Ashtara

Tamaño de fuente: - +

Eridamus

Capítulo 2.

 

Salí justo a tiempo para coger el transporte público, subo y me dirijo a la parte trasera del autobús ya que a estas horas suele ser la menos concurrida, me gustaría poder ser más sociable como esas personas que hacen amistades en todos los sitios que van, simplemente están sentados y comienzan hablar de la nada con el que está al lado suyo o en una fila comprando cualquier cosa, me gusta observar ese tipo de gente, viendo las se me ocurre como ayudarlos, tal como todas las generaciones Eridamus de mi familia.

 

A pesar de estar marcada diferente intento seguir las tradiciones de mi familia, aunque mi Abu tampoco fue Eridamus ella fue marcada por la constelación Caelum es una de las más extrañas ya que su poder es psíquico, los Eridamus suelen ser brujos naturales su constelación le permite manejar a su antojo el poder de los elementos, solo que hay familias que se inclinan por uno de ellos ya sea el agua, el viento, el fuego o la tierra, por su parte los Caelum pueden hacer cosas sorprendentes con su mente, ellos con solo pensarlo pueden crear cualquier cosa que su mente imagine y su poder es ciertamente muy raro, pero a la vez fascinante y luego estoy yo, el bicho raro, la constelación que marco mi nacimiento es la de Orión y al parecer han pasado siglos desde que esta marco a alguien por lo que todo registro simplemente no existe y esa es la razón por la que Genary me ayuda ya que Ella está marcada por la Alnitak, que es una de las estrellas que forman el cinturón de Orión al igual que la Alnilam, cuando se conoce nuestro mundo es fácil distinguir que estrella a marcado a cada brujo o hechicera, ya que su poder depende de ello, como mis hermanas y mi abuela o mi caso , pero no solo existen estas.

 

No todos los miembros de una familia son marcados, la marca se salta una generación por lo que mi abuela es bruja pero mi madre es materia, que es como se le llama a los no marcados, ellos no tienen poderes ni dones pero se les enseña las tradiciones para que puedan pasarla a las siguientes generaciones.

 

Al llegar a casa me quito los zapatos y los dejo en el recibidor, cuando pequeña me parecía muy curioso que en la entrada de mi casa estuviera ese recibidor tan peculiar ya que en las casas de mis amigos eran diferentes, por ejemplo al pasar la puerta lo primero que encuentras es un armario de pared a pared en madera blanca solo para zapatos, ya es costumbre estar en la casa sin ellos puesto que los zapatos son los que se arrastran por el suelo atrayendo las malas vibras y espíritus de la calle, debemos dejar los zapatos en el recibidor para que así solo entre la magia, coloco en uno de los agujeros mis zapatos, el piso está alfombrado por una de color beige y el techo es en realidad un inmenso tragaluz, es una habitación muy iluminada y en las paredes cuelgan pequeños candelabros que están protegidos con una curva de cristal, la cual tiene en el centro el logo familiar, estos candelabros utilizan velas mágicas por lo que al irse el sol se encienden inmediatamente y nunca en mis diecisiete años he visto a nadie cambiar una de esas ellas.

 

--- ¡ALANA! ¿ERES TU? ¿LLEGASTE?---- Escucho los gritos de mi madre, por lo que me apuro a llegar a su encuentro.

 

---- ¡SI! llegue--- me rio de mi respuesta, si no hubiera llegado ¿quién estaría respondiendo? pero así somos los seres humanos llenos de preguntas y respuestas tontas.

 

Entro a la cocina y ahí está mi madre frente al gran mesón colocando unas verduras a lo que se presume será una sopa debido al olor, me quedo viéndola desde el marca de la cocina puesto que no tiene puerta en realidad en mi casa solo está la principal y las de los baños, en cada estancia de la casa solo está el marco los cuales tienen pintada enredaderas de diversos colores por los alrededores de la mismas y las paredes suelen ser de colores claros.

 

----- ¿En qué piensas? te noto muy distraída--- me dice mi madre sin ni siquiera verme ni un instante que yo haya notado.

 

---Pero si no me has visto si quiera---- la acusó y ella ríe.

 

---Soy tu madre no tengo que tener poderes para conocer cuando le pasa algo a una de mis niñas--- me coloco al lado de ella y comienzo a picar las verduras, la estufa está en el centro del mesón por lo que las verduras están de cada lado de ella y a su vez el mesón están en todo el centro de la cocina---- dime de una vez en que tanto piensas.

 

---No es nada, suelo ser muy curiosa, te acuerdas aquella vez que te pregunte ¿porque no hay puertas?

 

---Sí, recuerdo que llegaste de casa de Jenna y me dijiste mami la casa de Jenna es una prisión hay una puerta en cada parte de la casa--- ella se ríe de la ocurrencia que tuve en aquel entonces al igual que yo.---- Pero ya sabes no usamos tantas puertas porque los marcos son puntos medios, donde fluye la magia y al colocar puertas enceramos y concentramos la misma, lo cual es bueno si necesitamos trabajar en algo específico pero también encierra nuestros poderes , la magia es pura y tiene que estar libre para poder entrar y salir, dar su don a quien desea, además que con seis brujitas en la casa es demasiada magia para encerrar en un solo sitio.



Dune

#1183 en Paranormal
#428 en Mística
#6496 en Fantasía
#1422 en Magia

En el texto hay: poderes.

Editado: 23.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar