Atrapada

Tamaño de fuente: - +

LA NOCHE DEL CAOS


Layneth Armani
 

 


El anochecer se abría paso en la ciudad, aquella frescura que se desprendía gracias a los arboles ingresaba por mi ventana como una ráfaga de luz.  


Hoy dormiría en mi habitación sabiendo que no sentiría la presencia de mi hermano mayor antes de caer rendida en mis sueños.  


La tenue luz de mi cuarto me incitaba acostarme en mi cama y dormir plácidamente, pero no podía, Alonzo acostumbraba a darme un beso de buenas noches antes de ingresar cada quien en su habitación. 


A veces especulaba en como existen personas que levemente cierran los ojos y avivadamente se hunden en un profundo sueño.

Yo, al cerrar los ojos, inmediatamente me pongo a imaginar sucesos que tal vez nunca pasen. 


Abro los ojos nuevamente y me giro de un lado a otro, independientemente miro el techo y pienso en mi vida, de los acontecimientos más importantes hasta los más dolorosos y profundos. 


Es como si entrara en una crisis existencial por mucho tiempo. 


Esta vez temía no poder dormir durante toda la noche, Alonzo había partido a un campamento escolar que le ayudaría en su promedio final de preparatoria. 


No me daría mi beso en la frente, tampoco aparecería después de 10 minutos a cerciorarse que me encuentro dormida. 


Tranquilamente me acosté y trate de descansar plácidamente, entre cada ruido que percibía me encogía en mi cama cubriéndome hasta la cabeza. 


Prácticamente internando todo mi cuerpo.


A diferencia de esta noche, es que el viento apaleaba fuerte, y las ramas de los arboles colisionaban una con las otras azotando levemente sus hojas. 


En mi ventana se reflejaban como figuras espeluznantes y tenebrosas. 


Escuche el cerrojo de mi puerta moverse, y como si se tratara de una película de horror me doblé como una bolita mientras me tapaba con mi sabana. 


Creo que por un momento imagine que era mi campo de fuerza.


Sentí la sombra y presencia de alguien acercándose a mí. 


—Layneth, hija, ¿Qué haces? 


Era mamá.  


—Creí que eras una aparición. 


—Tampoco es que me halle sucumbida mi niña, los fantasmas no existen en la vida real. 
Aun sin destaparme sigo hablando. 


— ¿Cómo sabes si nunca los as visto? 


—Solo derivo hija. Venga que te ayudo a dormir. 


Toma asiento a mi lado mientras me descubro y estiro mi sabana para taparnos a las dos.


—No me iré hasta que te encuentres dormida. 
—Está bien, te amo mamá. 


Y súbitamente mis ojos empezaron a cerrarse, mi mente empezó a desconectar todo aquello que no me dejara encontrarme con la calidez y profundidad de la paz interna. 


Yo te amare para toda la vida, aun si no me encuentro a tu lado.


No supe si lo soñé o fue mamá quien lo dijo, pero aquel comentario no me agrado en lo absoluto, solo produjo un desconcierto que poco a poco se fue disipando. 



♤♤ 
 


Una hora después 

 


<< Pasos >> 


<< Un sonido atronador >> 


<< Tres penetrantes golpes >> 


Abro mis ojos velozmente con las palpitaciones de mi corazón a toda vivacidad. 
Una recóndita voz en mi cabeza me pide a gritos que haga lo que haga, no me quede dormida de nuevo. 


Miro a todos lodos con algo de desesperación. 


¿Qué hago ahora? 


Me levanto de mi cama sin siquiera molestarme en colocarme las pantuflas. 
Mis pies descalzos hacen contacto con el suelo frio de la madrugada. 


A medio camino de acercarme a la puerta me quedo en quietud al percibir pasos precipitados recorriendo el pasillo. 


¿Sera mamá? 


¿Sera papá? 


O lo que más me temo. 


¿Sera un extraño?


Tomo el valor suficiente y camino hasta llegar a mi puerta para  saber de qué van aquellos sonidos tan extraños. 


A pasos lentos pero firmes mi boca se seca y mi cuerpo se tensa en cuanto mi mano toma el cerrojo. 


Tengo miedo... 


Pánico tal vez... 


Podría ser enigmático formular como me encuentro cuando no sé qué hay del otro lado. Pero de manera pausada respiro hondo y tomo el pomo de la puerta para abrirla con suma lentitud. 



Ceci_Castell

#2392 en Thriller
#1057 en Suspenso
#1364 en Misterio

En el texto hay: secreto de familia, muerte y pérdida, secretos y drama

Editado: 15.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar