Aparentemente perfecto

Tamaño de fuente: - +

No hay vuelta atrás

-¿Acaso estás loca? No, Lucy. No y no, punto. No se conversa más del tema. ¡Es peligroso, Lucy! ¡Ya te lo dije!- Dijo mientras se paseaba de un extremo a otro por toda la habitación.

Griss había despertado y le conté todo, desde mi intensa investigación hasta el extraño mensaje que me había enviado Briank. Obviamente le pareció una pésima idea desde el momento en que le expliqué mi plan. Pero era la única forma de que este tipo no la hostigara y de recuperar el restaurante.

-Griss, ¿Puedes pensar, por favor? No hay otra alternativa. Solo trabajaré con Briank el tiempo suficiente. Lo que requiera sacar la suficiente información para destruirlo y que te deje en paz.

-¡Dios! Lucy, esto no es una película de misterio en la que debes buscar al culpable o al asesino. ¡Es la vida real! No seas héroe. ¡Ya basta! Dije que no y punto. Es un tema que yo debo solucionar.

-¿Me estas ocultando algo, Griss? Siempre nos hemos apoyado en todo. No te voy a dejar sola en esto. Si tengo una oportunidad de acercarme a él y sacarle información creo que eso es lo correcto.

-No, lucy. No te oculto nada sobre mi, tu sabes todo en mi vida. ¡Hasta las veces que voy al baño! Así que, no, no te oculto nada. Solo tengo miedo, no quiero involucrarte en algo en que no tienes nada que ver. Briank es peligroso, puede hacernos lo que a él le plazca y tengo miedo.

-Griss, no soy ingenua. Sé que este tipo quiere aprovecharse de que yo sea su empleada para sacar información sobre ti o los Edwards. Soy lista, mucho. No voy a permitir que me vea como estúpida. Puedo hacerlo, confía en mí.

-Confio en ti. Pero, ¿Y si te llega a pasar algo? Me voy a sentir muy culpable y no quiero eso. Quiero que sigas con tu vida normal, tu no eres así, Lucy.

-Voy a seguir con mi vida normal, Griss. Son solo un par de semanas. Nada va a pasarme, estamos juntas en esto. Por ahora lo único que se me ocurre es entrar a trabajar con el, tratar de ganarme su confianza, obviamente actuando como una chica tímida y sumisa, para así hacerle creer que tiene poder sobre mi.

-¿Quién eres, Lucy? Me das miedo, de verdad. Debería preocuparme si llegaras a hacer mi enemiga algún día.- Dijo Lucy mientras mi miraba de arriba hacia abajo.- Está bien, Lucy. Lo haré, vamos a hacerlo. Pero a la primera que veamos algo raro, se acaba. No me voy a arriesgar y tú menos, ¿Me escuchaste?

-Está bien, Griss. Necesito que uses tus encantos con el. Necesito que se enamore de ti y logres manipularlo, tu sabes. Como lo haces con todos.

-Pufff, esa tarea es la más dura de la vida. Briank no le gustan las chicas como yo. Ya sabes, de familia rica. Esa no es una buena idea, Lucy. Aparte, salí con su padre. No, esto no va a resultar.

Tiene razón, se le notaba a leguas que a Briank no le gustan las chicas como Griss, lo noté de inmediato cuando estábamos en el bar. Sentía desprecio y una especie de odio. Tendría que ser yo. Yo sería la chica que enamora a Briank Gates para manipularlo y sacarle la mayor información posible.

-Sí, tienes razón. Yo lo haré, solo debes enseñarme. Tu eres una perra y yo no puedo hacer esto, me hace sentir muy mal.

-Bueno, hace rato solo pensaba en lo vil y malvada perra que eras, creo que al menos tienes la actitud. Lucy.- ¿A qué hora dijiste que te ibas a juntar con él? Si quieres gustarle, tendrás que usar tus atributos.

- A las seis, pasará a buscarme a mi casa. No se ni como ha conseguido mi dirección.

-Debes irte ahora mismo, ¿Sabes que son las cuatro de la tarde? Vámonos, muévete.

Griss pasó a dejarme a mi casa, me dijo que estuviéramos en contacto y que apenas llegáramos al sitio en donde Briank me iba a llevar a cenar, le compartiera mi ubicación para así ella estar cerca en caso de algo.

Me di una ducha y estuve un rato en mi cama, pensando y estructurando toda pregunta que le iba a hacer. Debía tener esto muy pensado si no todo se iría a la mierda. 
Me dejé mi pelo crespo al aire y decidí colocarme un vestido blanco pegado al cuerpo. Tenía que usar todas mis armas, estaba claro.


 


Sonó mi celular, eso indicaba que Briank ya estaba en mi casa.

"Estoy afuera. No me hagas esperarte tanto, linda"

Lo odiaba, lo odiaba.

Bajé las escaleras y me encontré con mi mamá que ya me estaba mirando con desaprobación.

-Lucy, ¿Dónde crees que vas? Mañana tienes clases. Además no le pediste ni a mi ni a tu padre permiso para salir.

-Mamá, lo siento. Debo ir a una entrevista de trabajo, será breve. Lo prometo.

-Lucy. Última vez. No me gusta nada que salga a estas horas. ¿Qué entrevista de trabajo es tan tarde?

No la escuché, solo me dirigí hasta la puerta principal y escapé. A veces mi madre era una intensa, tenía 22 años. No necesitaba decirle a nadie dónde iba ni mucho menos que iba a hacer. 
Vi el auto y me subí de inmediato. Yo sabía que mi mamá ya había salido hasta el jardín a gritarme unas cuantas cosas.

-¡¿Vámonos, quieres?! Dije un poco alterada, que vergüenza, me estaba escapando de mi mamá y con un mafioso o lo que sea este tipo.

-¿Cuántos años tienes? ¿16?- Dijo Briank riéndose mientras conducía.

-Si, que gracioso. ¿Dónde vamos?- Dije un poco avergonzada.

- ¿Por qué haces tantas preguntas siempre? Te ves linda-. Dijo mirándome de arriba hacia abajo, con una sonrisa en su cara.

Se veía lindo, de hecho, demasiado lindo. ¿Por qué tenía que ser tan guapo cuando sonreía? Se le marcaban los hoyuelos.

-¿Dónde vamos? Espero que hayas traído el contrato, Briank.

-Vamos a comer a mi lugar favorito y sí, si lo traje.-Dijo poniendo los ojos en blanco.

Después de eso no volvimos a conversar hasta llegar al famoso restaurante, era muy fino, elegante.

-Adelante, siéntate.-Me dijo mientras corría mi silla para que me sentara.

-¿Dónde está el contrato? Yo no vine a comer y creo que tu tampoco. Quiero el contrato.



Passimetime

#8171 en Novela romántica
#711 en Novela contemporánea

En el texto hay: celos, romance, juveniladulto

Editado: 19.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar