Arrástrame contigo.

Tamaño de fuente: - +

PROLOGO.

Kendall estaba guardando sus libros en su casillero, igual que como hacia cada tarde cuando la jornada escolar acababa, solo que esta vez era diferente, por que era la ultima vez que Kendall iba a hacer esto en su vida, por fin se había acabado la pesadilla de la escuela, ya no tendría que ver mas a las chicas malas de su instituto y no podía sentirse mas feliz y dichosa por esto

Sin embargo, había algo más, algo que no le era del todo grato, esta noche era el baile de despedida, y ella no iba ir, no tenia pareja, y algo de su mundo de fantasía interior se sentía traicionado por todas aquellas veces en que ella había imaginado ese momento antes de dormirse, obviamente lo había imaginado totalmente diferente, y eso le dolía, tener que perderse la experiencia por el maldito código que citaba que era vergonzoso ir sin alguien de quien tomar el brazo

-¿Ya vieron a la patética?-Britney, la capitana del equipo de animadoras hizo con su dedo flacucho una seña en dirección a la desgarbada Kendall-No podemos dejarla ir así como así ¿No, chicas?-Pregunto a su sequito de huecas muñecas que siempre la custodiaban

-¿En qué estás pensando?-Inquirió Vanessa mientras veía la expresión de su amiga, esa que solo significaba una cosa, un plan se estaba cociendo en su cabeza

-Creo que la llevaremos al baile-Britney soltó una sonrisa maquiavélica, nada bueno iba a salir de esto

-¡No podemos hacer eso, seria suicidio social!-Chillo otra de sus amigas, sin embargo Britney comenzó a contornar su cadera de derecha a izquierda mientras se dirigía con paso decidido hacia Kendall, quien al ver a la rubia caminar hacia ella, se sintió mas pequeña y menuda de lo que era

¿Cómo era posible que una chica pudiera parecer tan perfecta? -Se preguntaba Kendall viendo con adoración las piernas largas y bronceadas de su malévola enemiga

-¡Kendall!-Dijo con euforia Britney

-Ho..hola-Tartamudeo Kendall, no sabiendo a que venia todo esto

-¿Ya tienes preparado lo que usaras esta noche?

-Yo-Kendall dudo por un momento en si debía responder, Britney no era su amiga y no quería que se mofase de este nuevo fracaso en su vida

-¿Tu..?-La rubia la miro inquisitiva

-No tengo pareja- ¿Qué más le podía pasar? Este era el ultimo día de clases, y no creía que después de hoy a Britney le sirviera esa información más que para burlarse a espaldas de Kendall, lo cual la traía sin cuidado

-Yo ya tengo la solución a eso-Su perfecta dentadura se hizo relucir en todo el ambiente

-¿Qué quiere decir eso?-Pregunto Kendall no dando crédito a la situación

-¿Sabes de Kevin?-Britney seguía sonriendo como los mismos ángeles

-Si…

-Me pidió que le consiguiera una cita contigo, se entero que estamos juntas en química, pero he sido tan bruta que lo he olvidado, claro que aun estoy a tiempo, ¿Cierto? -El corazón de Kendall estaba hinchado de felicidad, claro que conocía a Kevin, ¿Quién no lo hacía? Jugaba en el equipo de futbol americano y era uno de los chicos mas populares de la escuela

-¿Estás hablando enserio?-Kendall no quería hacer notar su emoción, sin embargo en el momento en que la chica hablo con esa voz ilusionada, Britney supo que había dado en el blanco con su plan

-Claro que si bobita, le diré que te recoja en tu casa a las siete en punto, ponte sensual-Le acaricio la barbilla y se volteo evitando carcajearse frente a Kendall

¡Vaya! Después de todo parece que no me odia tanto-Pensó Kendall mientras caminaba hacia el paradero de autobuses

-¡Britney, no te he dado la dirección de mi casa!-Se detuvo de repente y le grito a la espalda de la rubia

-No es necesario, se donde es tu casa, Ethan vive a un par de casa de distancia-Le guiño el ojo y continuo con su caminar de pasarela

Kendall llego a su casa entusiasmada y mas feliz de lo que había estado en básicamente toda su vida, subió de dos en dos las escaleras y llego a su habitación no sin antes saludar a su madre y darle un sonoro beso en la mejilla, enseguida se dispuso a rebuscar entre su guardarropa buscando el vestido que su madre le había comprado hacia un mes con la esperanza de que fuera al baile

La tarde se le paso entre suspiros, esperanzas y alucinaciones que le decían que esta iba a ser la mejor noche de su vida, mientras tanto Britney, terminaba de gestionar su plan con todos sus amigos, y en especial con Kevin, a quien iba a tener que retribuir por este gran favor al que él había intentado negarse por todos los medios  

Cuando estaban cerca a dar las cinco, Kendall comenzó a prepararse para su gran noche, su madre la peino con un moño alto que le dejaba unos bucles demasiado exagerados por toda la cara, ella misma se maquillo un poco, dejando imperfecciones aquí y allá al no ser una experta del maquillaje, y por ultimo se puso su vestido

Ese vestido color melocotón que tenía demasiados boleros para la cadera de Kendall, y que la hacía ver más como una quinceañera de bajo presupuesto que sensual, lo que le había pedido Britney

Cuando la bocina del auto de Kevin sonó, Kendall se dio un ultimo vistazo en el espejo, nunca se había sentido bella, o siquiera bonita, pero esta noche se veía mejor que cualquier otro día, pero la pobre solo estaba soñando, porque parecía un pastel al revés, el rímel se le había corrido en el parpado y tenia incluso un poco de labial en el diente de abajo, y ¡Ni hablar de los guantes blancos de seda que llevaba puestos! Estos eran la cereza del pastel de desastre que era Kendall



Caroline Books

#216 en Novela romántica
#60 en Chick lit
#49 en Joven Adulto

En el texto hay: fea, playboy, amorysexo

Editado: 16.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar