Atenea.

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 15

Teníamos que regresar a Newcastle y fingir que todo iba bien, yo había accedido a ocultar la enfermedad de mi padre al resto de la familia, me pesaba tener que cargar con semejante secreto, pero tuve que ceder al ver a mi padre tan derrumbado después de que nos confirmaran el diagnostico en el hospital, hasta ahora me parece increíble que mi papá siendo el hombre fuerte y vital que es tenga que atravesar por esta situación, voy a tratar de sobrellevar esto de la mejor manera, no está siendo fácil y sé que no lo será después, sin embargo es lo que hay...

 

Una parte de mí no quiere volver a casa aun, no mentiré, no quiero volver porque aquí está Dante y quería pasar más tiempo con él, ahora eso ya no es posible, justo en este momento estoy recogiendo mis cosas y haciendo la maleta para volver, debo llamarlo y decirle que me voy y guardar la esperanza de que me visite en Newcastle en cuanto le sea posible, cómo me gustaría poder verlo y disfrutar de un beso suyo antes de irme, tomo mi teléfono y le llamo, por suerte me contesta al instante...

 

Hola hermosa... ¿todo bien?

En realidad, no... Confirmaron que mi padre tiene cáncer de páncreas y está en una etapa avanzada...

Lo siento mucho, pero no pierdas la esperanza, hoy en día hay tantos avances médicos que estoy seguro que tu padre podrá superar eso y salir adelante.

Eso es lo que yo creo, pero mi padre no lo ve así, se ha rehusado a someterse a tratamiento, quiere volver a casa y fingir que no pasa nada delante del resto de la familia y lo que es peor... accedí a guardar el secreto...

Eso es absurdo... no puedes callar algo así...

Sé que no es lo correcto, pero ver a mi padre derrotado me hizo dar el brazo a torcer, no quería hacerlo, pero entiendo que no quiere que le tengamos lastima y lo tratemos diferente, al menos no quiere eso de mi mamá y hermanos, de hecho para él ya es bastante grave que yo lo sepa.

No sé qué decirte, se nota que tu padre es un hombre de carácter fuerte, sin duda debió ser un golpe muy duro enterarse de que tiene cáncer.

Sé que sufre, pero sé también que no lo va a demostrar, por lo mismo decidió callar y pretender que todo es igual que siempre.

En la noche iré a verte, seguramente necesitas apoyo y desahogarte con alguien...

No podremos vernos esta noche.

¿Porque no?

Porque esta noche estaré en Newcastle, mi padre ya dispuso todo para volver, el avión nos espera.

Iré a verte a Newcastle en cuanto pueda eso era justo lo que quería escuchar.

Te estaré esperando...

 

Al caer la noche ya estábamos en casa, cenando todos juntos, con mi padre fingiendo que no pasaba nada y yo con el secreto atragantado en mi garganta, al menos mis hermanos con su charla despreocupada lograban sacarme sonrisas de hito en hito, al verlos así me daba cuenta de la necesidad de mi padre de ocultarles su enfermedad, seguramente no quería ver que se perdiera la chispa y la alegría en ellos, en realidad creo que para él era mucho más importante guardar el secreto con Electra y Evander que con mi madre e intuía que a ella se lo diría, por lo mismo no me sorprendió que después de la cena pidiera reunirse con ella en su despacho.

 

Yo moría por saber cómo iría esa conversación y aunque es algo feo escuchar detrás de las puertas, esta vez lo iba a hacer, la curiosidad me ganó la partida, en cuanto mi papá y mamá se fueron al despacho, hice que mis hermanos subieran a sus habitaciones y los seguí hasta la escalinata principal para asegurarme de que en verdad lo hicieran, en cuanto desaparecieron me acerqué a la puerta del despacho y pegué literalmente mi oreja a la puerta, no se escuchaba nada, aun así me quedé haciendo un esfuerzo por lograr captar algo, cuando iba a darme por vencida y dar vuelta escuché a mi madre gritar algo que me dejó helada de pies a cabeza...

Lo mereces, todo lo malo que pueda pasarte lo tienes más que merecido eso fue lo único que escuche y me rompió el corazón en mil pedazos, no entendía porque mi madre le estaba gritando algo tan cruel.

No esperaba menos de ti, pero tenía que decirte lo de mi enfermedad, sé que te alegra saber que me voy a morir escuché a mi padre tan triste al responder que no pude evitar que las lágrimas empezaran a correr por mis mejillas, yo notaba que el matrimonio de mis padres no iba bien, pero jamás creí que las cosas fuesen tan graves como para que mi madre se alegrara ante la posible muerte de mi papá.



Gabymelf

Editado: 10.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar