Ashtara

Tamaño de fuente: - +

Castigos y Encuentros

Capítulo 20.

 

Las demás clases transcurrieron de lo más normal, las chicas cada vez que podían hablaban del tema y yo les corría como la peste, quien les dijo a ellas que quiero un cupido o más sin importante un novio, me siento bien como estoy, no creo que necesito un chico en mi vida para ser feliz, es cierto es lindo y tiene algo que me intriga pero Jenna es una de mis amigas y ella también está interesada así que él ya está fuera de mi radar, fin del tema.

 

Reshel llegó justo a la hora de la salida a buscarnos, nadie comento nada de camino a casa, pero con la mirada que me dio por el retrovisor sé que me espera una conversación en casa, al llegar las chicas bajan corriendo dejando todo en la Ban, por lo que recojo las mochilas buscando tiempo para no entrar.

 

---Vamos---- ella pone el seguro de la Ban y me ayuda con algunas de las cosas de la chica.

 

Al entrar en casa dejó los zapatos en su sitio y  las mochilas donde corresponde para después dirigirme a la cocina, al pasar por la sala veo a Erika con unos documentos, luce nerviosa pero no comento nada solo me dispongo a ir a la cocina donde están mis padres esperándome, no hay señales de vida de más nadie, esto se va a poner feo, reunión conmigo sola, las alarmas se encienden en mi cerebro, todo mi cuerpo me grita corre, intentó salir de la cocina pero un campo de fuerza en la entrada me lo impide, pero que acabo de entrar, volteo y mis padres me miran con los brazos cruzados sobre el pecho, papá chasquea los dedos y se coloca una silla del comedor frente de ellos, me hace una señal con las manos para que tome asiento.

 

Lo hago despacio debo parecer un animal enjaulado que va directo al matadero.

 

--Estas castigada.--Es lo primero que dicen, ¿pero qué?--- Sin salidas, no celular, nada de visitas…

 

--- ¿Pero qué? ¡Esto es muy injusto!, yo no he hecho nada--- me levanto de la silla y caminó de un lado a otro-- ¿Por qué motivo me están castigando?

 

---Te parece poco el justo que le diste a tu hermana-- me reclama mamá.

 

---Pero que no ha sido a propósito yo…

 

--- ¡Vasta Alana!, tu madre ya te hablo, no veras clases con Genary hasta nuevo aviso...

 

--- ¡QUEEEE! Esto es el colmo.---mi padre levanta su mano en señal de que me detenga.

 

---JOVENCITA, Y te tocan las tareas de las casas hasta nuevo aviso y como sigas respondiendo será peor.

 

---Esto es muy injusto, no me pueden castigar por algo que no puedo controlar, no es mi culpa tener estos poderes, yo no la dañe, jamás lastimaría a ninguna de mis hermanas a propósito, esto que están haciendo no tiene sentido y no...

 

--Te callas Alana y te vas a tu habitación, ya sabes de la escuela para la casa y no quiero quejas--- me dice mi madre con voz severa, yo solo los puedo fulminar con la mirada y soplo frustrada.

 

---Me puedo ir o tengo que escuchar alguna injusticia más-- intento decir lo más claro posible, apretó la mandíbula y suspiro profundo , el ardor en mi pecho es cada vez más fuerte, estoy llena de rabia por esta injusticia, así que mis tontos ojos solo quieren llorar de la rabia pero no les daré el gusto.

 

---No seas grosera jovencita--- Vuelve a decir mi madre, pero me cruzo de brazos y nos los miro, sé que es una actitud infantil pero que se supone que puedes hacer cuando te están castigando por algo que no fue intencional, es como que te culpen de algo que no hiciste, como pruebas lo contrario, es algo ilógico.---Ya aclarada la situación puedes retirarte.

 

Mi padre Chasqueo los dedos y la barrera de la puerta de la cocina desaparece, al llegar a la sala todas mis hermanas están en esta, ellas no pudieron escuchar lo que me dijeron la barrera es a prueba de sonido, pero todas me observan más que curiosas, decidido ignorarlas e ir a mi habitación. Al entrar en ella decido que no voy a dejar que esto me afecte, coloco mis auriculares y tomo mi cuaderno de dibujo, es algo que se me da bien desde que tengo memoria por lo que aprovechó para dibujar mis sueños o visiones, por lo que en esta ocasión  dibujó todo lo que recuerdo del lugar de mi última visión y motivo de mi aparente castigo,  por alguna razón siento que ya he estado ahí, alguien quita mis auriculares por lo que soplo frustrada, lo malo de no tener puertas cualquier entra.

 

---Mamá dice que vayas a comprar las cosas de la cena antes de que oscurezca y que le mandes tu celular ---Miriam extiende su mano algo apenada por la situación, se lo entregó sin decir nada ella no tiene la culpa.

 

Cuando se marcha guardo mi cuaderno y me doy un baño, luego me decido por unos jeans azul oscuros un suéter blanco con mangas tres cuartos y unos botines a juego, los cuales llevo en la manos hasta la cocina donde tomó la nota con las artículos que tengo que comprar y el dinero, todas siguen en la sala y me miran como bicho raro.



Dune

#1190 en Paranormal
#432 en Mística
#6529 en Fantasía
#1425 en Magia

En el texto hay: poderes.

Editado: 23.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar