Aquí empieza todo

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 16 al 20

CAPÍTULO 16 

 

—Desafío —responde Hardin antes de que llegue a preguntarle qué opción elige. Sus ojos verdes me atraviesan con una intensidad que me dice que soy y o la que está en un compromiso, soy yo la que tiene el desafío de hacer algo. Y titubeo, porque no tenía nada pensado ni esperaba esa reacción. ¿A qué debería retarlo? Sé que hará lo que sea, sólo por quedar como un gallito. —Hum… ¿A que no te atreves a…? —¿A qué? —inquiere con impaciencia. Casi lo reto a decir algo agradable de cada una de las personas que conformamos el grupo, pero al final lo descarto, por muy divertido que hubiese sido. —¡A quitarte la camiseta y no volver a ponértela durante el resto del juego! —grita Molly. Yo me alegro, y no porque Hardin vaya a quitarse la camiseta, por supuesto, sino porque no se me ocurría nada y así no tengo la presión de tener que pedirle que haga algo. —Qué infantil —protesta él, pero se quita la camiseta por la cabeza. Sin pretenderlo, mis ojos van directos a su largo torso y se centran en el tatuaje negro que se extiende por su piel sorprendentemente bronceada. Debajo de las aves de su pecho lleva tatuado un árbol grande dibujado en el estómago, con las ramas desnudas y un aire fantasmagórico. En los antebrazos tiene muchos más tatuajes de los que esperaba. Imágenes e iconos pequeños que aparentemente no guardan relación unos con otros cubren sus hombros y sus caderas. Steph me da un codazo y yo aparto la vista de él al tiempo que rezo para que nadie me haya visto mirarlo. El juego continúa. Molly besa a Tristan y a Zed. Steph nos habla sobre su primera vez. Nate besa a otra chica. ¿Cómo he acabado en este grupo de macarras inadaptados con las hormonas a flor de piel? —Tessa, ¿verdad o desafío? —pregunta Tristan. —¿Para qué preguntas?… Todos sabemos que va a decir verdad —empieza Hardin. —Desafío —respondo para su sorpresa y también para la mía propia. —Hum… Tessa…, ¿a que no te atreves… a beber un trago de vodka? —me provoca Tristan sonriendo. —No bebo alcohol. —Por eso es un reto. —Oye, si no quieres hacerlo… —empieza a decir Nate, pero al levantar la vista veo a Hardin y a Molly riéndose a mi costa. —Vale, sólo un trago —accedo. Imagino que Hardin seguirá mirándome con desprecio ante mi respuesta pero, cuando nuestras miradas se encuentran, veo que tiene una expresión extraña. Alguien me pasa la botella de vodka blanco, y cometo el error de acercármela para oler el hediondo líquido. Me arden las fosas nasales. Arrugo la nariz e intento pasar por alto las risitas que oigo detrás de mí. Trato de no pensar en todas las bocas que han pasado por esta botella antes que la mía. La levanto y le doy un trago. La bebida me abrasa todo, desde la lengua hasta el estómago, pero consigo tragármela. Sabe horriblemente mal. El grupo aplaude y se ríe un poco. Todos excepto Hardin. Si no lo conociera, pensaría que está enfadado o decepcionado. Es un chico muy extraño. Al cabo de un rato, siento el calor en mis mejillas, y algo más tarde, la pequeña cantidad de alcohol en mis venas que crece con cada ronda en la que me desafían a dar otro trago. Yo cedo, y he de admitir que me siento bastante relajada para variar. Me siento bien. Todo aparenta ser más fácil. La gente a mi alrededor me parece más divertida que antes. —Lo mismo de antes —dice Zed, riendo, y le da un trago a la botella antes de pasármela a mí por quinta vez. Ni siquiera recuerdo los besos, las verdades y los desafíos que han tenido lugar durante las últimas rondas. Esta vez doy un par de buenos tragos al vodka, hasta que me quitan la botella de las manos. —Creo que y a has bebido suficiente —dice Hardin, y le pasa la botella a Nate, que bebe un sorbo. ¿Quién diablos es Hardin Scott para decirme si he bebido suficiente o no? Todos los demás están bebiendo, así que yo también puedo. Le quito la botella a Nate y me la llevo a los labios de nuevo, no sin antes dirigirle a Hardin una sonrisa de suficiencia. —No me puedo creer que no te hayas emborrachado nunca, Tessa. Es divertido, ¿verdad? —pregunta Zed, y y o suelto unas risitas. Me vienen a la cabeza los discursos de mi madre acerca de ser responsable, pero los descarto. Es sólo una noche. —Hardin, ¿verdad o desafío? —pregunta Molly. Él responde desafío, cómo no. —¿A que no te atreves… a besar a Tessa? —dice ella, y le regala una falsa sonrisa. Hardin abre unos ojos como platos y, aunque el alcohol hace que todo me parezca más emocionante, tengo ganas de salir huy endo. —No, tengo novio —replico, y todos se ríen a mi alrededor por enésima vez. « ¿Por qué sigo con esta gente que no para de reírse de mí?» —¿Qué más da? Es sólo un juego. Tú hazlo —dice Molly, presionándome. —No. No voy a besar a nadie —espeto, y me levanto. Hardin no me mira, sino que se limita a dar un sorbo a la bebida que tiene en el vaso. Espero que se sienta ofendido. En realidad, me da igual si lo está o no. Paso de seguir interactuando con él de esta manera. Me detesta, y es demasiado grosero conmigo. Cuando me levanto, siento de golpe los efectos del alcohol. Me tambaleo, pero consigo mantener el equilibrio y alejarme del grupo. No sé muy bien cómo, logro encontrar la puerta de la casa a través de la multitud. En cuanto llego al exterior siento la brisa otoñal. Cierro los ojos y respiro el aire fresco antes de ir a sentarme en el pequeño muro de piedra de la otra vez. Sin pensar en lo que estoy haciendo, de repente tengo el teléfono en la mano y estoy llamando a Noah. —¿Diga? —contesta. La familiaridad de su voz y el vodka en mi organismo hacen que lo añore más todavía. —Hola…, cariño —digo, y me pego las rodillas al pecho. Pasa un segundo de silencio. —Tessa, ¿estás borracha? —me pregunta con la voz cargada de reproche. No debería haberlo llamado. —No…, claro que no —miento, y cuelgo. Decido apagar el teléfono. No quiero que me llame. Me está fastidiando la agradable sensación que me produce el vodka, más todavía que Hardin. Regreso tambaleándome al interior, pasando por alto los silbidos y los comentarios ordinarios de los miembros borrachos de la fraternidad. Cojo una botella de licor tostado de la encimera de la cocina y le doy un trago demasiado largo. Sabe aún peor que el vodka, y siento que me arde la garganta. Tanteo con las manos en busca de un vaso de algo que me quite el desagradable sabor de la boca. Acabo abriendo un armario y usando un vaso de cristal para beber un sorbo de agua del grifo. Esto me alivia un poco, pero no mucho. A través de un hueco entre la gente, veo que mi grupo de « amigos» sigue reunido en un círculo, jugando a ese estúpido juego. ¿Son mis amigos? No lo creo. Sólo me quieren aquí para poder burlarse de mi falta de experiencia. ¿Cómo se atreve Molly a decirle a Hardin que me bese? Sabe que tengo novio. A diferencia de ella, yo no voy por ahí montándomelo con todos. Sólo he besado a dos chicos en mi vida: a Noah y a Johnny, un chico pecoso en tercero de primaria que me dio una patada en la espinilla justo después. ¿Habría llevado a cabo Hardin el desafío? Lo dudo. Sus labios son rosados y carnosos. Mi mente empieza a imaginarlo inclinándose sobre mí para besarme y el pulso se me acelera. « Joder. ¿Por qué estoy pensando en él de esta manera?» No voy a volver a beber jamás. Unos minutos después, la habitación comienza a darme vueltas y me siento mareada. Mis pies me llevan al baño del piso de arriba y me siento delante del retrete, esperando vomitar. No sucede. Gruño y me levanto. Quiero volver ya a la residencia, pero sé que Steph no querrá irse hasta dentro de varias horas. No debería haber vuelto aquí. Sin poder evitarlo, me encuentro girando el pomo de la única habitación que me resulta algo familiar en esta enorme casa. El dormitorio de Hardin se abre sin problemas. Dice que siempre cierra la puerta con llave, pero está claro que no es verdad. Está igual que la otra vez, aunque ahora todo parece girar bajo mis pies inestables. Cumbres borrascosas ha desaparecido de su lugar en la estantería, pero lo encuentro sobre la mesilla de noche, al lado de Orgullo y prejuicio. Me vienen a la cabeza los comentarios de Hardin sobre la novela. Está claro que ya lo ha leído antes, y que lo ha entendido, cosa rara para alguien de nuestra edad, y especialmente para un chico. Quizá tuvo que leerlo por algún trabajo de clase antes, eso lo explicaría. Pero ¿para qué ha sacado el ejemplar de Cumbres borrascosas? Lo cojo, me siento en la cama y abro el libro por la mitad. Mis ojos se centran en las páginas y la habitación deja de dar vueltas. Estoy tan perdida en el mundo de Catherine y Heathcliff que, cuando la puerta se abre, ni siquiera la oigo. —¿Qué parte de que « Nadie entra en mi habitación» no has entendido? — ruge Hardin. Su expresión iracunda me estremece, pero me hace gracia al mismo tiempo. —P… perdona, es que… —Largo —dice con los dientes apretados, y y o lo fulmino con la mirada. Los efectos del vodka siguen en mi sistema, y son demasiado intensos como para dejar que Hardin me grite. —¡No tienes por qué ser tan capullo! —le digo en un tono de voz más alto de lo que pretendía. —Estás en mi cuarto, otra vez, después de que te dijera que no entraras. ¡Lárgate! —me grita acercándose a mí. Y al ver a Hardin delante de mí, cabreado, destilando desprecio y haciéndome sentir que soy la peor persona del mundo para él, algo se rompe en mi interior. Pierdo la compostura y le planteo la pregunta que me ha estado rondando todo el tiempo por la cabeza, aunque no quiera admitirlo. —¿Por qué no te gusto? —inquiero mirándolo a los ojos. Es una pregunta justa pero, sinceramente, no creo que mi ego, ya herido, pueda soportar la respuesta. 



Sgz

#1575 en Novela romántica

En el texto hay: amor, tragedia peleas, sexo

Editado: 10.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar