirando con gusto la comida.

— Espera que lo pruebes, se que te encantara.

Y así fue y Anastasia lo veía feliz viéndolo devorar con gusto aquel banquete preparado especialmente para el con mucho cariño de su parte.

Después que comieron el insistió en ayudarla a recoger al mesa y lavar los platos. Ella enjuagaba y el secaba. Era tan raro y a la vez lindo verlos en esas labores domesticas y extraño recordando lo serio y frio con su traje a la medida y corbata al momento de realizar una reunión de trabajo Sin duda era toda una caja de pandora, llena de muchas sorpresas.

Despues ella preparo café y decidieron tomarlo en la terraza y David le pidió a Anastasia que le hablara mas de su padre. El sabia lo feliz que ella se sentía de recordarlo.

— Mi padre era italiano, de Venecia y conoció a mi madre cuando ella estaba de intercambio estudiantil en su país. Mi madre tenia 17 años.

— Como tu – señalo el con esa profundidad en su mirada que hacia que su piel se erizara y su corazón hiciera catatarsis.

— Si- suspiro ella- mi papa dice que fue amor a primera vista, la vio en la plaza de los Moros y la persiguió hasta el Caffe Florian y allí el se presento, de allí entablaron una amistad, que luego paso a noviazgo durante ese año que ella vivió en Italia, noviazgo que por supuesto mis abuelos desconocían y luego mi mama regreso a Grecia y el la siguió y a los dos meses le pidió matrimonio, mi abuelo se escandalizo y prohibió la relación, pero mi papa era persistente y además prometió quedarse a vivir aquí si era necesario y así lo hizo. Compró esta casa y fuimos muy felices hasta el día que el murió.

David la tomo de la mano con suavidad, depositando un beso cálido en su palma y puntualizó.

— Tu padre tuvo una vida plena, una esposa que lo amo, y una hija que lo adoraba.

— Lo extraño, fue el mejor padre del mundo, con eso no quiero decir que no sienta cariño por Marcus pero...

— Lo entiendo- dijo el.

La Sra. Mira su vecina por muchos años, les vio y le saludo con una sonrisa sincera y cariñosa.

— Cuando estuvimos en Milan el año pasado no visitaste a tus parientes- Indago David, el concentrado solo en Anastasia.

— Mis abuelos se vinieron a vivir a Grecia, pero tras la boda de mi madre y mi mudanza decidieron mudarse a España con mi tío Bruno y su esposa Diana y allí también viven mi tía Eloísa con su esposo Diego y sus hijos. En los últimos años nos hablamos por teléfono, no hemos perdido el contacto y espero visitarlos un día.

— Lo haremos, yo te llevare- le prometió David y ella sabia que lo que el prometía lo cumplia.

— Gracias David. ¿Porque eres tan bueno conmigo?

— Porque te amo- solto sin mas y ella enmudeció.

Una hermosa confesión dicha con sencillez, como lo que era una gran verdad hizo que las pulsaciones de su corazón se acelerara. Escaneo el rostro de David, no había una gota de arrepentimiento, era un sentimiento puro y verdadero y ella solo podía pensar que aquello era maravilloso y al mismo tiempo que estaba mal porque ella era la novia de Liam.

En ese momento y para su salvación sonó el teléfono, era un mensaje de Alethea.

"Querida prima, se que debes estarla pasando muy bien con el muñeco de tu hermanastro, pero recuerda que hoy es la boda de Adara y debemos arreglarnos, además tu prometiste maquillarme, por cierto invítalo a la boda" Fin del mensaje.

Anastasia respiro profundo e informo:

— Es un mensaje de mi prima Alethea recordándome que era el matrimonio de Adara, cielos lo había olvidado.

David entendió que Anastasia no estaba preparada para hablar del tema de los sentimientos, cuando el haba puesto sobre la mesa su única verdad, pero aunque dolía, se había prometido darle tiempo y espacio y aceptar su decisión así esta fuese algo tan doloroso de aceptar.

— Vamos- dijo poniéndose de pie - entonces te llevare.

— David estas invitado, puedes ir, ya sabes la familia te conoce. Quiero que vayas- recalco con efusividad.

— Puedo negarte algo, iré- señalo regalándole a ella esa sonrisa que la llenaba de paz.

Alethea sin duda a estaba esperando, pues al entrar a la casa de sus abuelos, esta enseguida la tomo del brazo y la arrastro escalera arriba para llevarla a su habitación.

— Me contaras todo con lujo de detalles- le advirtió ante la puerta de su cuarto y añadió- pero antes tu otro regalo.

Alethea abrió la puerta y Anastasia vio la habitación llena de rosas rojas y su corazón se paralizo.

¿Era David quien había enviado esto?

Muda de la impresión penetro en la habitación y tomo la nota que estaba en el arreglo sobre su cama y lo leyó:

"Estas rosas tienen varios significado 1) que te amo 2) que quiero pasar el resto de mi vida contigo 3) Que cuento los días para que regreses y besarte.

Eran de Liam  y quien sin duda estaba decidido a mostrarse como ese príncipe del cual ella se enamoro.



PAULA M.

#1582 en Novela romántica
#338 en Chick lit

En el texto hay: amor, indecision, moda

Editado: 28.08.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar