Arrástrame contigo.

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 21.

Algo en Kendall le decía que las cosas no iban bien, no sabia que era, no sabia siquiera como describirlo, pero de lo que si tenia certeza era de que esa presión en su pecho no la había abandonado incluso aunque hubiera hecho de todo para que la dejara tranquila, ese presentimiento la iba acompañar hasta que averiguara el motivo y el porqué de su ansiedad

Kendall había incluso llamado a su madre, y esta le había dicho que tanto ella como su padre se encontraban en perfecto estado, y ella ya no encontraba otra persona o cosa por la cual llegase a preocuparse tanto… Excepto Ethan, él podía hacerla perder los nervios sin siquiera darse cuenta, pero no quería hacerse presa de una de sus trampas

Él no había respondido a su mensaje, siquiera había cogido el teléfono cuando Kendall había estado gran parte de la noche llamándolo, y como con Ethan nunca se sabía, ella no podía estar segura de nada, porque él era así, aparecía y desaparecía a su antojo sin importar a quien dejaba con la intriga y la angustia de su paradero y sobre todo de su bienestar

Por un instante, Kendall había pensando hasta en llamar a Britney, sabía que ella la odiaba, y el sentimiento parecía ser reciproco, pero Kendall no quería parecer una tonta, no quería desequilibrarse sin sentido alguno, al fin y al cabo, entre Ethan y ella no existía una relación mas allá de la que ella se había imaginado en cada uno de sus perfectos escenarios mientras dormía

Y eso claramente no contaba, así que allí estaba ella, con el corazón arrugado, pensando lo peor, y recriminándose por no ser lo suficientemente importante para Ethan como para que él le dijera algo, incluso aunque fuera un simple “Estoy bien”

Solo había una persona a la que ella podía recurrir, y aunque le incomodaba de cierta forma el hacerlo, no tenía otra manera de saber de Ethan y su paradero, y prefería morirse de la vergüenza que de la angustia, al fin y al cabo Kendall siempre había sido una chica curiosa

-No me digas que te has arrepentido de cancelarme a última hora- Puso Sam respondiendo el mensaje de texto que ella le había enviado

No había forma alguna sobre la faz de la tierra para que Sam estuviera furioso con Kendall, si bien era cierto que le había molestado que ella lo hubiera rechazado de un momento a otro, él también entendía que ella tenia sus procesos, Kendall parecía una chica complicada en todos los sentidos posibles de la palabra, era por eso que iba esperarla y comprendería sus procesos, y la llenaría del cariño suficiente para que ella no pudiera resistirse mas y cayera en sus brazos como la noche en que la había sacado de prisión

Esa misma noche en la que había entendido lo facil que Ethan podía decepcionarla y lo sencillo que era para él consolarla y mostrarle que había un mundo mucho mas allá de su primo y sus problemas

-No, en realidad- Kendall dudo un segundo mientras tecleaba, sentía que debía hacerlo, pero así mismo no podía evitar esa sensación de desagrado cuando ni siquiera había terminado de preguntar por Ethan- ¿Tu sabes algo de Ethan? - Le dio a la tecla de enviar, para después tirar el celular lejos de si, más específicamente a su cama, ella no quería echar a perder su amistad con Sam, y sabia que todo lo que estaba haciendo solo sumaba puntos para tal cosa

La chica dio un par de vueltas más al redor de sí misma antes de tomar el móvil que había vibrado unos segundos atrás, indicando una respuesta de Sam

-No, ¿Te ha pasado algo? ¿Necesitas ayuda? - Pregunto él con sincero interés, pero eso no era lo que ella necesitaba en ese momento, ella no quería al Sam que era todo cortesía y amabilidad, en ese momento realmente le importaba entre poco o nada lo que fuera que Sam le dijera que no correspondiera a Ethan

Era eso lo único que le importaba, de lo único que quería saber era de él y nada más, el resto del mundo podía irse a la mierda si así querían

-No Sam, gracias- Ella volvió a llamar a Ethan de nuevo, rogando porque respondiera, porque mandara una señal de humo, o simplemente una paloma mensajera que le dijera algo que la hiciera tranquilizarse

Pero Ethan estaba en un lugar muy lejos de allí, y su mente estaba en ese momento concentrado en una mujer postrada en una camilla de hospital, al enterarse del costo de los remedios que necesitaba su madre, Ethan llamo de inmediato a Catlyn para coordinar una pelea clandestina de ultimo momento

-Sabes que puedes contar conmigo cuanto quieras, cariño- Le respondió Catlyn a Ethan con su siempre viperina lengua, eso le convenía, que Ethan le pidiera un favor le caía como anillo al dedo, porque eso significaba que ya tenia algo que cobrarle, y Catlyn era experta en cobrar favores, era de las partes favoritas de su “Trabajo”

En cuanto Catlyn le dio la dirección, la hora, y las apuestas, Ethan salió en su motocicleta directo a su destino, debía conseguir el dinero para los medicamentos de su madre, él no podía dejarla morir, se negaba a que algo le pasara a esa mujer, y si la única forma de hacerlo era rompiéndose la cara a golpes con otro necesitado de dinero, entonces lo iba a hacer sin rechistar

Él le iba a dar lo que necesitara, no importaba si eso significaba sacrificar sangre, y su integridad física, Ethan estaba lo suficientemente jodido como para importarle lo que pasara consigo mismo

Toda su vida había sido un chico perdido y sin rumbo, y el destino siempre lo llevaba al mismo lugar, a Catlyn, a las peleas clandestinas, a las apuestas y a todo ese mundo oculto, y eso solo debía significar una cosa

Y lo único que en ese momento lo tranquilizaba y lo hacía sentir más seguro, era que sabia que Kendall estaba con Sam, sabía que él iba cuidar de ella, y aunque sonara muy irónico e incluso algo estúpido debido a su historial con su primo, se alegraba de que en esa ocasión ella no se viera manchada por todo lo que en ese preciso instante estaba sucediendo, ella estaba probablemente viendo una película, y haciendo lo que una chica de su edad debería estar haciendo



Caroline Books

#214 en Novela romántica
#60 en Chick lit
#49 en Joven Adulto

En el texto hay: fea, playboy, amorysexo

Editado: 16.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar