Aprendí a soltarte

Tamaño de fuente: - +

Diminuta esperanza

Al final del oscuro camino, siempre habrá una luz.

El instinto de madre nunca falla , y en esta ocasión fue grandiosamente oportuno , se avecinaba una fecha muy importante en mi vida como estudiante , y mi madre a pesar de las diferencias con mi padre decidió asistir , preparo varias cosas para este día tan especial , se arregló tanto y admito que nunca antes la había visto tan hermosa , se arregló mucho y su corazón estaba tan orgulloso , su hija estaba dando otro paso más , uno de los pocos que me hacían falta para terminar una etapa en la vida de su pequeña.

Por esta situación tuvimos que regresar un poco al pasado y ver varias calificaciones mías , nos percatamos que siempre fui una niña estudiosa y de pronto todo cambio , por cosas que en esos momentos pasaron , mis notas ajaron considerablemente y fue ahí donde notamos desde cuando comenzó el martirio constante de nuestras vidas , mi madre llena de tristeza y un poco de culpabilidad analizo las cosas y en su cabeza la idea de regresar al hogar retumbaba, al menos para seguir evitando algún desastre.

En los días que mi madre permaneció en casa, un miembro de la familia comenzó a mostrar las secuelas que esa poca estabilidad había causado, sintiendo su cuerpo colapsar, hasta el punto en el que si no hubiésemos asistido de urgencia al doctor, la posibilidad de que podríamos estar lamentando en estos precisos momentos era muy muy grande.

Mi madre muy confundida no sabía qué hacer, y en sus ojos vi la diminuta esperanza de recuperar un poco de lo que había perdido , recuperar el hogar , recuperar el amor de madre que tanta falta me hacía , y que tanto necesitábamos y extrañábamos.

'

'



Odaliz Cevallos

#11945 en Novela romántica
#1938 en Chick lit

En el texto hay: juvenil, desamor y amor, adolecente

Editado: 15.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar