Arrástrame contigo.

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 14.

-¡Catlyn! ¿Qué demonios estás haciendo? -Grito Sam en cuanto la gente se empezó arremolinar alrededor de las chicas y veía confundido la escena que estaba frente a si, jamás se habría imaginado que Kendall era ese tipo de chica, de hecho le había parecido que estaba muy lejos de serlo-¡Aléjate ya de ella!-Sentencio mientras tomaba de los hombros a la mujer que se estaba comportando como si fuera una cría y no una treintañera bastante conservada

-¡Suéltame!-Exclamo Catlyn, quería cobrárselas por todo lo que Kendall había hecho desde que había aparecido, por su descaro al andar al lado de Ethan y sobre todo por alejarlo de ella

Catlyn era ya bastante experimentada, y podía distinguir con claridad cuando un hombre dejaba a una mujer por otra, y sabia con certeza que la chica en cuestión por la que Ethan la había abandonado era Kendall, y aunque ella tuviera a muchos más que a Ethan, nunca se había conformado al perder una batalla, mucho menos frente a alguien tan insulsa como lo parecía ser Kendall

-¡¿Qué demonios está pasando aquí?!-Escupió Ethan en cuanto se hizo un hueco entre la gente y se daba cuenta que la persona con la que Catlyn estaba peleando era nada mas y nada menos que la chica que había dejado tirada en una desolada carretera, la misma en la que había estado pensando hacía unos minutos atrás

-Pregúntale a la mojigata-Kendall estaba tratando de recuperarse, Catlyn no le había alcanzado a hacer ningún corte o algo que pareciera que fuera a dejar cicatrices, pero su cabeza le dolía con furia

-Catlyn vamos-Ethan tomo del antebrazo a Catlyn, y la llevo hasta un lugar aparte, no quería mas murmullos, mucho menos mas escenitas como esa

-¿Por qué no me dejas que vaya? ¿Tanto miedo tienes de que le haga daño? -Lo miro con fastidio, para después fijarse en la falda de su vestido que se le había desacomodado

-No, no me importa eso, lo que me interesa es que estés centrada en lo que verdaderamente vale la pena, dentro de poco llegan los grandes, no olvides porque es que estamos aquí-Ethan le hablo bajito al oído

Esa noche lo único que importaba era ganar la carrera y cobrar el cheque, porque de no ser así se verían en problemas, unos muy serios

-¿Entonces por qué la trajiste?-Pregunto ella con fastidio, no sabía porque Ethan hacia estas cosas, nunca antes había llevado a una chica a ninguno de los encuentros que habían tenido antes, y eso la estaba sacando de quicio

-Yo no la he traído, ha sido el imbécil de Sam-Farfullo pensando en Sam nuevamente con Kendall, seguramente ella había ido corriendo donde él en cuanto se había visto desamparada, eso confirmaba la teoría de Ethan, Kendall era definitivamente como un perro callejero, buscando siempre un hogar donde pasar la tormenta

Un hogar donde encontrar tranquilidad, y al parecer ese lugar era en los brazos de Sam, debió haberlo imaginado, que estúpido había sido por dejarla allí a merced de un Sam que solo quería tenerla desnuda en su cama

-Perfecto, lo que nos faltaba-Catlyn rodo los ojos, la situación no podía ser más patética y estúpida de lo que ya lo era-¿No me digas que están compitiendo por la virtud de María?

-No, y no le digas María

-¿Sabes qué? Haz lo que te venga en gana, solo espero que no haya pleitos por ella

-No, tu ya has hecho el suficiente espectáculo-Sentencio Ethan mientras se alejaba de la mujer y se disponía a encontrar a Sam

-¿Te encuentras bien?-Sam se acerco a Kendall y la ayudo a levantarse, tenia el cabello enmarañado y su blusa ahora contaba con una rasgadura que había sido cortesía de Catlyn

-Dentro de lo que cabe-Espeto, estaba molesta, por todo lo que había pasado, por nuevamente haber sido presa de los juegos de Catlyn-Tengo que irme-Kendall saco su celular, y se dio cuenta de que aún no tenía señal, ¿Qué era lo que pasaba con ese lugar? Acaso Ethan y su banda habían interferido también con las antenas telefónicas

-No me gusta mucho ser portador de malas noticias-Sam puso su mirada mas inocente para que ella se calmara-Pero no puedes irte

-¿Que? ¿Por qué no puedo hacerlo? -Kendall se cruzó de brazos

-¿Y por qué no puedes quedarte?

-Por que no me gusta este lugar, no me gusta en lo que me convierto cuando estoy con esta gente, este no es mi ambiente y esta no soy yo-Ella empezó a enumerar todas esas razones que en más de una ocasión habían hecho parte de la lista de todos los motivos por los cuales debía alejarse de Ethan Lake

Sin embargo parecía que entre mas quería alejarse mas se acercaba, como si de alguna forma hubiera algún tipo de conexión que los obligara a estar juntos, Ethan era adictivo, sin embargo era tan o mas contraproducente que una droga, cuando el efecto de sus labios y sus manos se disipaba, algo dentro de Kendall se sentía básicamente muerto

-De todas formas no puedes hacerlo-Sam pensó en las las palabras de Kendall, y se alegró de la valentía que tenia ella al reconocerse a si misma, no todos podían hacerlo, algunos solo veían un cuerpo en el espejo, algunos como él…Y le alegraba que ella fuera capaz de distinguirse incluso en medio de un montón de gente ebria que lo único que querían era emborracharse y apostar



Caroline Books

#200 en Novela romántica
#56 en Chick lit
#43 en Joven Adulto

En el texto hay: fea, playboy, amorysexo

Editado: 16.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar