Antes del Alba

Tamaño de fuente: - +

XVII

"And given half the chance would I take any of it back..."

Abandono sus labios para besar su cuello, voy lento, recorro todo su cuello y beso la zona debajo de sus orejas. Noto que está tenso pero se queja regularmente. Sigo con lo que estoy haciendo, él mueve nuestros cuerpos y me despega de la pared para llevar sus manos por toda mi espalda, pasa por mi trasero hasta llegar a mis muslos, para ahí afirmar su agarre y darme un apretón. Suelto risitas y él me sigue el juego.

Así despertamos hoy y así continuamos después de tomar el desayuno, es nuestro sexto día aquí, es domingo y no hemos tenido la oportunidad de ir a la ciudad, pero ayer y antier aprovechamos los días para salir a los alrededores de la casa, despejarnos un poco sobre lo que hemos encontrado y hecho. Hay paisajes increibles, es precioso este lugar. El padre de Eric se muestra cada vez más ameno y cuenta diferentes historias familiares, mientras que la señora Anne, no ha cedido, se muestra ausente y algo fastidiada cuando estamos juntos, pero últimamente casi no habla.

Comienza a caminar y yo me sostengo mejor de su cuello, caemos en la cama y su peso se siente increíble sobre mí. Aprovecha mi distracción de los besos en su cuello y él toma ventaja atacando el mío a su vez. Da besos lentos, son sonoros, puedo escuchar cómo hace eco cada vez que me besa, es como una ventosa. Inicia a mojar cierta zona cerca de mi oreja derecha para luego besar y finalmente succionar muy poco, emito un leve sonido que es positivo, él quiere ver mi reacción reflejada en mi rostro. Se levanta y encuentra mis ojos, traga saliva y trata de controlar su respiración para hablar.

⸺¿Sí te gusta?⸺ vuelvo a escuchar la misma voz del primer día que estuvimos aquí. Esa mirada pícara, dominante, pero a la vez ansiosa.

⸺ Sí, amor⸺ le contesto para después morder mi labio inferior, él pasa su lengua por sus labios, sus pupilas algo dilatadas me observan como si fuera su siguiente presa a devorar. Él se vuelve a quejar y yo suelto una risita.

Él toma mis manos, las cuales se encuentran enredadas acariciando su cabello y las entrelaza con las suyas para proceder a dejarlas sobre el colchón a cada lado de mi cabeza. Me besa y va bajando su cadera, quedando presionada contra la mía. Se me escapa un pequeño gemido y él suspira.

Seguimos besándonos, lo hacemos tranquila y naturalmente. Deshace el enlace de nuestras manos para bajarlas a mi abdomen, me mira a los ojos, sus pupilas preguntan si puede levantar mi blusa, yo contesto afirmativamente.

Sus manos no están frías pero no están a la misma temperatura que mi abdomen, así que suspiro con la boca abierta, emitiendo así un sonido que es música para los oídos de mi novio. Él sólo acaricia con parsimonia mi piel, lento, suave, seguimos con los besos y todas esas caricias.

Hasta que el deseo físico y sexual va pasando poco a poco, ahora siento una verdadera conexión entre nosotros. Todo lo que hemos pasado en estas pocas semanas y la confianza que nos tenemos, como si nos conociéramos desde hace mucho tiempo. Me pregunto en cuántas vidas nos hemos encontrado, en cuántas hemos sido uno solo, cuántas veces nos hemos amado con locura...

Siento que Eric sabe en lo que estoy pensando, porque los besos han pasado a mis mejillas, siendo inocentes, castos. Abro los ojos y creo que sí estamos pensando en lo mismo, ¿podrá ser posible que nos podamos comunicar estando así de cerca?

⸺ Llevamos más o menos tres semanas saliendo, y siento que te conozco desde hace siglos... siento que antes de conocerte te extrañaba, anhelaba estar contigo y no lo sabía⸺ dice, confirmando lo que estaba preguntándome. Coloca sus codos sobre la cama y eso hace que esté más cerca de mí.

⸺ Siento exactamente lo mismo, cielo⸺ le regalo una sonrisa llena de felicidad en su estado más puro y suspiro. No podemos dejar de mirar nuestros ojos⸺. ¿Cuántas vidas crees que hayamos vivido juntos, amándonos?

⸺ No lo sé... pero al parecer, han de ser muchas⸺ dice al acariciar mi mejilla. Él rueda sobre sí e invertimos posiciones, ahora estoy sobre él, pongo mis manos sobre su pecho y lo acaricio.

⸺ No tenemos suficiente de nosotros⸺ le contesto y soltamos débiles risas. Es el momento más íntimo de mi vida, me siento totalmente abierta, tengo el corazón abierto de par en par, estoy viviendo el momento más vulnerable de mi existencia.

De pronto, de mi subconsciente, surge un nombre de alguna persona, un lugar en particular y un año. "Mildred Holtzappfel, Edimburgo, 1213".

⸺ Eric...⸺ empiezo demasiado ansiosa, necesito saber acerca de esto. Él contesta pero no continúo, me levanto demasiado rápido de su pecho y voy directa a uno de los cuadernos que utilizamos para hacer anotaciones de las pesadillas.

La pluma va frenética sobre la hoja cuadriculada, anoto lo que acabo de 'recordar' y algo extra: "para sellar el destino". Me confundo, yo no quería escribir eso, lo vuelvo a mirar, pero ni siquiera está en inglés...



RJ Cuervo

Editado: 14.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar