Aullidos Saga Especies I

Tamaño de fuente: - +

SANTOS

En el Mundo de los Hombres Lobos, los dos hermanos continuaban su camino, sin embargo, sabían que tenían que pasar por dos manadas para llegar a su destino, el destino que les mostraría la verdad sobre los supuestos pecados de sus padres.

Dato 27: La manada Santos, es la única de todas que aceptan a hombre lobos impuros, varones humanos que fueron convertidos a través de una mordida, generalmente por solitarios.

SANTOS.

Alicia.

Nunca antes había visto un bosque tan grande, parecía no tener fin, Víctor y yo lo observábamos desde una alta colina, era muy hermoso, aunque vivíamos en una aldea y en un cerro, el bosque que mirábamos tenia fin, por otras aldeas, fuego, y sobre todo un enorme camino, aquí no había eso, aunque era obvio que había aldeas en este mundo, pero no muchas en esta parte, según el señor Kell, el antiguo castillo estaba más alejado, y solo había dos manadas cerca, Santos y Ocaso, pero nos dijo que la manada Ocaso ya no reside ahí porque ahora son ellos los que reinan, en su lugar se encuentra Bellator, la manada de orgullosos guerreros. Víctor observaba el castillo, estaba en ruinas, se podía ver algo de sus destrozadas torres, según la historia, al morir el Rey Alpha, la Madre Bruja destruyo su castillo y lo maldijo, note como mi hermano apretaba los dientes mientras miraba ese lugar, muy pronto sabríamos la verdad. Pero dos manadas estaban en el camino, y no tardarían en notar nuestra presencia, pudimos observar un espacio un poco más atrás del castillo, había una aldea, una manada. Bajamos de la colina hasta adentrarnos al bosque, los arboles aquí eran enormes, y sus ramas también, sus enormes copas tapaban la luna, aunque por notar el cielo ya estaba amaneciendo, pero apenas se podía ver algo, así que estábamos a oscuras, claro que Víctor podía ver perfectamente. Choque con su espalda se había detenido, empezó a oler y mirar a todos lados.

- Saben que estamos aquí -me susurro.

- ¿Lo saben? -pregunte preocupada.

- Bueno, saben que hay intrusos no quienes somos -trato de tranquilizarme.

- ¿Los escuchas?

- Si, son solo unos pocos, tal vez cinco.

- Creí que enviarían a más.

- Lo harán si no nos encuentran.

Víctor se arrodillo y se transformó, según Leslie los hombres lobos pasaban por un terrible dolor, el de sentir como todos sus huesos se rompen, pero para ellos no es nada. Me subí a su espalda y el empezó a correr, de pronto escuche aullidos, y a lado de nosotros, por los arboles pude ver a algunos hombres lobos siguiéndonos, Víctor se dio cuenta y subió a las ramas de los árboles, creo que los demás le siguieron, salto por las copas de los árboles, y pude ver que ya salió el sol, volvió a mezclarse en el bosque, creo que no lo planeamos bien, confié en que Víctor los perdería al correr, pero aún seguían detrás de nosotros, y de la nada un hombre lobo nos cayó encima separándome de mi hermano. Caí golpeándome con algunas ramas, pero pude detenerme con mi magia, y de pronto escuche un fuerte gruñido, y en una de las ramas de los árboles un hombre lobo me miraba con rabia, era grisáceo, quise usar mi capa pero se hizo unos rasguños en la caída y aun no sabía usarla bien, corrí rápidamente, me sentí estúpida al hacerlo, ya que ellos son más rápidos que yo, vi como salto hacia mí, e hice un escudo de cristal, “Cristal Protector” pero ese tipo lo golpeaba sin parar, y pude notar diminutos rasguños, tal vez tardaría, pero era un hecho que él lo romperá en cualquier momento. De pronto alguien lo empujo, pensé que era mi hermano, pero no era él, era otro hombre lobo también grisáceo solo que tenia distintos tonos de gris a blanco desde su espalda hasta su pecho, de pronto más hombres lobos aparecieron, y mi hermano apareció en su forma humana, tenía algunos rasguños, estaba sangrando, sobre todo en la cabeza, corrió hacia mí, rompí el cristal para acercarme a él, me abrazo, note miradas odiosas hacia mí, pero las ignore. Todos volvieron a su forma humana.

- ¿Qué significa esto Padre? -pregunto el que me ataco, tenía el cabello gris y corto, y ojos del mismo color, era joven como mi hermano.

- Ese hombre lobo -señalo a mi hermano -Es nuestro Sangreal, mira porta la Lanza de Noral

Él era más mayor, con el cabello gris pero largo hasta sus hombros y tenia ojos cafés, casi oscuros. Lo extraño fue que nadie estaba sorprendido, solo mi hermano y yo, se supone que nadie sabía de nosotros, y aun nos miran como si nos estuvieran esperando, o al menos a mi hermano, porque a mí me miraban con desprecio, no me esperaban a mí. Ese hombre mayor se arrodillo mirando al suelo y pasando su mano por su cabellera mientras dijo “Mi Rey Alpha” Todos repitieron esa misma acción, la misma que hizo ese joven en la mansión abandonada. Víctor se paró, estaba nervioso, era obvio, no esperábamos esto, nadie alzaba la mirada, era como si esperaban su permiso.



Rhaella 11

Editado: 01.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar