Assa

Tamaño de fuente: - +

Owen, nos vamos

Ya estaban aquí

Fueron las palabras que mas temía en un momento así, tenía un enemigo que ni yo misma conocía, y lo peor es que me aterraba la idea de morir sola, mi madre se había ido, no tenía mas familia que ella, aparte de Alice

Nos miramos entre nosotras la tensión se podía cortar con un cuchillo estábamos en mi habitación, recogiendo una pequeña mochila con cosas de valor sentimental, Andrea dijo que era lo que más necesitaba, algo que me atara a mí misma, miré el reloj desesperada quedaban cinco minutos, en tan solo cinco minutos mi vida cambiaria y yo no era consciente hasta que punto, un estruendo rompió el silencio del momento, tanto Andrea como Alice se trasformaron en su forma original, dándome a ver la pequeña duende que tenía como amiga en una mujer pantera aterradora, fuimos al salón corriendo, estaban allí, lo sentía ese sentimiento de asco, repulsión, era vomitivo…

Ante mi era una escena muy extraña, tres hombre, un señor algo mayor un hombre de mediana edad y Owen, nos miraban con gracia, pero en los ojos de Owen vi miedo, dolor e ira

-Vaya Andrea que sorpresa ¿intentando salvar a una pupila otra vez?

-Vienes a matarla Venandi

-La verdad es que si, cosas como ella no deberían existir, pero esta vez el honor es mi nieto

-No vais a acercaros a ella- Alice se puso delante de mí con las garras extendidas, gruñéndoles preparada para atacarles

-Apártate gatita- dijo Owen de mala manera

-Owen quedan 2 minutos- dijo el que al parecer era su padre

Me miro, yo le mire, intentando descifrar algo en esos ojos que tanto llamaron mi atención cuando nos conocimos hace un par de días, todo comenzó muy rápido, sacaron unas armas que yo no conocía ni cómo eran ni cómo funcionaban, Andrea y Alice intentaban mantenerme alejada de ellos, pero se les estaba haciendo imposible, hubo un momento en el que Owen llegó a mí, estaba sola contra él, comenzamos a forcejear, ahora agradecía que mi padre hubiese sido militar y me enseñara a defenderme cuando comencé en el instituto, conseguí quitarle el extraño artefacto de las manos de una patada, estábamos dándonos golpes, yo para sobrevivir y él para matarme

-¡Tengo que llegar a Assa!- oi gritar a Andrea, que hizo que me girara distrayéndome y cayendo al suelo del golpe recibido -¡No la toques aléjate de ella!

-Lo siento Assa, yo no quería que esto acabara así, todo hubiera sido distinto si no fueras una bruja

-¡Aléjate, no sabes lo que estás haciendo, en cuanto sean las doce ella…!- el reloj sonó avisando a todos que efectivamente eran las doce, ya era mi cumpleaños número veinte

La luz de la luna sangrienta y la luna azul combinadas entró por la ventana del salón, en ese mismo instante noté como todo mi cuerpo se tensó y no solo el mío sino también el de Owen

Sentí como mi cuerpo se transformaba en mi forma original y lo peor es que no era solo mi cuerpo era también el de Owen, pero esto no tenía ningún sentido, mis ojos brillaban, mi brazo escocía, al lado de el tatuaje de mi linaje había otro símbolo que no llegaba a descifrar, pues no sabía su significado, miré a Andrea en busca de respuestas, ella estaba pálida mirando la escena, mi cuerpo comenzó a quemarme y a convulsionar sin control, mi pecho ardía, mis ojos ardían, mi cabeza explotaría en cualquier momento, pero como me dijo pensé en el fuego el me guía, ante mi se presentó la hoguera encendida rodeada de piedras de ámbar

-Por fin eres una de las nuestras- me gire para verla en su forma original, algo mas silvestre a como la vi hace un rato

-¿Tan difícil era decirme que era una bruja de linaje Ámbar?

-No eres una bruja de linaje ámbar, eres una bruja descendiente el linaje se gana no se hereda, además ¿eres una ámbar?- me cuestionó ella mirándome recelosa

-Lo soy- dije firme a lo ella sonrió con ternura

-Ahora solo te falta saber qué significa eso, ahora vas a hacer un largo viaje mi querida niña

-¿Puedes decirme tu nombre? Porque por lo visto te haré más de una visita

-Ukpuru, ahora querida, vete debes seguir tu camino

-¿Cuál es mi camino?- dije confusa

-Saber lo que significa ser una ámbar, controlar tu poder desmesurado y lo más importante encontrar tu camino- y con eso me empujó a la hoguera, pero no sentí para nada el calor, es mas sentía frio mucho frío

Me levanté sobresaltada estaba en un coche, que iba muy rápido demasiado rápido

-Esta despierta- dijo Alice que iba de copiloto a mi lado iba sentado Owen

-Buenos días bella durmiente, llevas dos horas desmayada

-¿Dónde estamos?

-Camino al aeropuerto, túmbate encima del simio ese, que sea útil para algo

Mis ojos inconscientemente le vieron en su forma original era un brujo, pero como era eso posible, no entendía nada

-¿Qué hace él aquí?- dije esperando una respuesta convincente por parte de Andrea, de que hacia aquí el chico que dos horas antes había intentado matarme



Kelter

#6611 en Fantasía
#13472 en Novela romántica

En el texto hay: bruja moderna, amor sobrenatural, amor puro

Editado: 11.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar