Aprendiz De Bruja Enamorada

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 5: La poción

Si me hubieran preguntado antes si quería estar con Elliot en una habitación pequeña habría contestado que prefería estar con un león hambriento, pero esta vez no tenía opción. El lugar donde aprendíamos pociones era bastante particular, era una choza muy pequeña, sin electricidad por lo que debíamos andar cargando un farol y repleta de objetos y aromas peculiares 

- ¿ Que debemos hacer?- me preguntó Elliot. Era algo extraño ver su rostro solamente iluminado por un pequeño farol que sostenía en sus manos. Lo habría llevado yo pero sostenía a pelusa ( que estaba algo mimoso) y no tenía ganas de cargarlo

- No estoy muy segura- respondí con sinceridad. No estaba segura de cual podría ser la pista, ya que en ese lugar solamente había calderos e ingredientes extraños

- Quizás Minos nos ayude 

- Lo dudo

El libro hasta ahora no había sido de mucha ayuda pero aún así decidí abrirlo y preguntarle como hallar la primera pista, a lo que respondió:

" Sobre el sentimiento que en tu misterio predomina, una poción tú realizas y así verás a la bruja maldita"

- Creo que es un acertijo- dijo el brujo a mi lado 

Lo leí un par de veces para comprender. " sobre el sentimiento que en tu misterio predomina" claramente era el amor y " una poción tu realizas"...

- Debo  hacer una poción de amor

- Si, pero que es eso de... ¿ la bruja maldita?

- Yo sé algo- dijo una voz detrás nuestro que hizo que me sobresaltara y abrazara a Elliot

Al ver que solo era Amanda me aparté bruscamente de él sonrojada, eso había sido muy humillante 

- Minos consiguió llamarme... ¿ interrumpo algo?

- No- dije antes de que mi " adorable" compañero contestara 

Para mi sorpresa Elliot no comentó nada acerca de ese incidente, simplemente se limito a mostrar a mi amiga el acertijo

- Dicen que la bruja maldita fue una bruja asesinada hace cientos de años. La historia cuenta que se enamoró de un humano y perdió sus poderes, luego el humano la engañó e hizo todo lo posible por recuperar la magia. Fue la única bruja capaz de lograrlo pero nadie supo jamás como lo hizo, eso generó mucha envidia en los brujos de aquel tiempo. Un día fue hallada muerta, envenenada en su propia casa y algunos cuentan que si tú realizas una poción de amor y la viertes sobre una flor de liz la bruja maldita aparecera y responderá las preguntas que quieras acerca de todo lo que tenga que ver con la magia de amor, como por ejemplo sobre el espejo de almas 

No me sorprendía para nada que Amanda conociera todas esas  historias, no me arrepentía para nada de haberla elegido como uno de mis brujos acompañantes. Siempre le había apasionado la literatura de brujos y los mitos de nuestra especie. Claro que todos estaban escritos en la red de brujos, pero allí no había internet, ni siquiera señal 

- Creí que las pociones de amor solo servían para enamorar a alguien o saber si alguien realmente te amaba- comentó el aprendiz confundido 

- Es solo un mito por lo que no se enseña en clases. Eso me parece bastante injusto...

- Bien, debemos comenzar- los interrumpí decidia- Minos dime los ingredientes para una poción de mor 

En seguida comenzaron a aparecer sobre esa inmensa hoja de papel las siguientes palabras:

" para hacer una poción de amor se necesita:

Un cabello de cualquier animal 

Un cabello de un hombre y otro de una mujer 

Una lagrima de una bruja

y por último, la escencia de un beso"

- ¿ Como se obtiene la escencia de un beso?- pregunté ya que nunca había tomado la escencia de nada en realidad y realmente no quería tener que besar a nadie 

- Existe una hechizo para eso, yo sé hacerlo- explicó mi amiga 

- ¿ A ustedes les preocupa el beso? A mi me preocupa mi cabello, ¿ un cabello de hombre? ¡ Jamás dejaré que toquen esta cabellera! 

Amanda y yo nos miramos y pudimos entendernos a la perfección: Ella lo sujetaba y yo le arrancaba el cabello. Era eso o tendríamos que cedarlo, lo que suceda de forma más rápida.

Elliot no se quedaba quieto y forcejeaba como un animal, como si realmente fuera a matarlo o hacerle daño 

- Hey, sólo debes mirarme- le dije suavemente- no te haré daño 

- A mi no pero a mi perfecta cabellera si 

Rodé los ojos, mi paciencia ya se agotaba y estaba apunto de hacer algo que lo dejara inconciente pero me contuve y una idea vino a mi mente. Le susurré a Amanda en el oído lo que tenía planeado, ella asintió y se comodó sus gafas antes de entrar en acción 

- ¡ Amanda ahora!- grité y besé a Elliot 

Mientras lo besaba y el estaba en estado de shock, Amanda arrancó un cabello y tomó la escencia del beso. A mi me sorprendió lo suave de sus labios y que se dejara llevar y no se apartara. Aunque besaba bien no quitaba que fuera un idiota, y eso siempre lo sería 

- Ya tenemos los dos ingredientes más complicados- dijo mi amiga interrumpiendo el beso



Rosa negra

Editado: 24.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar