Angel Guardian

Tamaño de fuente: - +

-Capítulo 17.5- Se abre el caso.

-Cecilia-

Cada fracaso le enseña al hombre algo que necesitaba aprender. 

(Charles Dickens)

 

No importa que tan fuerte seas, jamás estamos preparados para enfrentar las pérdidas o el fracaso. Quizás en la vida fracasamos nueve de cada diez intentos y por más que somos conscientes de que existe esa posibilidad, continuemos intentando porque muchos de nosotros preferimos seguir asumiendo el reto y los riesgos a pesar del miedo y las inseguridades.

En conclusión, en fracaso no nos convierte en perdedores. Nos convierte en luchadores, dispuestos a levantarse y listos para aprender de los errores. ¿Por qué quién dijo que el fracaso es el final del camino?

Todo lo contrario, es el principio de una nueva oportunidad, aquella que te permitirá estar más cerca de la victoria y el éxito. Por este motivo no debemos dejar que los problemas nos consuman.

Mi padre solía decir: «Seguimos vivos a pesar de todo, los problemas no son tan grandes como parecen. El verdadero lío inicia en tu mente, Cariño. Haciéndote creer que no puedes con ello, pero piénsalo por un breve instante... ¿Estamos vivos no es así? Ese es el punto, si el problema no acaba contigo, tú acaba con el problema.»

Algunos jamás logran acabar con el problema y se pierden en él...

Uniformada, presento mis respetos a la familia del oficial caído. Su esposa llora desconsolada y yo intento ignorar los recuerdos que alguna vez compartimos Levit, su hermana Alaska y yo. Estuvimos en el mismo curso en la preparatoria e hicimos juntos el entrenamiento para aplicar a la policía, las cosas que vivimos en estos últimos años fueron los recuerdos que más luchaban por transformar mis emociones en borbotones de lágrimas incontrolables.

Una amistad como la nuestra era lo único que me hacía sentir que no estaba realmente sola. Perder a un aliado es duro, pero perder a un amigo es arrancar un pedazo de tu alma y dejar un inmenso hueco en su lugar. Las cosas sucedieron tan deprisa que no se pudo hacer nada, una muerte instantánea. Es tan difícil ver morir a tu amigo y vivir con la idea de que si hubieras hecho las cosas de otro modo aún estaría contigo.

No pude verla a los ojos. ¿Como podría enfrentarme a ella y decirle lo sucedido? Alaska no estaba preparada para escuchar lo que tengo que decir y yo no estaba lista para perder a otro amigo.

 

— ¡Parker, eres el refuerzo! —ordena el detective a cargo de asignar el personal para las averiguaciones correspondientes— Te quiero en la escena apoyando con la investigación.

— ¡Si señor! —asiento con el semblante inexpresivo.

 

La sensación de pérdida solo puede sacar lo peor o lo mejor de mí. Y en este caso me corresponde lo segundo, porque es mi turno de buscar justicia y detener al culpable.

***

Luego de la ceremonia unos pocos regresaron a la central para cambiarse, el resto nos quedamos con el uniforme formal y volvimos a la investigación principal, el local Duprae.

Al llegar a cierta avenida vimos pasar una ambulancia a toda velocidad, sin embargo, ignoramos ese detalle porque no había ningún informe en nuestra frecuencia que solicitara refuerzos. No darle importancia fue un error, el accidente de tránsito a unas calles de nuestro destino, causó gran congestión por toda la zona y muchas patrullas estaban en alerta. Los causantes de aquella catástrofe escaparon, con información y algunas pruebas claves a las cuales todavía no habíamos podido llegar por un problema entre las malditas autoridades.

Seguíamos sin establecer un acuerdo, ninguno poseía la jurisdicción del caso completo y perdimos mucho tiempo con las solicitudes y el papeleo. El FBI decidió intervenir y poner sus garras en nuestra investigación. Todo nuestro trabajo y la información pertinente que recopilamos respecto al caso Hidden Network está congelada hasta que aprueben o rechacen la solicitud del FBI.

Pero siendo realista, lo más probable es que nos obliguen a trabajar para ellos. El caso es sobre una red delictiva muy amplia y atenta contra la seguridad nacional, debemos trabajar con profesionalismo y llegar al fondo de todo dejando nuestras diferencias a un lado.

Camino alrededor de la entrada a paso ligero, no me puedo creer que hayan salido por aquí y nadie los detectara como ajenos a los interrogados. Necesitábamos el resto de documentos, perdimos unas cuantas pruebas y hay muchos heridos.

 

— ¡¿Cómo pueden ser tan incompetentes?! —grita el detective Turner— ¡Coleman quiero un informe completo y a detalle de la situación!

— ¡Si señor, tenemos quince personas con heridas leven y dos oficiales con quemaduras serias!

— ¡¿Qué diablos estaban haciendo?! —Turner posee una voz potente, sus gritos se podrían escuchar hasta las cuadras en donde cerraron el perímetro y créanme que eso es muy lejos — ¡Mandé un equipo preparado para la limpieza y recolección de pruebas y ¿esa es la cifra de heridos?! ¡¿Cuántos eran? ¿diez?!

 

Coleman es un castaño con ojos azulados, nada eficiente en mi opinión, puro musculo y nerviosismo hasta los huesos. Estoy segura que se hará pipi en cualquier momento. Mientras mi jefe se la pasa gritando a diestra y siniestra —o como él dice "pone orden"— camino por la zona y me encuentro con algunos desgraciados del FBI, si no fuera por ellos en estos momentos estaría reconstruyendo la escena con los resultados de las pruebas. Procedo con cautela y me posiciono en un lugar poco visible que me permite escuchar su conversación. 



Skyler Teens

#7205 en Otros
#828 en Acción
#5140 en Fantasía
#2291 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: novelajuvenil, romance, angel de la guardia

Editado: 25.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar