Antes y Después de Olvidar Odiarte

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 7: El amor ¿Es él?

Los minutos junto a él, para mí fueron escasos, quería permanecer ahí sentada a su lado, sintiendo ese calor que emanaba, mirando esos ojos profundos que me sonreían y me decían que todo estaba bien, tenían una luz tan brillante, que nunca antes había visto.

Hablamos de tantas cosas que ni siquiera recuerdo, mis amigas llevaban los temas de conversación mientras yo solo me ocupaba de verlo y sonreír como tonta, era como si fuéramos dos imanes que no podían resistirse a estar el uno lejos del otro.

¿Qué me pasaba? ¿Por qué no podía separarme de ese extraño? ¿En qué mundo andaba?... Dios estaba actuando fuera de mí, esta no era la Gabriela Mora de siempre... ¿Qué estaba pensando él al respecto?

No sé cuánto tiempo logré estar consciente de las conversaciones a mi alrededor, simplemente me sentía otra persona, era como lo que había dicho Rubén, mi corazón estaba hablando dentro de mí, ¿será que era él?

-Será mejor que me vaya - Dije de repente.

-¿A dónde vas?- Preguntó Ángelo tomándome del brazo con suavidad para que no me fuera.

-Debo volver temprano a casa.

Él me miró incrédulo, y yo me sentí de la misma manera, iba a explicarle que me encontraba aún un poco enferma pero me pareció una excusa muy pobre, desde que lo había visto era como si la enfermedad fuera desaparecido, además no quería pensar mucho en eso la verdad.

-Cierto- Acarició mi rostro con una sonrisa.- Aún hay chicas a las que les ponen horarios para regresar a casa... te extrañaré.

Mi corazón tembló ante lo último.

-Yo... yo... me iré -Dije apartándome.

Salí de la casa y luego me volví hacía la reja antes de irme, no sé porqué, su nombre salió de mi boca antes de que pudiera detenerlo.

-Ángelo.

Él se volvió hacía donde yo estaba y volvió a dedicarme una de sus torcidas sonrisas que las había tomado como mías desde hacía un momento, se levantó de su silla y dio unos pasos hacia mí, solo la reja nos separaba.

-¿Ves como si tengo tres ojos, ocho brazos y soy horrible? –Le pregunté en tono de broma.

No parecía esperarse eso, me dedicó una mirada profunda y otra sonrisa radiante.

-No, eres hermosa. Tienes los ojos mas azules que he visto en mi vida –Dijo en un susurro.

-Eres un tonto –Me reí.

-Si –Pasó una de sus manos por su cabello luego metió ambas en sus bolsillos, antes de mirar sus tenis, como si pensara en que decir y luego volvió a mirarme –Quisiera ser tu tonto.

Mi corazón no dejó de palpitar locamente tras sus palabras, debía de ser un chiste pero aunque pareciera una loca de atar yo deseaba lo mismo, ¿En qué diablos estás pensando Gabriela? Me regañé a mi misma y decidí irme, pero entonces, él fue más rápido que yo. Abrió la reja y salió quedando frente a mí sosteniendo mi brazo y luego atrayéndome inevitablemente hacia él, no pude dejar de mirarlo a los ojos.

-Cierra los ojos fierecilla, tengo un regalo para ti –Dudé durante unos segundos pero entonces decidí cerrarlos, no supe de qué se trataba hasta que sentí su dulce aliento de menta en mi rostro, ¿esto realmente estaba pasando? Mi corazón seguía desbocándose en mi pecho y mis manos sudaban, mi cabeza daba vueltas, las mariposas en mi estómago no paraban de revolotear ¿iba a besarme? ¿Yo quería que me besara? Pero entonces a pesar de su cercanía, podía sentir prácticamente sus labios sobre los míos cuando su beso se desvío para ser depositado sobre mi mejilla aunque peligrosamente cerca de mis labios, disfruté del intrigante ardor de mi piel cuando nos separamos, ambos con una sonrisa en los labios, tardé un minuto en decidir abrir los ojos.

-Esto... -Quise decir algo, pero no sabía qué.

-Feliz cumpleaños –Susurró.

-Gracias... -Traté de soltarme de su agarre, estaba un poco mareada por lo ocurrido, pero él no me permitió alejarme ni un milímetro.

-¿Cuándo volveré a verte?

-Pronto –Concedí.

-Eso espero...

Asentí. Fue entonces cuando por fin me permitió irme, flotando en una especie de nube.

  



OkamimesMes18

#9674 en Novela romántica
#1585 en Chick lit

En el texto hay: adolescencia, primeramor, rupturas

Editado: 16.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar