Antes y Después de Olvidar Odiarte

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 16: Redención

 

Durante los días siguientes no pude comer ni dormir, era mejor dejar que las cosas se enfriaran pero no podía con la agonía. Mi mente no dejaba de torturarme pensando que así debían de terminar las relaciones entre jóvenes adultos y chicas de mi edad; él era un hombre y yo solo había sido un trofeo que se llevó quizás ya no me necesitaba pero mi corazón seguía defendiéndolo aún a pesar de mi dolor.

Había conversado con algunas amigas respecto a lo sucedido, y todas cayeron en que yo había actuado de forma poco racional,  sin embargo Rubén cuando recibió mi correo me había contestado diciendo que reevaluara la relación con Ángelo, él estaba convencido de que esa había sido una excusa muy pobre para sacarme de su vida y que posiblemente algo más profundo se escondía debajo. 

Rubén tenía razón pero aún entonces no lo supe.

La culpa que sentía era nada frente a ver noche tras noche mi correo eléctronico y darme cuenta de que no tenía ni un mensaje de él, mi móvil permanecía encendido día y noche esperando una llamada suya que nunca llegó.

-Lo siento Gabriela, pero no veo que las cosas pinten bien - Me dijo Denisse.

-¿A qué te refieres? -Le pregunté

-Estuve hablando con él, sé que no me pediste que lo hiciera pero... quería tratar a ver si siendo mediadora los ayudaba... bueno la cosa es que él está negado a una próxima reconciliación, lo noté distante, receloso... Ángelo está pasando por un momento difícil.

-¿Todo eso dijo? -Rompí a llorar.

-No fue precisamente lo que me dijo, sino lo que no me dijo, comienzo a creer que hay más detras de todo esto. 

 

Alpha se ha conectado.

Llevaba más de media hora observando ese anuncio, sentada frente a la laptop con los brazos rodeando mis rodillas y lágrimas en los ojos me dispuse a verlo hasta que horas después un nuevo aviso lo suplió.

Alpha se ha desconectado.

---

14 de Abril del 2011/Diario.

Tu lo conoces Dios, mucho más que yo, hazle entender que los errores pueden perdonarse, que nada de lo que yo hice fue con intención... Solo tú podrías hacerlo abrir los ojos por el daño que su silencio esta causándome.

Gabriela Mora.

---

Las mañanas en el colegio eran de lo peor, estaba muriendo en vida. No podía concentrarme y me quedé fuera de clases lo más que pude. Me encerré en el baño y un rato después Denisse me siguió y me desahogué abrazándola.

 ¿Cómo mi corazón podía doler tanto?

Denisse y yo nos conocíamos desde el jardín de infancia y éramos muy buenas amigas desde entonces, confiaba ciegamente en ella.

-Lo amo mucho -Sollocé.

-Lo sé, nena

Un par de minutos después mi móvil comenzó a timbrar en mi bolsillo y pálido fue poco para como se puso mi rostro al ver quien era.

-¿Hola? -Atendí la llamada antes de que resultara ser producto de mi imaginación.

-Hola -Respondió en un tono de voz tan cortante que se notaba a leguas que continuaba molesto conmigo.

-Ángelo yo...-Comencé.

-¿Por qué lo hiciste? Tengo muchas noches preguntándome que te llevó a reaccionar como lo hiciste y no encuentro una respuesta porque creo que las personas pueden hablar ¿Sabes? no es necesario gritar para que todo el vecindario se entere de que teníamos o no una discusión... Gaby yo...

-Lo siento -Dije en un tono de voz muy bajo. Él suspiró.

-Te amo, nena. Realmente te amo y no quiero que esto vuelva a pasar, debe haber otra forma de resolver las cosas... no quiero que sea así.

-También te amo -Dije llorando -No quiero pensar que...

-Hablemos, vayamos por ahí y arreglemos todo... no quiero dejarte ir, te necesito a mi lado

Dos meses después

-¿Podrías dejar de ignorarme? - Me atreví a decir.

-No te ignoro -Respondió - Tú querías hablar de no se que... -Dijo sin observarme -Entonces habla, porque no escucho que digas absolutamente nada.

Discutir con Ángelo a veces era tan desesperante, tratábamos de resolver nuestras diferencias pero sentía que cada vez se hacía más difíciles de sobrellevar.

-¿Podrías dejar esa estúpida computadora y venir? -Me lanzó una mirada, pero sin embargo apagó la computadora y se recostó en la cama boca arriba y con los ojos cerrados.



OkamimesMes18

#9537 en Novela romántica
#1552 en Chick lit

En el texto hay: adolescencia, primeramor, rupturas

Editado: 16.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar