Atenea.

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 18

Atenea

 

Dante estaba guapísimo con sus vaqueros negros y esa camisa roja, su barba había crecido a lo largo del día y esa sombra en su rostro me encantaba, al igual que sus ojos de ese azul profundo y su cabello un tanto largo que se empezaba a ensortijar, estaba segura que muchas mujeres querrían llamar su atención esta noche, solo esperaba que no reparara en nadie más que en mí, y si se fijaba en otra en mis narices, pues iba a ser señal de que no le importaba tanto como él decía, igual no me iba a montar películas, él estaba conmigo y la idea era pasarlo bien.

 

Esta vez había sido yo la de la iniciativa con los besos, disfruto mucho de la sensación de sus labios moviéndose sobre los míos, de su lengua explorando mi boca y sus manos acariciando mi cuerpo, es tan fácil dejarme llevar cuando estoy con él, si los besos seguían subiendo de intensidad no íbamos a llegar nunca a la discoteca, era posible que termináramos en su hotel, por fortuna o desgracia íbamos con Glen, además Bryan y sus chicos nos seguían de cerca, por esa razón tuve que apartarme y evitar tentaciones, lo mejor era controlarse... para ser sincera Dante había despertado mi cuerpo y mi parte atrevida, esa que había dejado en el olvido hace cuatro años, con el me sentía sexy y deseada, era inevitable que en algún punto acabásemos en la cama, yo deseaba eso desde el día que estuvimos en las ruinas junto al mar, pero él se estaba tomando su tiempo, quería esperar y demostrar que era digno de mi confianza, eso era lindo de su parte y por lo mismo no era justo que yo estuviera provocándolo ...

 

— ¿Sabes que me vuelves loco verdad? — no me esperaba que dijera eso, por lo mismo lo mire a la cara aunque no respondí — no me es fácil controlarme cuando estoy contigo, pero si lo hago es porque sé que no eres como otras mujeres.

— Tu también me vuelves loca, pero tratare de no ponerte en aprietos... — lo que digo le hace gracia porque ríe mientras se pasa la mano por el cabello.

— Esta noche se me hará demasiado larga si tengo que soportar como otros te miran — este cambio de tema tan radical me sorprende...

— Yo puedo decir lo mismo.

— ¿Te pondrías celosa si otras me miran?

—Esa palabra no existe en mi diccionario, en todo caso el que sufre de celos pareces ser tú.

—Dado que en mi diccionario sí que existe la palabra celos, te diré que si me pondré celoso si otros te miran y mucho más si tú los miras a ellos.

— ¿Te das cuenta que ni siquiera hemos llegado y ya te estas montando historias?

— ¿Acaso tu no lo has hecho?

—Pues sí que lo hice al inicio, pero hacer eso es pérdida de tiempo, debemos dejar que las cosas pasen primero y no ponernos a pensar demasiado.

—Eso es nuevo, antes pensabas mucho las cosas y por eso me rechazabas... ¿Qué te hizo cambiar tu forma de pensar de una forma tan radical?

—Lo que le pasa a mi papá... eso me hizo dar cuenta que uno no puede andar por la vida desperdiciando oportunidades de ser feliz.

— ¿Me ves como una oportunidad de ser feliz?

— Claro que sí, de lo contrario no estaríamos juntos en este momento.

 

El resto del trayecto lo hicimos en completo silencio, pero Dante tomó mi mano, ya era un gesto habitual en él y en mí, era una manera de sentirnos cerca.

 

Al llegar al centro de la ciudad admiramos el Newcastle nocturno, en la noche las luces hacen énfasis en lo bello de la ciudad, los puentes iluminados cada uno con diferente color hacen ver a la ciudad más viva, más animada, lo primero que haremos será ir a cenar, después ya veremos a qué lugar vamos en busca de diversión.

 

Nos decidimos por comer una hamburguesa completa con papas fritas y una Coca-Cola, mientras comíamos aprovechamos para seguir hablando de nosotros, ya sabía que Dante era dueño de una empresa farmacéutica en Boston, misma que había heredado de su padre, me habló de su madre y de sus hermanos sin dar mayores detalles, pero por la forma en que se ha expresado ellos me ha dejado claro que la relación no es buena.

 

De mí, ya no queda mucho por decir Dante sabe mi vida de cabo a rabo, no le he ocultado nada, cuando decidí darle una oportunidad también decidí abrirme a él por completo y ser sincera en todo, me doy cuenta que para él es muy importante conocerme bien, yo también quiero saber más y más de él, cada día me surge una nueva pregunta que no dudo en hacer, solo que a veces siento que no es todo lo sincero que yo quisiera que fuese.



Gabymelf

Editado: 10.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar