Atentamente. Con cariño.

Tamaño de fuente: - +

Querida Jess:

Sé que no es justo, pero ¿Eran necesarias las mayúsculas? No pude evitar reírme. Admito que fue muy gracioso imaginarte haciendo berrinches. Solo por eso voy a pasar por alto tu crítica a Evanescence (y porque también me gusta mucho NTVG, sobre todo el tema "Ángel con campera")

En algo tenes razón. No puedo pedirte que sigas con esto sin saber nada de mí. Ya demasiado que estés escribiéndole a un "fantasma". Así que estuve pensando qué contarte y decidí hacer un breve resumen de mi vida.

Para empezar, mi nombre es xxxxxx (no te lo voy a decir pero así debe comenzar una presentación). Por ahora podrías decirme J. Es la inicial de mi apodo. Es más corto que "Admirador Secreto".

Nací en Buenos Aires, pero me mudé acá, a Santa Fe, cuando tenía 6 años. Eso fue porque mi papa quería estar más cerca de mi abuelo, que estaba enfermo de diabetes.

Como mis padres trabajaban mucho me crié prácticamente en el parque, primero con la pelota y luego con el skate. Sin embargo, cuando cumplí 10 años mi mama dejó de trabajar (no recuerdo por qué) y yo empecé a quedarme más en casa.

Siendo honesto, al principio fue muy aburrido. Pero con el tiempo empecé a aprovechar el día para aprender cosas nuevas. Me ayudó bastante ya que así fue como conseguí mi actual trabajo de carpintero en el taller de mi tío. Es solo un pasatiempo que me ayuda a ahorrar, ya que el año que viene planeo empezar a estudiar medicina en Rosario.

Creo que eso es todo lo que importa de mi historia. Al menos todo lo que se me ocurre.

Me preguntaste si alguna vez me dijiste algo malo. La respuesta es no. De hecho cruzamos palabras muy pocas veces, no porque me ignores, sino porque soy algo tímido y reservado. Lo disimulo en clases para evitar que me molesten pero aun así me cuesta hablar con alguien.

Otra cosa, me sorprendió eso que dijiste de que hablar sin pensar te trae problemas. ¿A qué te referís? No pareces la clase de chica que causa problemas. Todo lo contrario, siempre que te veo estas sonriendo y a la gente que te rodea se le nota que se siente a gusto con vos. Incluso puedo decir que en las pocas veces que cruzamos palabras te mostraste muy dulce y amigable. Creo que es una de las cosas por la que empezaste a gustarme.

Bueno, ya te conté sobre mí, ahora te toca a vos. ¿Cuál es tu historia Jess?

Espero tu respuesta.

 

                                                                                        Atte. J.

 

P.D.: Estaba a punto de cerrar el sobre y me acorde justo de tu segunda pregunta. No entiendo por qué es importante saber qué desearía. Supongo que lo único que necesito realmente es que mi familia vuelva a ser como antes. No quiero sonar deprimente. ¿Podrías decirme qué sentido tiene esa pregunta?



E. D. Laurent

Editado: 29.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar