Antes del Alba

Tamaño de fuente: - +

VIII

"Shake it out, shake it out, shake it out, shake it out, ooh whoa..."

 

Me siento extraña, sólo no sé cómo explicarme ni a mí misma lo que ha pasado en este último mes y eso claro que involucra enteramente a Eric. La forma tan repentina en la que se nos presentó a ambos el decreto del destino, algo determinante y autoritario. Simplemente no entiendo cómo llegué a conocer a alguien con quien tengo alguna conexión en cierto modo, después de veinte años. Esto está muy raro, no me quiero quedar así por el resto de mis días. Quiero descifrar el misterio que nos envuelve y saber la razón de la eterna tristeza y el pesar de su mirada, si fuera sólo por sus ojos diría que se ven como si él tuviera sesenta años, posee una mirada cansada. No sé ni qué diablos estoy pensando, mis pensamientos y mis sentimientos se han desarrollado de una manera tan rápida pero tan intensa a la vez, que me mareo.

- Am... Janelle, ¿te encuentras bien?- Dean corta el hilo de mis pensamientos tortuosos e hiperactivos.

- Sí, claro que sí, ¿por qué no habría de estarlo?- digo fingiendo pero sé que es inútil ante Dean.

- Veamos: una razón es por la discusión que tuvieron Jo y tú hace rato; y la segunda razón podría ser cierto chico que se hace llamar Eric...- soy un maldito libro abierto. Suspiro profundamente y recargo mi cabeza en mis brazos sobre la mesa. Nos encontramos en una cafetería esperando nuestros desayunos.

- Es que estoy tan confundida...- miro a Dean directo a los ojos, desvelándole todo el remolino de sentimientos que llevo en este momento-. Todo, todo esto que ha pasado en este último mes. Es algo que nunca creí que me llegaría a pasar. Eso es todo- agacho la mirada, me siento abrumada.

- Mira, sé que los cambios son muy difíciles. Sé también que el cambio te asusta más que a la mayoría de la gente y que te cuesta aceptar las cosas. Es normal, Elle- estira sus brazos y toma mis manos entre las suyas-. Pero también sé que eres mucho más fuerte que el resto de las personas, eres capaz de muchas cosas. Puedes sobrevivir a esto, Janelle. Confío en ti.

Me conmueve. Por eso amo a este tipo. No sé qué sería de mí sin él. Una sonrisa se abre paso en mi cara, el rostro de Dean se ilumina de orgullo cuando me ve sonreír.

- Lo sé... Muchas gracias, Dean. Significa demasiado para mí, eres el mejor ser humano de universo- le doy un apretón en sus manos con una enorme sonrisa.

- Sí, sí. Ya sabía eso, Janelle. Sé que soy increíble- se jacta y presume, así es siempre Dean-. Pero volviendo al tema principal; no te asustes, si sientes que las cosas van demasiado rápido, sólo busca la manera de que vaya un poco más lento.

- Sip- y asiento enérgicamente.

-Y sabes que siempre te atraparé si te caes- me guiña el ojo y río.

-Claro que lo sé, tonto- llegan nuestros panqueques y nuestras malteadas; si comemos helado en pleno invierno, también ordenamos malteadas. Después de desayunar, quedamos de ir a un centro comercial para comprar los obsequios navideños, y debo admitir que esta idea me subió el ánimo. Entramos a una tienda de ropa, necesito comprar un sweater para Kurt y uno para Rae.

- ¿Qué opinas?- volteo hacia mi amigo con un sweater color tinto para Rae-. ¿Te gusta para Rae? - él solo asiente, demostrando indiferencia.

- Okay... Hmm...- camino hacia la sección masculina y encuentro un sweater de punto muy lindo para Kurt- ¡Hey! ¿Te gusta para Kurt? - Dean levanta sus pulgares en señal de aprobación. Doy la vuelta y tropiezo con alguien, maldita sea mi estupidez. Caigo al suelo y las personas dirigen su mirada hacia mí. ¡Carajo! Qué vergüenza.

- Lo siento-y esto de verdad que no mejora, reconozco esa voz.

- Cállate y levántame- contesto viendo a un Eric con una mueca sarcástica en la cara. Se inclina y me toma del brazo para levantarme.

- Gracias, ya compruebo que en serio no puedes vivir sin verme en menos de veinticuatro horas, ¿eh?- digo algo sorprendida porque en serio no cruzó por mi cabeza el encontrarme con él aquí y ahora. Ríe y muestra sus hoyuelos.

- Por si no lo sabías, al centro comercial vienen infinidad de personas, es más probable encontrarte a más gente viniendo a este lugar- me mira a los ojos con atención y me examina la cara.

- Ajá- contesto sin tener una respuesta ingeniosa.

- Veo que ustedes dos no consiguen separarse- Dean saluda a Eric- me voy un segundo de tu lado y cuando regreso estás con Eric- esbozamos una sonrisa los tres.

- Y ya es la tercera vez, ¿verdad?- me mira, subiendo y bajando las cejas.



RJ Cuervo

Editado: 14.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar