Atraccion Peligrosa

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 3

Llegue al edificio central de la banda, donde está mi oficina. Entre caminando rápido y mi secretaria, ya no recuerdo su nombre, caminaba rápido detrás de mí. Mi oficina ya estaba abierta, pues la chica ya había entrado y dejado mi café sobre mi escritorio. Parece ser que aprende rápido. Me senté y ella me miró fijamente como esperando el momento en el que yo le permita hablar. Yo la mire de igual manera e inmediatamente se sintió intimidada y bajo la mirada, pero yo continúe mirándola por aproximadamente dos minutos y ella ya estaba temblando un poco. Hasta que me apiade de ella.

  • ¿Quieres decirme algo?
  • Si – dijo rápido.
  • Pues, dime – hablo tan rápido que no logre entender absolutamente nada - ¿Qué? Despacio.
  • Su padre quiere que vaya a su oficina inmediatamente, le informaron que tendremos visitas no bienvenidas.
  • ¡¿Qué?! ¡Ese es el tipo de información que debes darme incluso antes de entrar a la oficina!

Me levante rápidamente y cruce rápido por su lado, camine casi trotando hasta la oficina de mi padre y abrí la puerta sin más. Mi padre está sentado frente a su escritorio leyendo el periódico, aún no llegan. Entre a la oficina y me senté frente a él.

  • Hola, hija.
  • Hola, papa.
  • ¿Acabas de llegar?
  • Llegue hace menos de diez minutos, pero mi secretaria acaba de darme el mensaje. La despediré.
  • ¿Otra que quieres despedir? No debes estar despidiendo a cada secretaria que te toca cada vez que hace la mínima cosa, cariño.
  • ¿Qué hubiera pasado si esas personas hubieran llegado y yo no hubiera está presente por ella no habérmelo dicho antes?
  • Nada hubiera pasado, ellos dicen que vienen en paz.
  • Puede que sea mentira – asegure.
  • ¿Cómo lo sabes?
  • Porque tú mismo has dicho que vas en ‘’paz’’ y sales con, como mínimo, diez muertos. ¿No recuerdas cuando “visitaste” el cuartel de los Dark Roll?
  • Esa vez no fue mi culpa. El jefe de esa banda, que de hecho murió, intentaba que hiciéramos un acuerdo a base de un matrimonio con tu hermana y su hijo.
  • Murió debido a que tú lo mataste lo mataste.
  • Se lo merecía, ¿Cómo creía que iba a casar a mi hija?
  • Apuesto que a Bella le molestaría, sabes como es.
  • No creo que llegue tan lejos, aunque sabemos lo deliberada que me ha salido. No hablemos de eso, es mi hija ya bastante mayor y no debería meterme en su vida amorosa.
  • Mejor dicho, sexual… - papa me miró fijamente – Claro, amorosa – el teléfono sonó, debe ser la secretaria de mi padre.
  • Gracias – él colgó -. ¿Quieres ir a recibir a nuestros invitados?

Me levante a hacerlo. Cuando llegue frente a las puertas del edificio, estaba el guardia, tratando de que esas personas no entraran. Viene Rick, dos de sus hijos y dos de sus mejores guardias. A una de esos guardias la conozco, éramos amigas en la escuela y cuando salimos la volví a ver como una de los mejores miembros de los Demon Blood, fue un golpe doloroso, pero mi padre desde siempre nos ha enseñado a que cualquier persona puede ser un impostor. Incluso él.

Fui hasta ellos y tranquilice al guardia, me detuve frente a ellos y los mire a todos a los ojos.

  • Haz crecido bastante – me dijo Rick.
  • Usted está mucho más viejo.
  • Igual de atrevida, además – se rio -. Quiero hablar con tu padre.
  • Sígame, espero que no lastima su espalda caminar unos pasos.
  • Tu padre tiene mi misma edad – dijo cuando ya llegábamos a la oficina.
  • Lo sé, pero al menos él no lo aparenta – alguien se rio, pero detuvo su risa de inmediato.

Fue Mike. Abrí las puertas de la oficina sin necesidad de que la secretaria tenga que hacerlo, entre sonando mis tacones. Mi padre está sentado en su escritorio, a su lado está Bella y Stephan. El ultimo mencionado es nuestro hombre dedicado a las armas, además de quien les saca información a nuestros rehenes. Cuando mi padre me envía a comandar algún movimiento, para obtener cualquier información o cualquier otra cosa, sin duda alguna Stephan entra a mi equipo. Es Astuto, imparable y bastante intimidante, casi nadie pone resistencia para soltar todo lo que sabe. Además, también esta Marlon, nuestro estratega.

  • Quisiera decir que es un gusto verte, Rick, pero estaría mintiendo – saludo mi padre.
  • Opino lo mismo, Stuart – contesto Rick -. No alarguemos la conversación, sabes porque estoy aquí.
  • Si, lo sé. ¿Qué quieres con eso?
  • Que me lo devuelvas.
  • Sabes que no pasara… a menos que obtenga algo a cambio.
  • ¿Qué quieres?
  • Papa – interrumpió uno de los hijos de Rick.
  • ¿Tienes una idea, Josh? – pregunto Rick, posando su mano sobre el hombro del chico.
  • Tal vez debamos hacer una alianza – mi padre y Rick estallaron en risas.
  • Perdona a mi hijo, es nuevo en esto – se excusó.
  • Yo opino lo mismo – interrumpió Bella.
  • ¿Qué? – pregunto mi padre, alzando una ceja.
  • Creo que una alianza seria lo correcto. Aquí, las dos bandas más poderosas de los ángeles, si formáramos una alianza, una sola banda, nadie nos detendría – continuo Josh.
  • Hijo, no sabes de lo que hablas. Josh, las cosas no son así.
  • Él tiene razón. Es la mejor idea que he escuchado.
  • Bella, silencio. Ustedes no tienen idea de esto, dejen que los adultos hablen – dijo mi padre mirando a Bella y a Josh.
  • Por primera vez, concuerdo contigo. Hablando en serio, dime que es lo que quieres.
  • ¿No tienes nada que ofrecerme? Sé que no, ese era tu mejor lugar. Ahora largo.



A.A.M

#2753 en Novela romántica
#1606 en Otros
#194 en Acción

En el texto hay: amorimposibe, humor, deseo y pasión

Editado: 01.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar