Atrápalos si puedes

Tamaño de fuente: - +

Ya caíste ingenua.

 

 

 

 

 

Ese chico tiene algo que no logro descifrar es algo muy... Raro?, Lindo? Especial en su mirada?...

No lo sé ni me interesa,  necesito concentrarme en lo que debo estudiar para la evaluación de mañana nos llevarán a la morgue para determinar causas de muerte, estado y si hubo mal manejo de protocolos.

Entro a la biblioteca y como siempre le anuncio a Thomas, el bibliotecario, que me quedaré de nuevo hasta tarde y le entrego su respectivo croasaint como siempre, hicimos el trato cuando estaba en segundo año y me rehusaba a solo estudiar durante tres horas y que encima no me dejara llevarme los libros necesarios a casa ya que son muy viejos y son demasiados, así que ahora yo le traigo su croasaint y él me deja quedarme hasta muy tarde.

Lo sé, parece injusto pero es lo que debo hacer si quiero ser siempre la mejor de todos.

Voy directo en busca de los más de veinte libros necesarios para todo lo que debo hacer y los llevo de tanto en tanto a las mesas más alejadas de la recepción y los pasillos exteriores, descubrí está mini sala aislada de todos una de tantas veces que me tuve que levantar por el ruido molesto que hacían los demás así que desde entonces este es mi refugio en las largas noches de estudio.

Además de que hay muy buena privacidad, lo he comprobado un par de veces cuando he venido a tirarme un par de chicos.

En fin, el único ruido que tolero mientras estudio es el de la música de mi MP3 y audífonos.

...

Ha pasado ya media hora y voy a finalizar con el repaso de todos los conceptos impartidos hoy por el Dr. Moore. Me restan nueve horas y dos día de estudio.

Vamos a morir sofocación por el polvo dentro de este lugar...

Dramática.

Lo eres tú, yo solo soy parte de tu cerebro.

Ahora concéntrate zombie.

 

(J...)

Ahí está, ni siquiera se ha percatado de mi presencia, es una idiota, se ha quedado pasmada viéndome en la cafetería.

Esto será mucho más fácil de lo que pensaba, dentro de muy poco voy a tenerla a mis pies y así poder tener acceso a su maldito padre... 

Que delicia es la venganza, no lo crees?...

Exquisito platillo...

Avanzo silencioso entre uno de los pasillos que separan los libreros de izquierda a derecha y ella parece notarlo, echa un vistazo y vuelve a lo que hacía.

Ahora me dirijo directamente hacia ella con otro estúpido vaso de café en la mano para parecer el "héroe" de película que va tras la idiota que siempre hace alguna estupidez y la rescata.

Lo pongo frente a ella y se exalta un poco por la sorpresa, obviamente no esperaba verme aquí.
  
Vuelve a quedarse pasmada viéndome como si fuera un maldito extraterrestre o tuviera monos en la cara.

Hora de parecer imbécil... Imbécil.

Cállate idiota.

- Hola... ¿Me recuerdas? - digo pareciendo lo más nerd que pueda y fingiendo una sonrisa.

Al parecer se la ha creído porque me ve con diversión y algo de obviedad, de repente se sonroja.

Además de idiota, ahora tiene complejo de tomate, es repugnante.

- Hola, Ehm... Si... Si, te recuerdo... - luce desconcertada.

¿Qué? ¿Te fumaste un churro antes de venir aquí o qué? Habla.

- ¿Que haces aquí?... Bueno... Es decir...- ahora tartamudea más, al parecer ha sufrido un paro cerebral.

Si no la callas pronto nos va a dar jaqueca.

- Vine a traerte el café que te hice derramar hace un rato, y por lo que veo lo vas a necesitar- digo viendo las pilas de libros que tiene a los lados en la mesa.

- De hecho sí, y muchas gracias, otra vez disculpas por eso, no te ví y...- detengo el parloteo que iba a soltar porque su irritante voz me causa mareo.

- Es un placer para mi hacerlo, no te preocupes, no fue tu culpa.

Si lo fué, ¿mencioné que además de todo es ciega?, ¿ Quien en su sano juicio no puede verme? Soy enorme y súper guapo además.

- Ammm... No sé qué decir... Supongo que, gracias por esto - toma el vaso y bebe de él.

Si supieras que pude envenenarte y nadie se daría cuenta... Estúpida.

Somos mucho más metódicos que eso.

Ya llegará tu momento de pagar.

- Oye, sinceramente creo que eres hermosa y quiero saber si aceptarías salir conmigo mañana.

Parece alegrarse y se sonroja.

¡Ja! Una zorra sonrojándose que ironía.

- Gracias por la invitación, pero debo estudiar...

- Solo será un rato por la mañana, prometo dejarte en paz después de eso si no te gusto.

Claro que te dejaré en paz, descansando en paz...

Igual que al mal nacido de tu padre.

- Okay - dice ella sonriente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Bri Fer

#954 en Thriller
#420 en Suspenso
#2588 en Otros
#958 en Relatos cortos

En el texto hay: venganza, asesinato, sadismo

Editado: 23.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar