Ángel de sangre

Tamaño de fuente: - +

Introducción

Un abismo convoca a otro abismo

 

Ha pasado un siglo desde que la humanidad entró en guerra por última vez. Una batalla terrible donde se interpuso la supervivencia del más fuerte. Donde la organización política como se conocía, terminó destrozada desde sus cimientos.

            Comenzó con un descubrimiento que sería parte de una larga lista elaborada a través de siglos. A pesar de que el hallazgo fue la cúspide en la vida de los involucrados, la sociedad lo consideraba tan solo un mundo nuevo que pasaría pronto al olvido.

            Por supuesto, no tardaron mucho en arrepentirse.

            El inicio de la invasión pasó desapercibida, los seres lograron mezclarse entre la humanidad con una facilidad escalofriante. No fue sino hasta que extrañas cosas pasaron, cuando se dieron cuenta de que su creación se volvió en su contra. De la dimensión recién descubierta, no solo habían llevado consigo minerales desconocidos, elementos qué analizar o tierras por conquistar.

            Algo más se abrió paso entre la abertura que crearon artificialmente.

            La destrucción masiva del enfrentamiento entre los humanos y aquellas criaturas alcanzó magnitudes desconocidas, haciendo que la Gran Guerra luciera como un paraíso a su lado. Los humanos fueron menguados, obligados a esconderse como ratones asustados en sus madrigueras. La división entre los países desapareció, las religiones se perdieron y la que alguna vez fue la especie más poderosa, se quebró.

Cien años pasaron antes de que nuevos desastres sacudieran lo que quedaba de la civilización.

            Experimentos se llevaron a cabo para que la humanidad lograra recuperar lo que creían que era su posición legítima. Ignoraron las pocas posibilidades que tenían de conseguirlo y probaron con todo lo que tenían en las manos para lograr su objetivo. Así trabajaron para crear a los híbridos, una mezcla peligrosa de ambas especies que invierte la perspectiva de poder. La raza humana ya no es la más débil.

            Es entonces que Aiken, un joven humano, cae en las redes de lo que parece ser una nueva desgracia. Sin desearlo, toma un camino lleno de misterios y peligros. Conoce por primera vez lo que significa que el deseo de proteger a alguien queme dentro de su cuerpo. Arriesga todo por un destino incierto hasta que al final, conoce el verdadero significado de un sacrificio.

Todas las cosas que Aiken creía incorrectas e imposibles, se vuelven realidad y algo sin importancia cuando descubre los secretos que han sido ocultados a los ojos humanos a través de todos esos años.

 

 



J.G.R

Editado: 07.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar