Anastasia

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 49 DESFILE

Liam por primera vez experimentaba una desilusión terrible y estaba molesto, dolido, lleno de rabia e impotencia.

Su intención era buscar a Anastasia y exigirle fuese más clara, que le diera un motivo, porque se negaba a aceptar que ella ciertamente lo hubiera dejado de amar.

Pasada media hora entro a la casa con la intención de subir a la habitación de Anastasia, pero declino, porque sabia que debía calmarse primero, así que fue a la cocina y allí se encontró con Luciana que se servía un vaso de jugo.

— Tu todavía aquí- señalo con enojo.

— Que pasa Liam estas molesto porque recibes una cucharada de tu propia sopa, recuerda lo que haces se devuelve- señalo Luciana yendo directo al grano cuando hace poco se había enterado por boca de Anastasia que había terminado su relación con el.

— Déjame en paz Luciana- le advirtió con rabia

Liam se conocía y era temperamental y emocional pero sabia reconocer sus fallas y las enmendaba así que bajando el tono decidió disculparse

— No estoy pasando por un buen momento, lo siento.

— Nunca te importo hacerme daño ¿verdad?, pero si te lo hacen a ti, la cosa cambia – continuo Luciana porque ahora era su turno de desahogar sus sentimientos- A los 17 te entregue mi virginidad y que hiciste, al otro día te fuiste a la universidad y jamás volviste a escribirme, y años después me entrego de nuevo a ti y vuelves a despreciarme, así que si esperas que sienta empatía por ti, porque Anastasia te deja, como tu lo hiciste conmigo, no lo siento, solo recibes lo que recogiste.

Liam sabe que ella tiene razón, sin embargo debe drenar la rabia que lo consume y lo proyecta en ella.

— Tratas de hacerme ver como un malvado- cuestiona acercándose y su sola cercanía como siempre trastorna a Luciana quien no puede negar que el ha sido su único y gran amor- tu sabias quien era yo, un chico que solo disfrutaba de la sexualidad, que no quería compromisos, que no te amaba pero te empeñaste en tenerme del modo que fuera- su tono vuelve a ser mas suave, aceptando su parte de responsabilidad, sintiendo empatía por lo que la hizo sufrir y ahora que el sufría precisamente por amor podía entenderla mejor.

— Me enamore de ti- le grito dolida por sus palabras.

— Que querías de mi, que porque no acostamos y me entregaste tu virginidad, yo formalizaría una relación contigo, que me casaría, que te amaría.

No era su intención lastimarla, pero estaba tan dolido que nuevamente termino pagándola con aquella mujer que si lo había amado, pero el amaba a Anastasia.

— Eres un desgraciado- le dijo con los ojos ya cuajados de lagrimas.

— Lo soy porque digo la verdad-resoplo molesto pero ver sus ojos llenos de lágrimas lo conmovió, y podía recordar que en un tiempo ellos fueron muy unidos.

Luciana fue la mejor amiga de su hermana, quien siempre estaba en casa, con quien salía junto con Sarah, tenia que reconocer que siempre le gusto esa devoción con que lo veía, pero todo fue mas hormonal que de sentimientos, en su caso y por eso se fue y no volvió a escribirle, porque no quería alentar falsas esperanzas y al reencontrarse realmente creyó que ella lo había superado pero no fue así, y cometió entonces el segundo error de su vida volver a acostarse con ella, hundiéndola mas en el dolor de un amor no correspondido y traicionando al mismo tiempo el amor que si sentía por Anastasia.

Dejo escapar un suspiro frustrado y al mismo tiempo culpable y con una mano delineo su rostro, llevándose cada lagrima que corría y Luciana simplemente cerro los ojos siendo débil de nuevo ante el, dejándose llevar solo por es sentimiento que vivía solo en su corazón y no en el de Liam.

— Lo siento Luciana –lo escucho decir con voz sinceramente dolida-pero la amo, amo a Anastasia.

Luciana abrió los ojos y vio verdad en ellos y eso dolió aun mas

— ¿La amas? y te acostaste conmigo cuando eras novio de Anastasia- cuestiono separándose de el.

— Tu fuiste quien esa noche en el bar me abordaste, hablamos, bailamos y ambos habíamos bebido mas de la cuenta, me besaste y aunque suene machista soy hombre y reaccione dejándome llevar por mi libido.

Ese era Liam, alguien que a veces dejaba que fuese mas el libido, un momento de placer, un desfogue sexual lo dominara, pero esta noche aunque le doliera reconocerlo y aceptarlo, tenia razón en algo y es que el si amaba a Anastasia y eso le rompía el corazón en mil pedazos.

— ¿Qué se supone que deba hacer ahora? – era una pregunta que iba en dos direcciones hacia Liam y ella misma, ¿que se supone ella debería hacer estando enamorada de un hombre que jamás le correspondería como ella deseaba?. En este sentido Anastasia había sido mas madura al cortar con una relación que no tenia futuro, ella también debía pone punto final a su amor no correspondido.

— No le digas nada a Anastasia, por favor. No se que paso, pero deseo recuperarla- le pidió con tanto fervor y ella termino asintiendo.

Dicen que el tiempo ayuda a curar las heridas, pero el tiempo no borra los sentimientos.

El tiempo había pasado, un mes y en este tiempo la relación con David había vuelto a ser lo que en un principio, tratándola con cariño, dejando atrás el pasado y el resentimiento que había generado el haberle ocultado su relación con Liam.



PAULA M.

#11171 en Novela romántica
#1770 en Chick lit

En el texto hay: amor, indecision, moda

Editado: 28.08.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar