Atenea.

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 7

La llamada de Dante fue una sorpresa para mí, me gustó mucho escucharlo, fue bueno hablar con él y dejar claras ciertas cosas, le aclaré que le puedo ofrecer amistad y es la verdad, eso es lo que puedo ofrecerle por el momento, pero tampoco me voy a cerrar a la idea de tener algo más con él, hasta ahora me ha mostrado su interés y creo que es sincero, me encanta cuando me dice que soy su diosa de ojos verdes, ha dejado claro que va a venir a Newcastle en cuanto le sea posible y la verdad espero que venga y poder comprobar si su cercanía física me sigue provocando el mismo efecto que en el vuelo que compartimos... a partir de hoy voy a responder sus mensajes, quiero ver hasta donde llegamos... ahora sí, a descansar...

 

Es sábado y aunque quisiera dormir el día entero, no será posible, hace una semana que estoy en casa y no he ido a visitar a mis abuelos, lo haré hoy, espero que mis hermanos vengan conmigo, me da una pereza que no se imaginan, dormir es uno de los grandes placeres de la vida, renunciar cada mañana a mi cama es un sacrificio y mucho más un sábado a las 9... cuando finalmente consigo ponerme en pie, me doy una buena ducha para despertarme bien, ya envuelta en la toalla me seco el cabello, pongo rímel en mis pestañas y mientras este seca, busco que ponerme hoy, me decido por unos jeans cómodos, un suéter holgado de hilo color camel, unos botines a juego con el suéter y un conjunto de ropa interior sexy, soy fanática de la ropa interior, y tengo mucha, el hecho de que no la vaya a ver ningún hombre no significa que no quiera sentirme sexy llevando un conjunto bonito... finalmente me visto, recojo mi cabello en un moño desordenado, rizo mis largas pestañas, en mis labios aplico la barrita humectante, me pongo un poco de mi perfume favorito, y bajo a desayunar, seguramente por la hora tenga que hacerlo sola o tal vez no...

 

Me encuentro en la mesa con mi madre y mi hermana que aún están en pijama, creo que les extraña verme vestida y arreglada tan temprano (bueno, es temprano si consideramos que es sábado)...

Hola chicas mi hermana y mi madre sonríen, tomo asiento junto a Electra y me sirvo un vaso de jugo mientras mamá pide mi desayuno después del desayuno pienso ir a visitar a los abuelos, soy una nieta horrible, hace una semana que estoy aquí y no me he pasado por su casa... Electra... ¿quieres venir conmigo?

Lo siento... pero no puedo, tengo que realizar un trabajo en grupo, me reuniré aquí en casa con mis amigas, espero regreses pronto de casa de los abues para presentarte a mis amigas, les he hablado mucho de ti y quiero que las conozcas.

Y tú, mamá... ¿Quieres venir conmigo?

Lo siento hija, pero no puedo, tengo que tener todo listo para la llegada de las chicas, ve tú, pídele a Glen que te lleve o si prefieres conducir toma las llaves de mi auto la verdad no sé ni para que le pregunto, nunca va a casa de los abuelos.

Ni modo, tendré que ir sola, le pediré a Glen que me lleve menos mal que me sirven el desayuno, y es mejor así, prefiero llenar mi boca con comida que con palabras de reproche a mi madre por su actitud con mis abuelos, sin embargo hago mi último intento ... mamá... deberías visitar a los abuelos.

Ya lo haré cuando haya tiempo se muestra indiferente, ¿cómo puede ser así con sus padres?, no la entiendo...

Saluda a los abues de mi parte, y dales muchos besos, si no fuese porque de ese trabajo depende mi nota final iría, aprovecha hermanita porque seguro te consentirán mucho.

En cuanto termino mi desayuno, subo a mi habitación, debo cepillarme los dientes y tomar mi bolso, ahora estoy lista, antes de salir reviso mi teléfono y me encuentro con un mensaje de Dante que seguramente llegó cuando yo estaba en el comedor.

 

10:15 am: Dante
Ya despierta bella durmiente.
Espero que disfrutes de tu día y cumplas tu promesa de responder mis mensajes...

Claro que cumpliré mi promesa, así que le escribo una respuesta:

10:36 am: Atenea
Estoy despierta hace más de una hora, hoy toca visita a los abuelos.
Disfruta tú también de tu día.

No espero que responda, ya han pasado más de 20 minutos desde que llegó su mensaje y tal vez crea que no habrá respuesta, sin embargo se ilumina nuevamente la pantalla con un nuevo mensaje de Dante y a partir de ese instante nos enfrascamos en una conversación vía mensajes:

10:37 am: Dante
Ya estaba creyendo que no cumples tus promesas.
Me has alegrado el día con tu respuesta.
Pásalo bien con tus abuelos.

10:38 am: Atenea
Yo siempre cumplo mis promesas.
Y me alegra haberte alegrado el día.



Gabymelf

Editado: 10.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar