Atentamente. Con cariño.

Tamaño de fuente: - +

Querida Jess:

Estabas muy bonita el sábado. Me gustó mucho verte. No te dije nada en mi carta anterior pero me sorprendí por no haber notado el pequeño detalle que descubriste: no van muchos chicos de tu clase a esa hora. De hecho y por desgracia solo había uno, lo que me obliga a disculparme por meterte en ese lio (aunque fue tu decisión jugar a ser Sherlock Holmes).

La verdad, que lindo papelón armaste. Pobre chico, no sabía dónde meterse. Ahora me doy cuenta de que debí aclararte que en ningún momento dije que iba a tu misma clase. Compartimos la misma escuela, no el mismo salón. Es más, en la primera carta que te escribí dije que solo te veía de lejos. Dentro de la clase estaría bastante cerca.

Perdón, pero fue muy divertido. No pensé que tuvieras intención de incitarme a confesar por todos los medios cuando me vieras. Si hubiera sido yo te aseguro que no habría tardado en hacerlo. Lástima que te equivocaste de chico. Te dije que no intentaras espiarme. Ahora me siento culpable. Espero que aceptes la flor que te dejo junto a la carta como una disculpa.

No dejes que este fracaso te impida seguir con tu feroz búsqueda. Trataré de ser más cuidadoso si noto que vas a meterte en problemas. Incluso creo que debería dejarte algunas pistas para que te resulte más sencillo el trabajo. ¿Qué te parece la idea?

En respuesta a tu pregunta: no, nunca lo hablamos. No sé si sea buena idea decirle que sé lo que está haciendo. Primero, porque tal vez me equivoque, aunque es poco probable. Y segundo, porque no encuentro una manera no agresiva de decirle que está destruyendo nuestra familia. Está en su derecho de hacer su vida, pero quisiera que salga de él decirnos lo que pasa. Por lo tanto, tu idea de identificarme por el moretón en el ojo tampoco es viable.

Gracias por preocuparte por mí a pesar de lo frustrante que debe ser conocerme solo por cartas. Tal vez no seas la mejor detective pero sos una excelente chica. Sos muy inteligente y simpática. Un poco ingenua también pero eso es una parte importante de tu encanto.

Ahora, te explico eso que no entendiste. Te escribo por cartas porque así puedo mantener mi anonimato. Si lo hiciera a través de una red social tendría que crear un perfil. Y para eso debería mentir de una u otra forma si quiero cubrir mi identidad. No quería mentirte. Ya demasiado es omitir información. No me parece correcto empezar una relación basada en engaños. Esa es la razón de que estemos "chateando" por papeles como vos dijiste.

Espero que ahora lo hayas entendido. Y reitero mis disculpas por lo del sábado. Seguramente ya perdí todos mis puntos y tengo que volver a empezar, pero valió la pena por verte fuera de la escuela.

 

Atte. J.



E. D. Laurent

Editado: 29.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar