Aurora

Tamaño de fuente: - +

V

Aurora permaneció consciente en la camilla sin poder hablar mientras su prometido mezclaba los líquidos de unos pequeños frascos.

- ¿Recuerdas como nos conocimos Aurora? Tu estabas sentada en el muelle viendo el atardecer sin saber que hacer con tu vida. Cuando me acerque, me contaste que tu novio acababa de terminar contigo, que hiban a casarse en un par de meses, no me quisiste decir el porque te término y nunca quise averiguarlo. Tu mirada tan penosa hizo que sintiera no se si amor o pena por ti, quizás fueron ambas cosas. Pero te ayude a salir de ese tormento, ¿recuerdas cuando salíamos a cenar, a bailar, a divertirnos? ¿Te acuerdas de las llamadas de seis horas cada noche? Fui tu amigo, tu novio, tu prometido. Tu familia estaba feliz y la mía de igual forma. ¿Recuerdas cuando nos mudamos? Creo que ese fue mi mayor error. Los días a tu lado eran de diversión, de amor y de sonrisas. Y las noches eran de pasión, gritos y gemidos. Juraste ser mía cada noche. Hasta que en una de ellas quedaste dormida y recibiste un mensaje a tu whatsapp de "tu papá" el mensaje decía "amor ¿a que hora nos vemos?" Desbloqueé tu celular para darme la sorpresa que tu "papá" era Adrián, tu ex, el que te dejó, por quien lloraste, por quien fuiste a aquel muelle esa tarde. Vi todos los mensajes que se habían enviado. La ira me consumió, no podía creer que la mujer que estaba durmiendo a mi lado estaba teniendo una aventura, ¡Tu! Mi futura esposa. ¿Cuando me ibas a contar sobre esto? ¿Cuando tuviéramos a nuestro hijo? O quien sabe incluso pude haber criado un hijo de él toda mi vida. Jugando, educándolo, dándole lo mejor. ¿Quien sabe? a lo mejor esa pudo haber sido tu vida perfecta. Pero no. Le respondí a Adrián, le dije q nos viéramos en dos días en el Golden Palace, habitación 1507. Borre el mensaje y bloquee su numero para que no le ocurra algún percanse en dos días. Cuando llegó el día, falté al trabajó fui al Golden Palace media hora antes de lo planeado, me escondí en el armario abrí la ducha y le dejé una nota sobre la cama "Estoy esperandote en la ducha". Cuando oí abrirse la puerta lo divise por un agujero del armario. Vio la nota y se dirigió al baño. Lo cogí por detrás con un pañuelo con cloroformo y cayó, lo coloque en la bañera y de un solo tajo le abrí el cuello. ¿Quieres verlo? Aquí esta.

Figueroa le movió un párpado a Aurora obligándole a ver la imagen de su amante desangrándose.

- Baje las escaleras hacia la calle - continuó - y camino a casa pensé en matarnos juntos. Mi vida ya no tiene sentido Aurora, soy un asesino. Tarde o temprano me atraparan, pero no me iré de este mundo sin llevarme a la mujer que destruyó mi vida. Llegué a casa y estuve dudoso si matarte con mis propias manos o darte un final como el de tu amante. Opte por lo segundo, quería darle un final poético a su amorío y matarlos a ambos de la misma forma. Heché un somnífero poderoso en las copas de champagne y espere a que llegases. Al entrar a la habitación dejaste las copas sobre la mesa de noche e hicimos el amor como cada noche por los últimos dos años. Cuando acabamos no se que me hiciste, te vi a los ojos y te perdone por todo lo que me hablas hecho. Pero cuando te diste vuelta y tomaste la copa de chmpagne regresaron todos mis recuerdos. Te golpeé, peleamos, me atacaste con un cuchillo y yo hize lo mismo. Saliste con mas cortes que yo, cuando salí a buscarte a la calle no estabas y la oscuridad no me ayudaba, cogí el auto y salí a buscarte sin suerte. Allí supe que ya era tarde, en la radio anunciaban que se encontró un cadáver en la habitación 1507 del Golden Palace. Supe que ya había perdido, mi única esperanza era que murieses desangrada en la calle. Me dirigí hacia aquí, quería morir en mi consultorio, inyectandome algo. Cuando estuve preparando el suero entro una Carla a avisarme de la llegada de una mujer herida. Solo podía ser una coincidencia o quizás no. Quizás Dios no te ayudo, quizás el es solo un lector en la novela que escribimos y por ello solo se limita a observar. O quizás fue el destino que me dio la oportunidad se hacer lo correcto, porque sabe que es justo. - Luis hizo una pausa para colocar una inyección con el suero a Aurora - De una u otra forma, tu te iras esta noche y yo me iré contigo. Aunque ahora que lo pienso, al verte a los ojos me doy cuenta que no es justo. Que yo soy el bueno de la historia y merece vivir, solo hice justicia. Antes de partir solo quería que supieras porque te ataqué esta noche. Es una lástima que nuestros caminos no vuelvan a cruzarse. Adiós amada mía, siempre te amaré.

Aurora oyó cerrarse la puerta tras de si, con lo ultimo de sus fuerzas intento quitarse la sonda, pero fue inútil. En ese momento ella perdió el conocimiento.



Steven R. Kendwing

#1062 en Detective
#567 en Novela negra
#3705 en Thriller

En el texto hay: crimen, misterio, amor prohibido

Editado: 02.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar