Angel Guardian

Tamaño de fuente: - +

-Capítulo 3- Probabilidades.

-Ethan- 

Estamos rodeados. Reviso de pies a cabeza de uno en uno, la postura del de la izquierda es torcida, por la edad y su fisionomía podría asegurar que tiene una lesión resiente en la espalda baja cerca al coxis y estoy casi seguro que tiene secuelas de una lesión antigua. Ha este le llamaré Sujeto A, lo derribaré con un acercamiento directo; cuando venga y me ataque con su navaja lo tomaré del brazo y tirare de él torciéndolo, de esa manera se doblará por el dolor y finalizaré con una patada en el coxis, eso lo dejara fuera de combate lo suficiente.

Bien, Rex y yo en el centro, espalda con espalda. A mi izquierda el sujeto A, a mi derecha uno armado apuntándome a la cabeza y a su lado está el otro apuntando a mi amigo. Yo me encargaré de los tres, dejaré que Rex arregle el asunto con los puños. Jamás he matado a nadie en mi vida y no pienso comenzar ahora.

Sujeto B, el que me apunta a la cabeza, es corto de vista y esos lentes gruesos son la prueba a mi teoría. El sujeto C, que apunta a Rex, sostiene su arma temblorosamente, se ve que nunca ha matado a nadie, parece más joven que yo y por lo que veo, se esconde tras el arma por sus carentes habilidades para pelear. Su musculatura y manera de caminar lo delatan, además sus nudillos se ven como los de una niña.

Mi mente se busca una manera de parar dos armas en 30 segundos o menos, lo suficiente como para tener un rehén y derribar al de la navaja.

Paso uno, girar 45 grados a la derecha para derribar y quitar armas. Sujeto B y C, fuera de combate. Paso dos, reducir al sujeto A y ayudar con los del resto. Mis cálculos estaban completos, el problema era la probabilidad de error, nuestras vidas estaban en juego y la maldita inseguridad me paralizaba. Necesitaba asegurarme si quiera un diez por ciento más de la cuenta. Un minuto y cuarenta segundos...

— Rex, creo que ya fue suficiente —le corto con disimulo— mira lo que digo, son seis, creo que tres para cada uno es poco justo, ¿No crees? —hablo en clave, lo que realmente hice fue señalarle a los tres de los que se encargará.

Espero a que asienta y cuando lo hace comprendo que ya calculó su plan para reducirlos.

— Pues tú sabes que me gustan los retos, no puedo evitarlo—fanfarronea mientras sus ojos castaños recorren de pies a cabeza a sus oponentes.

— Oye anciano, ¿no crees que ya estás demasiado decrépito para andar lamiéndole el culo a Cardigan? —digo, en un intento de provocarlo para asegurarme de que él de la navaja me atacará a mí.

Nunca olvidaré lo que aprendí viendo las pelis de mafia, la psicología utilizada a tu favor puede ahorrarte el trabajo siempre y cuando sepas manipular a tus enemigos.

El sujeto A, aprieta la mandíbula y se tensa. Me observa con odio y yo sonrió al lograr mi cometido. Deslizo mi mano sigilosamente hasta sostener mi arma, por suerte no le puse seguro.

— Ya basta de charlas. ¡Responde o muere! —grita, el sujeto que me apunta a la cabeza.

— Bien, nos rendimos—anuncia, mi amigo, señalando a los tipos armados, yo asiento y alzo el arma sobre mi cabeza mostrándola. Comienzo a bajarla lentamente a medida que me agacho, utilizo mis movimientos calculados para mantener los ojos de todos sobre mis acciones y los del arma.

— 45, derecha...

Fue lo último que dije antes de que la adrenalina se apoderara de mi cuerpo y mecánicamente actuara, Rex se abalanzó sin si quiera preocuparse por quien le apuntaba, ambos confiábamos en el otro lo suficiente como para hacer las cosas sin tantear o preguntar. Cuando el sujeto C —quien apuntaba a Rex— regresó los ojos a su blanco, fue muy tarde. Levanté la pistola y disparé en la pantorrilla del joven tembloroso, mientras me lanzaba sobre el tipo que intentó volarme la cabeza (El sujeto B), su arma cae a mis pies al igual que sus lentes gruesos y queda aturdido y desorientado. Rompo su brazo llevándolo a su espalda y lo utilizó de rehén, el hombre grita del dolor y se retuerce. 

El de la navaja se detiene mirándome, observa mis movimientos con cautela, pongo presión con el arma en la cabeza de mi rehén y lo intimido creando dudas en la mente de mi actual oponente, el tipo se tarda en reaccionar lo suficiente como para arrancarle el revólver de las manos al chico con nudillos de niña. Lo dejo inconsciente —de un puñetazo— y tiro al rehén sobre el otro, ambos fuera de combate. Tomo una gran bocanada de aire al levantarme y me dirijo al encuentro del sujeto A, los hombres con armas de fuego quedan fuera del juego (Sujetos B y C).

Me demoro unos segundos más en encajarle la patada en el coxis, pero finalmente lo derribo y termino este asalto vivo. Respiro aceleradamente mientras mi corazón golpea agitado, una gota de sudor cae por mi frente y pateo lejos las pistolas, guardo la mía y cruzo una mirada con Rex, dos hombres están inconscientes y el tercero, que tiene la cara cubierta de sangre, está colgado del cuello de su camisa. Rex lo tira violentamente y se limpia el hilo de sangre que cubre su boca, tiene un ojo en proceso de inflamación, pero en lo demás está bien.



Skyler Teens

#7238 en Otros
#833 en Acción
#5175 en Fantasía
#2311 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: novelajuvenil, romance, angel de la guardia

Editado: 25.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar