Auriel

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 2

Pueden creer que la vida puede cambiar sin que uno se dé cuenta, en verdad yo pensé que todo en mi vida era normal, una simple chica de pueblo soñando con ser alguien en la vida. Sé que todos tenemos un propósito en nuestras vidas pero hoy es uno de esos días en donde me siento como un basura en donde no le veo el sentido a la vida.

Puedo parecer una chica feliz por fuera pero eso es de humanos ¿no? Ocultarnos detrás de una sonrisa la tristeza o soledad que sentimos por dentro o si no simplemente ignorar y hacer como si no nos importara nada.

Alguna vez también pensé lo mismo, ignorar la situación que pasa con mi tía, hasta el punto en que quise dar fin a mi vida pues si bien es cierto puede parecer se preocupa y que se porta sobre protectora conmigo, pero, no es eso, ella simplemente cuando estamos dentro de la casa me ignora o me mira mal y me grita sin motivo alguno como si yo le recordará algo malo que haya pasado y que simplemente no puede vivir conmigo y que lo hace por obligación. Hay veces en que me hace sentir lo peor del mundo y una de esas es cuando se mete con mi apariencia, nunca le gustaron mis ojos ya que ella dice que le recuerda a la traición, a la maldición o el desastre en esta vida y lo único bueno en que tal vez ella se porte bien es que hay un día en donde me cepilla el cabello y lo hace hasta llorar pero sin decir nada, cosa que ya no le pregunto nada porque no responde y ya no le encuentro motivo, pero cuando quise acabar aquella vez con mi vida simplemente no pude hacerlo era como si algo lo impidiera y no me dejara hacerlo. Como cuando hablas contigo mismo y hay una voz que responde, lo sentí así y no lo hice más que todo por la curiosidad, y claro que no era la primera vez que me “hablara” pero lo malo era que no ocurría siempre, solo ocurría cuando me sentía sola o extremadamente triste.

Como era costumbre estaba sumida en mis pensamientos mientras iba a ver en el pequeño jardín que encontré hace poco en una parte un tanto alejada del pueblo y que solo Zed y yo conocíamos. Ese lugar es tan reconfortante para mí y como dijo Zed para él también pero siempre y cuando yo estaba ahí, porque como él dice las plantas solo se sienten y huelen bien cuando estoy con ellas cosas que a veces me hace sonrojar no porque lo quisiera o algo parecido si no porque de todas las personas de este pueblo es el que me da mas cariño y me reconforta en estos días, cosa que no estoy tan acostumbrada a los elogios sobre mí, después de todo él sabe mas o menos de como es mi tía conmigo.

Cuando me acerque Zed ya se encontraba ahí con su armónica, seguramente estaba haciendo hora hasta que se vaya a la capital como dije a los jóvenes nos toca entregar el correo y en este grupo se encontraba Zed ya iba a ser la última vez para nosotros este año ya que el otro cumplíamos veinte y ahí dejábamos de entregar para en que trabajaríamos dentro del pueblo ya que no podíamos elegir simplemente nos designaban lo que haríamos, en parte lo agradecía ya que cuando llegue el momento no sabría que hacer con mi vida y por otra parte me daba pena aquellos que si quisieran elegir y podrían.

-Hola Dafne –me saludo apenas me sentaba a su lado –como estas hoy.

-Ya te dije que no me cambies el nombre aunque sea otro apodo no el nombre y hola Zed –respondí –bien supongo, ya sabes hoy es ese día donde mi tía me grita mas de lo normal.

-mmm ya como siempre, le podre tener respeto como médium pero cuando es así contigo simplemente no puedo.

-No te preocupes ya por eso Zed solo espero ya tener veinte y ganar mi propio dinero y así poder mudarme para que estemos tranquila las dos –dije cuando en verdad ni eso podría pasar ya que como sobrina de la médium mínimo tenía que seguir sus pasos o al menos ayudarla.

-Sabes que aunque te elijan un trabajo esperaran que lo rechaces para que ayudes a tu tía y además le pudiste preguntar si quiera algo sobre lo que estas sintiendo –me pregunto mientras se ponía de pie para poder alistarse e irse.

-No, no pude apenas le conté se puso histérica y empezó a decir que ya estaba comenzando y que poco ya sabría de todo y luego nada se quedó callada y me dijo que olvidara todo lo que me dijo y entro a su cuarto.

-Bueno al menos es algo no, tal vez si eran los “poderes” de médium después de todo. –me dijo emocionado.

-Tal vez –le dije –bueno mejor nos vamos solo quería ver como se encontraban estas bellezas y si están creciendo bien.

-De acuerdo, pero tendrás que ir sola por hora debo ir rápido a reunirme con los otros, solo quería contarte que esta raro ya que quieren que solo vallan los hombres y sobre todo nos dijeron que ya no era necesario la capa para nosotros, puedes creerlo –exclamó emocionado. –al fin verán este hermoso rostro que tanto envidian los de aquí.

-Si como no ojala encuentras a una ricachona de por allá y que se enamore perdidamente y te saque de aquí y de paso puedo servir de sirviente querido amigo –le dije siguiéndole la corriente aunque en verdad quería encontrase con alguien que lo saque de este pueblo.



JJ

#5589 en Fantasía
#1196 en Magia

En el texto hay: fantasia, romance, sobrenatural

Editado: 07.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar