Atenea.

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 6

Después de ese mensaje vinieron más, para ser exactos uno cada noche.

Sábado 8 pm:
Voy a dormir temprano... me gustaría saber que estás haciendo en éste momento...

Domingo 8:30 pm:
Hoy hice un recorrido por la ciudad, siempre que la visito me encuentro algo nuevo, me hubiese gustado recorrerla contigo.

Buena noche hermosa.

Lunes 9:30 pm:
Espero que hayas iniciado bien tu semana.

Martes 10 pm:
Día ocupado en Londres... ¿cómo fue tu día?

Miércoles 7pm:
Ser un hombre de negocios no es fácil, ¿ya estás trabajando?

Jueves 11 pm:
Perdón si es muy tarde y te despierto, tuve una cena de negocios y acabo de llegar al hotel, espero que tu día haya ido bien.

 

Yo no había respondido aún, es más, creí que desistiría al tercer día por mi falta de respuesta, pero no lo ha hecho aún, hoy es viernes y lo único que me apetece es meterme en mi cama con un pijama cómodo y calentito a ver una buena película, y con buena película no hablo de alguna cursilería, no, para nada, quiero ver The Avengers, hay acción y hombres guapos, que mejor que eso para distraerme del trabajo...

 

Cuando mi papá dijo que el trabajo sería duro no exageró ni un poco, ha sido una semana de locos, mis compañeros de trabajo han sido buenos conmigo y me han ayudado a adaptarme, aunque tienen sus reservas conmigo por ser la hija del jefe, por ahora estoy en el departamento de publicidad, la idea es que vaya rotando semana a semana por las diferentes áreas para conocer todo lo que se hace en la empresa, he entendido que la publicidad es clave para cualquier empresa sin importar lo que ésta haga, me fascina toda la creatividad que existe en éste departamento, el espacio es el menos serio y formal de la empresa, según mi padre a los publicistas hay que darles un espacio que estimule su creatividad para que las ideas fluyan y ha sido una muy buena idea, porque las campañas para los negocios de mi padre siempre son originales y atraen a todos por igual.

 

Como les decía es viernes por la noche y me voy a relajar, voy a disfrutar de la película y luego dormiré por muchas horas... pero mi celular no está de acuerdo y decide sonar al ritmo de Firework de Katy Perry, ese es mi tono de llamada... contesto sin mirar...

 

¿Hola? ...

Hola Atenea... ¡¡¡¡esa vooooz!!!! ... es Dante, pero me haré la loca, no conviene que note que me emociona que haya llamado.

Sí, soy Atenea, ¿Con quién estoy hablando? ya sé que lo que estoy haciendo ya pasó de moda, pero no está mal divertirse un poquito, quiero saber cómo reacciona.

Sabes quién soy, no tiene sentido que finjas que no es listo, punto a favor para Dante...

Hola Dante lo escucho reír al otro lado y yo tampoco puedo evitar sonreír.

¿Ves como si sabías quién era?... tuve que llamarte para ver si respondes, porque mis mensajes o bien no te han llegado o los has ignorado...

He estado muy ocupada en el trabajo, por eso no he podido responder ya sé... ya sé, mentir se me da fatal...

Daré como válida tu excusa porque yo también he estado trabajando duro, aun así me he dado mi tiempo para escribirte, mi intención no es molestarte, para nada, solo quiero saber más de ti, y si en algún momento creíste que no sabrías más de mi déjame decirte que estabas en un grandísimo error carraspeo incómoda, en realidad por mis miedos tontos no respondí uno solo de sus mensajes.

Discúlpame por haber ignorado tus mensajes, pero la verdad yo creía que después de despedirnos en Londres te olvidarías de mí y yo de ti y cada cual seguiría su camino... eso es verdad, no pensé que Dante se podría en contacto conmigo y cuando lo hizo creí que sería temporal.

Pues déjame decirte que no tengo intenciones de olvidarme de ti, sería imposible ignorar tu existencia Atenea la forma en que pronuncia mi nombre me pone el vello de punta y la piel de gallina sabes que me gustas, quiero conocerte poco a poco, no forzaré las cosas, pero por favor trata de abrir tus barreras y déjame entrar en tu vida, no te cuesta nada teclear un hola o decirme si estás bien o no...

Nuevamente me disculpo contigo, reconozco que el trabajo no es excusa para haberte ignorado, la razón para que lo haya hecho es que me da miedo entrar en un juego en el que yo puedo salir muy mal parada, ahora dices que te interesa conocerme más y todas esas cosas, pero en cuanto se te pase la novedad o ya hayas logrado acostarte conmigo te irás y yo seguramente me sienta una mierda por haber sido una idiota al dejarme embaucar... si quieres saber si me gustas, pues sí, me gustas y mucho, tendría que ser ciega para no ver lo atractivo que eres ignoro en qué momento la conversación llegó hasta éste punto, pero los dos dijimos lo que debíamos decir y así es mejor.



Gabymelf

Editado: 10.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar