Atenea.

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 37

Atenea

Dante me ha pedido matrimonio… ¡¡¡y yo he dicho que sí!!!

No puedo creer como ha cambiado mi vida en tan pocos meses, estoy a punto de pisar el altar por segunda vez, solo que esta vez será estando completamente segura de que el hombre con el que me caso está enamorado de mi al igual que yo de él, no hemos fijado una fecha para la boda,  además yo no quiero nada ostentoso, esta vez prefiero algo íntimo, quiero una boda en donde estén presentes solamente las personas que son importantes para Dante y para mí, no quiero toda la parafernalia de la boda en que todo salió mal.

No diré que la proposición de matrimonio de Dante fue un espectáculo digno de una novela romántica, pero fue perfecta para mí, estábamos los dos mirándonos de frente, a los ojos, diciéndonos con la mirada todo lo que sentíamos mientras el doblaba la rodilla y deslizaba el anillo en mi dedo, Johan nos acompañó en este momento, sé que él es como un padre para mi novio, quien mejor que el para acompañarnos en un momento como éste.

Estoy impaciente por contarles de la boda a mis hermanos y a mi papá, sé que ellos se pondrán felices al igual que mis abuelos y también Nina, la que pondrá el grito en el cielo será mi madre, pero no me importa si se opone, mi felicidad es lo más importante y no voy a dejar que nada ni nadie arruine eso.

Esa misma noche mientras hacíamos el amor, me hacia una ilusión enorme el poder estar embarazada, si no lo estaba podía seguir intentándolo, no voy a rechazar el sexo alucinante que tengo con Dante mientras buscamos un bebé, por ahora debemos esperar, en unos pocos días saldremos de dudas…

Seis días después estamos con Dante en el baño mirando el positivo en cada uno de los cinco test de farmacia, los miramos en silencio calibrando lo que eso significa, vamos a ser padres y debo decir que me da un poco de miedo, quiero ser una buena madre para mi bebé y estoy segura que él está pensado algo parecido, superada la impresión inicial y asumida la noticia Dante me abraza y yo me acurruco en su pecho, besa mi frente y me dice que estará conmigo en todo momento, que cuidará de mí y del bebé y yo le creo, esa noche me hace el amor con suma delicadeza y no desaprovecha las oportunidades de besar y acariciar mi vientre, ese lugar en donde está creciendo nuestro bebé...

Al día siguiente cuando apenas hemos asumido que vamos a ser padres, el ginecólogo nos dice que no vamos a tener uno, sino dos bebés, estoy embarazada de gemelos y ver latir sus corazones recién formados en el monitor me saca lágrimas de emoción, Dante está feliz y no lo disimula, además de que se siente el macho más macho por haberme dejado embarazada en tan poco tiempo… y de gemelos…

 

Mi padre y mis hermanos, están felices por mi boda y también por lo de los bebés, mi huida ha quedado atrás para mis hermanos, al final acabaron perdonándome, además ellos no están al tanto de lo ocurrido, no saben que no somos hijos del mismo padre, algún día se los tendré que decir, pero no ahora, suficiente tienen con saber de la enfermedad de papá, que me doy cuenta los ha afectado, sé que Evander ha dejado de lado la música y se ha empezado a preocupar más por sus estudios y por aprender lo referente a la empresa, Electra ya no sale con sus amigas con la misma frecuencia porque está pendiente de papá y de lo que él pueda necesitar, mis hermanos pequeños han tenido que madurar de golpe, no quiero que pierdan lo bonito de su adolescencia por estar preocupados por cosas de adultos, pero lamentablemente esa es la realidad que les ha tocado vivir, más aun cuando ellos están más pendientes de mi padre que su propia esposa, a mi mamá todo le da igual y eso es lo que mis hermanos me dicen constantemente, que parece que nada le importa y se muestra apática y desinteresada ante todo, quisiera saber porque mi madre ha cambiado tanto, tal vez siempre fue así y no supe darme cuenta, tal vez no vi más allá del amor que me daba, nunca vi a la mujer resentida, a la mujer mezquina y cruel que no es capaz de devolver el amor que recibe, fueron demasiados años viviendo una mentira, siempre creí que mi familia era un modelo a seguir, pero eso no era nada más que un espejismo, ahora me doy cuenta que mi padre es quien más ha dado por mantener esa relación, mientras que mi madre se dedicó a recibir sin dar nada a cambio.

Uno de los días en que hablaba con Electra mi madre le pedía hablar conmigo y antes de que mi hermana pudiera ponerla al teléfono preferí cortar la llamada, afortunadamente no ha tenido el valor de marcar directamente para tratar de hablar conmigo, puede que este mal que tenga esta actitud con mi madre, pero hay cosas que una no puede obviar fácilmente.

Sé que se debe estar furiosa por mi boda con Dante, pero le guste o no vamos a casarnos y formar una familia, no quiero imaginar lo que hará o dirá cuando sepa lo del embarazo, si no lo sabe aún es porque papá y mis hermanos han sido discretos por petición mía, pero tarde o temprano tendré que enfrentar a mi mamá y solo Dios sabe lo que puede ocurrir…



Gabymelf

Editado: 10.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar