Arrástrame contigo.

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 13.

Kendall no había terminado de acomodarse en la motocicleta cuando Ethan acelero y salió derrapando del parqueadero trasero de la fraternidad, por poco y Kendall había terminado en el piso si no hubiera sido porque se valió de la fuerza del chico que tenia delante y lo agarro de la chamarra de cuero para mantener el equilibrio

Sin embargo y aunque estuviera agarrándolo con todas las fuerzas que tenía, ella no lograba sentirse tranquila, solo había montado en la motocicleta de Ethan en una ocasión, y esta vez era totalmente diferente, era como si de algún modo él quisiera estrellarse contra el mundo y llevarla a ella por delante, Kendall tenia miedo, y como no hacerlo, Ethan era la persona menos cuerda que ella había conoció en su vida

Sus arrebatos, sus emociones desenfrenadas y su ira explosiva lo hacían ser la persona menos confiable, y Kendall lo tenía muy claro, de hecho ahora que lo pensaba ni siquiera sabia porque era que había subido a la motocicleta con él, no alcanzaba a comprender cual era el motivo por el que estaba sentada en el siento trasero de un motocicleta conducida por alguien que parecía haber perdido todo el sentido común

-¡Ethan detente!-Kendall le grito en el oído al pelinegro, iba demasiado rápido, Kendall no llevaba nada que protegiera su cabeza, y el viento que le pegaba en la cara la obligaba a cerrar las ojos

Pero Ethan no escuchaba absolutamente nada, no estaba en condiciones de hacerlo, se sentía frustrado y necesitaba explotar al tope su adrenalina, no era culpa de él que Kendall lo hubiera seguido, y es que aunque no lo hubiera hecho, ella era la culpable de todo, ¿Por qué siempre parecía estar en el lugar menos adecuado con la persona más inesperada? Eso definitivamente hacia que Ethan perdiera la razón

-Ethan por favor detente ¿Sí? - La chica volvió a pedir, sin embargo esta vez era mas una suplica que otra cosa lo que salía de su boca- Solo déjame bajar

El chico alcanzo a oír el sonido lastimero de la voz de Kendall, y entonces se detuvo justo en una curva solitaria en la que solo se veían arboles alrededor, tiro la motocicleta a un lado del camino e intento que su respiración se tranquilizara

-¡¿Qué es lo que pretendes? ¿Matarnos?!-Le grito Kendall, ahora que estaba en tierra firme se sentía mas fuerte para reclamarle a Ethan por ser tan…Idiota

- Si, fíjate que planeaba una muerte solitaria hasta que se te dio la gana de subirte conmigo-Sentencio mientras la miraba fijamente

- ¿Qué fue lo que paso con Sam? ¿Por qué te enojaste tanto? -Pregunto, algo le decía que era ella el motivo por el cual Ethan había enloquecido, pero no quería hacerse falsas ilusiones, hacia tiempo que había aprendido que ella no era la princesa del cuento, y que sobre todo, él no era su caballero de armadura que la protegería

-Tu no tienes derecho a cuestionarme nada-Soltó una risa cargada de amargura- Mejor dime tú, ¿Qué es lo que hacías en casa de Sam? No espera, déjame cambiar la pregunta por algo más específico-Frunció los ojos- ¿Qué demonios hacías en el baño de la habitación de Sam? -Contrataco sin darse cuenta que involuntariamente se había acercado a Kendall

Ya no estaban tan lejos como antes, la distancia entre ellos dos se había reducido considerablemente, y eso era lo que a Ethan tanto lo asustaba de Kendall, la forma en la que parecía atraerlo sin siquiera darse cuenta

-¿Por qué te molesta tanto que estuviera en su baño?-Susurro

-Responde a mis preguntas Kendall, no quieras jugar a las adivinanzas- Amenazo, bien sabia Ethan que nada bueno salía de jugar con el enemigo, mucho menos pretendiendo llevar el juego por las riendas, Kendall no le iba a sacar más información de la que él le quisiera dar

-Yo necesitaba agradecerle-La chica no sabía porque, pero de algún modo sentía que debía darle explicaciones a Ethan, quizá era la forma en la que su mirada la acusaba, o de pronto solo esa sensación extraña que no se le podía despegar del pecho cada vez que él se le acercaba

-¿Por qué? ¿Qué hizo por ti? - Por la cabeza de Ethan se pasaban todo tipo de favores sexuales que Sam podría haberle hecho a Kendall, y fue allí cuando sintió la necesidad de acorralarla hasta que le dijera la verdad

-Me llevo ayer a la casa-Kendall retrocedió hasta toparse con un árbol, no tenía escapatoria, estaba encerrada en medio de toda esa naturaleza con el que bien podría ser el lobo de su historia- Yo no hice nada con Sam-Kendall bajo la cabeza, y dejo que Ethan invadiera los pocos centímetros que aun había de distancia entre ellos dos-No me quede a dormir con él  

-Yo sé que no follaste con Sam, no tienes que aclararlo-Ethan se apretó ligeramente contra el cuerpo de Kendall, disfrutando con sus ojos la forma en la que la chica parecía derretirse bajo el simple contacto de sus cuerpos rozando

-¿Por qué estás tan seguro?-A la castaña alcanzo a molestarle un poco la forma tan arrogante de hablar de él

-Una razón, cuatro sencillas palabras- Ethan admiro la boca de Kendall, y entonces su dedo índice comenzó a recorrerle los labios, para después dibujar su cuello y su clavícula-Sam no es yo- Soltó al fin, mientras dejaba que su dedo siguiera bajando por entre los pechos de Kendall, y continuar deslizándose por su vientre hasta llegar a su ombligo y terminar por fin su tortuoso y placentero recorrido en el comienzo de los jeans de ella



Caroline Books

#216 en Novela romántica
#61 en Chick lit
#50 en Joven Adulto

En el texto hay: fea, playboy, amorysexo

Editado: 16.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar