Atenea.

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 4

Dante

 

Cuando desperté esta mañana lo hice con muy pocas ganas, me espera un largo viaje a Inglaterra, tendré que estar allí durante unos meses por motivos de negocios y hay que ir a donde estos reclamen mi presencia, después de todo de algo tengo que vivir y espero que éste viaje sea muy provechoso, soy un empresario exitoso y a mis casi 32 años puedo decir que he hecho muchas de las cosas que he querido, he logrado casi todas mis metas, y digo casi porque formar una familia es una meta a mediano plazo, y eso, depende básicamente de que aparezca la mujer adecuada... cosa complicada en estos tiempos, los hombres ya no tenemos que esforzarnos para llevarnos a una mujer a la cama, porque ahora son ellas las que se ofrecen en bandeja o mejor dicho en plato desechable, esas mujeres son de usar y olvidar ... no me odien por decirlo, pero es la verdad, no digo que sean todas las mujeres, estaría siendo muy injusto con su género, pero en el remoto caso de que se cruzara en mi camino una mujer que valiera la pena, créanme que la enamoraría y convertiría en mi esposa, esa mujer especial sería la madre de mis hijos, si esa mujer única existiera ya no volvería a estar solo, sería un hombre devoto a mi mujer y haría lo que fuese por verla feliz y que no me dejara nunca, pero como eso no ha pasado aún y la carne es débil... hay que disfrutar de las equivocadas mientras llega la indicada.

 

Olviden mis pocas ganas de la mañana, porque esas se esfumaron en la sala de espera del aeropuerto de Barcelona, si se preguntan que me hizo cambiar de animó diré que acabo de conocer a la futura madre de mis hijos y que por casualidad, (bueno, no es casualidad... tuve que sobornar a otro de los pasajeros para poder estar junto a ella) es mi compañera de asiento en el avión...

 

No creo en el amor a primera vista, de verdad que eso no existe, existe la atracción a primera vista; eso es lo que sentí cuando vi a esta hermosa chica y cuando digo que es hermosa lo digo en serio, pero lo que más llamó mi atención fueron esos ojazos verdes que parecen esmeraldas, son grandes y expresivos... me encantaría que esos ojos me mirasen fijamente cuando lleve a su dueña a la cima del éxtasis, porque esta mujer será mía... no se ni como se llama, pero eso va a cambiar, tengo un par de horas de vuelo a mi favor, no empecé con muy buen pie con ella, sé que la primera impresión es importante, abordarla apelando a su gusto por la lectura era un acierto, mi error fue hacer un comentario que ella tomó a mal, ella cree que soy un idiota, además de un pervertido, ahora debo esforzarme para borrar la mala impresión que tiene de mí, sé que será difícil, tengo muy claro que es una mujer con carácter y debo ganármela poco a poco, seguramente ustedes creen que estoy loco por querer perseguir a una mujer que acabo de conocer, pero algo dentro de mí me dice que valdrá la pena, que ella puede ser la indicada, no sé si finge que no estoy sentado junto a ella o en realidad no se ha dado cuenta, no importa, de todos modos estoy disfrutando verla con los ojos cerrados, tarareando una canción y tamborileando con sus dedos al ritmo de la música, quiero saberlo todo de ella, que le gusta, que le disgusta, su color favorito, su flor favorita, que cosas la hacen reír porque se ve hermosa riendo, parezco un adolescente y no me importa, no en éste momento en que lo único que quiero es besar esos labios, sería tan fácil acercarme y robarle un beso, pero no lo haré, no es el momento, no quiero un beso robado, quiero que ella sea plenamente consciente de quien la está besando y que cuando el beso termine me mire y susurre mi nombre... uff, tengo que dejar de pensar en eso porque me estoy poniendo duro y delante de ella no quiero parecer el pervertido que ya cree que soy.

 

 

Atenea

 

En la cuarta canción me di cuenta que ese hombre estaba sentado junto a mí, pero me hice la loca y seguí a lo mío, tampoco quería que él supiera que me estaba afectando su cercanía, ese hombre llevaba en la frente un gran letrero de neón con la palabra peligro, y por lo menos yo prefería mantenerme alejada del peligro.

 

Podría haberme evitado viajar de esta forma si hubiese llamado a mi padre, estaría viajando directamente a Newcastle en su jet privado, pero mi familia no se imagina que estoy de regreso, será una sorpresa para ellos, es por eso que tengo que soportar la mirada abrasadora de éste hombre, el muy cerdo me está desnudando con la mirada y lo peor de todo es que me está poniendo caliente y sentir eso después de 4 años es una gran novedad para mí, pero bueno... el tipo es guapo, mmm...guapo no, lo que le sigue, tengo que ser justa con su aspecto, sería imposible que no le alborotara las hormonas al 99,9% de la población femenina...pero no quiero que se dé cuenta de lo que provoca en mí, si cree que no me interesa seguramente me deje en paz, pero con los hombres nunca se sabe, ellos tienen la tonta manía de hacer todo lo contrario de lo que nosotras esperamos y es por eso que hombres y mujeres no nos entendemos bien.



Gabymelf

Editado: 10.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar