Aunque lo intente

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 2

Frank puntual se presentó en la oficina de la Madre Superiora en donde también se encontraba Sor Cecia, - ¿Quién te crees que eres para desafiar y cuestionar nuestro trabajo en el orfanato? Comportarte rebelde solo hará que te deje más castigos hasta que te disciplines, y ¡quiero que me expliques acerca de ese ojo morado!, Dijo exaltada la madre superiora, Frank sin responder nada la observaba ya sabía cual era su castigo hablara o no. Después de recibir los usuales treinta golpes con cinturón salió de la oficina y al salir por tener los ojos llenos de lágrimas más de coraje que de dolor, se estrelló con un señor elegante, alto de unos cuarenta años, ojos verdes cabello con pocas canas, con traje ejecutivo color gris. - Hey chico, que te pasa? - Pregunto el hombre - Eso no le incumbe- respondió Frank queriendo soltarse del agarre, el hombre un tanto sorprendido y molesto le dijo - ¿Sabías que a los adultos no les puedes responder así? ¿Que clase de educación estás recibiendo aquí? - -Eso tampoco le incumbe--volvió a decir. En ese instante Sor Cecia llegó y tomó del brazo a Frank con cariño - Discúlpelo por favor, señor McGregor, ha tenido un mala mañana defendiendo a una chica de otros chicos que la molestaban en el patio y como estamos en contra de cualquier acto de violencia, la Madre Superiora ha tenido de dejarle un castigo, y Frank al no querer dar los nombres de los otros chicos recibió sólo él el castigo y esa es su molestia-- dijo mostrando una dulzura en su rostro - Hiciste algo muy honorable al defender a una chica pero debes decir quienes son los que la molestaban para que les llamen la atención y así tu amiga no sea molestada por los mismos chicos ya que tendrán miedo a otro castigo--le dijo el hombre con tono severo. - Dame tu mano, mi nombre es Mark McGregor- extendió su mano esperando que Frank la tomara y cuando lo hizo sintió el calor en su mano y que ésta le temblaba, serían nervios, quizá.

Mark entró a la oficina de la Madre Superiora, saludando cordialmente, pero curioso por saber del chico que minutos antes había salido de esa misma oficina preguntó —El chico que recien salio de aquí...... ¿quién es?— la directora con su característico tono serio respondió — Es un chico bastante problemático— Mark con tono severo dijo — Con sus disculpas señora Directora pero mi pregunta fue ¿Quién es ese chico? y no fue ¿Cómo se comporta ese chico? — la directora secamente respondió — Su nombre es Frank Rosello está aquí en el centro de acogida desde los 8 meses, no tuvo la bendición de ser adoptado, por diversas causas siempre se detuvo el trámite de su adopción las veces que lo intentaron adoptar, Sor Cesia ha sido la encargada de su cuidado desde esa edad— el corazón de Mark se destrozó en mil partes al escuchar esas palabras, sin entender el por qué le había afectado tanto la historia de ese chico que apenas acababa de conocer y q no tenia ni la minima idea de quien era.

Mark era un multimillonario empresario que era un as en los negocios había heredado el negocio de su padre y había ayudado a que su negocio creciera y con los años se había convertido en una empresa multinacional. Tenía dos hijos un niño de 15 años y una niña 12 años que estudiaban en el colegio más prestigioso de toda la ciudad, pensó que el pequeño joven le recordaba a sus hijos y por tal razón se conmovió de escuchar la historia. — El siempre ha sido muy bueno en los estudios pero de igual manera ha sido muy rebelde y se comporta de una manera tan inadecuada conmigo, me ve como su enemiga y pareciera que tiene algun complejo de Robin Hood o algo por el estilo— dijo con el ceño fruncido, de manera bastante soberbia y hastiada la directora. — Quiero ver sus notas y su historial por favor— dijo un decidido Mark, la directora con cara de confusión buscó los documentos que tenian archivados en un mueble que ocupaba las paredes de un cuarto a lado de su oficina, donde tenían el registro de todos sus internos. Entregó los documentos a Mark con prontitud, con una cara dubitativa, preocupación y por supuesto muy molesta — Aquí están, ¿Para qué los necesita Sr. McGregor? Le diré que para serle sincera, ese chico no es de mis favoritos, me ve de mala manera como si me odiara, me trata como si fuera su enemiga si en algún momento lo ofendió le pido disculpas, es un chico mal portado y .....— La directora dejó de hablar ya que Mark levantó la mano en señal de alto de manera tajante para que se detuviera, ella estaba muy preocupada de que Frank lo hubiera ofendido, porque Mark era el mayor benefactor del Orfanato, temía que dejará de enviar los jugosos cheques. — Por favor Madre, entregueme esos documentos, para que sepa es penoso que usted me diga que no es de sus favoritos, usted no debería tener favoritismo en esta institución.— ojeó los documentos groso modo centrándose en lo que le precisaba saber, si era buen estudiante, y de hecho si lo era cosa que le dio mucha satisfacción a Mark — Justo lo que deseaba ver, sus calificaciones, si es un buen estudiante, veo que tiene beca en un buen colegio cerca de aquí, y es el primero en su clase, según estas notas añadidas en sus calificaciones.... veo que ha sido así desde hace unos años atrás, siempre buen estudiante, ujum!— hizo un gemido de aceptación— El sábado a las 9 de la mañana vendré a tener una reunión con él, con usted y si Sor Cesia quiere, pues que esté ella presente, porque como dice usted ella se ha hecho cargo de Frank desde que es un bebé, me imagino que ella va a querer estar en esa reunión— la directora con la cara de admiración y con la boca en O perdiendo por un segundo la compostura, solo pudo responder —Aquí lo esperamos con muchísimo gusto.... pero solo para saber qué esperar en ese día... ¿de qué se tratará la reunión?— Tomando el pomo de la puerta para retirarse con una expresión facial inentendible solo respondió —El viernes sabrá de que se trata, con permiso— La directora solo se le ocurrió que el señor McGregor no haría otra cosa más que anunciar ante ellos que por culpa de Frank, él les quitaría la ayuda al orfanato, algo que a la directora no le gustaba para nada cabreandola en el mismo instante con sólo suponer tal cosa.



Karbenky

Editado: 13.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar