Aurora milagrosa

Tamaño de fuente: - +

capítulo 2

A la mañana siguiente la nieve comenzó a caer en abundancia y el frío que hacía se incrustaba en los huesos de los chicos que no se daban por vencidos a la hora de remover las montañas de hielo de la entrada para así poder organizar sus juguetes y que al encenderlos en la noche las personas no pudieran apreciar.
--- por fin!  --- gritó el pelirrojo desvaneciéndose sobre la montaña arrumada de hielo.
--- vamos Lukas, la vas a regar!  --- se quejó Cristo al ver a su amigo removiéndose como una lombriz para crear un ángel enorme con su cuerpo y mientras ellos conversaban amenamente la atención del Pequeño Dante se mantenía en la mansión de la esquina. A pesar de que desde la entrada de su casa no pudiera observar bien los alrededores.
Al igual que antes le pareció ver una sombra en la ventana y lo más extraño era que el niño sentía que por alguna razón sólo lo vigilaba a él.
Dejó caer la pala al suelo y comenzó a andar por voluntad propia, muy lentamente que sus amigos lo notaron.
--- Dante A dónde vas?  --- gritó Cristo dejando lo que se encontraba haciendo Y ante no recibir respuesta de su parte decidió seguirlo Al igual qué
lukas quien sentía inquietud del por que su amigo se veía como si estuviese  imnotizo.
Dante se detuvo frente al lugar que Lucía espantoso cubierto por hierba y la mayoría de vidrios permanecían rotos menos la ventana de esa habitación.
Bajo la cabeza Y caminó con seguridad a la entrada e inmediatamente se propuso a tocar la puerta pero  se dio cuenta que se encontraba abierta.

--- Dante!  --- volteó la cabeza ante el llamado del pelirrojo --- no entres ahí!
--- pero es que parece haber alguien!  --- pozo la vista al frente y con ligereza abrió la puerta e ingreso desobedeciendo a sus amigos que para cuando se arrepintió y quiso salir la puerta se cerró a su espalda.
--- Dante!  ---  gritaron al unísono los chicos e inmediatamente comenzaron a golpear la puerta tratando de sacar a su compañero, aunque no les fue posible.
Encerrado en esa oscura Sala el rubio se mostró calmado y sacó valor de donde no tenía para llamar en voz alta.
--- hay alguien aquí?  --- preguntó logrando expandir el sonido de su voz dentro del sitio. Pero nadie contestó.
--- No te preocupes, Vamos por ayuda!  --- le informaron sus amigos desde afuera. sin embargo Dante los detuvo.

--- No, yo estoy bien!  --- vociferó con la mirada perdida en la figura encapuchada que se presentó frente a él. la extraña aparición no le causaba temor  pero si lo intrigaba. Dante pensó que tal vez si hubiese sido un fantasma o algo peor estuviese tratando de huir como loco. ahora sí no estaba mal lo que posiblemente se encontraba bajo esa capucha podía ser una persona real Así que se inmutó esperar el primer paso del sujeto.
Pasaron minutos antes de que aquella figura pudiera hacer movimiento alguno y si! lo que hizo fue dirigirse hacia su dirección. Entonces Dante dio un paso por precaución cuando sin esperarlo el encapuchado ya estaba cerca y ágilmente presionó sus manos. éste comenzó a forcejear para que lo soltara logrando dejar al descubierto su identidad.

--- una niña!  --- susurro sorprendido dejando de pelear, bajo la vista y vio que la pequeña de cabello salmón, ojos cristalinos y cuerpo Delgado. Había arrancado las vendas de sus manos.

--- quién eres tú?  --- preguntó perturbado al no ver ningún rasguño en sus Palmas.
 
Ella no quitaba los ojos de Dante, al contrario lo escudriñaba con la vista a cada Rincón suyo hasta que se detuvo en su rostro.
--- Aurora!  --- dijo con dificultad para hablar.
Dante suavizó su expresión al saber que no era un peligro y se le acercó.
--- Hola, Mi nombre es Dante Griffin!  --- tomó su mano amigablemente  --- Qué hace una niña sola en este sitio?  --- se
tomo el atrevimiento de preguntar.
--- casa!  --- contesto la pequeña dándole a comprender al Rubio que tenía problemas para hablar.
--- esta es tu casa?  --- le hizo señas de forma divertida.
Ella Asintió sin ninguna impresión definida en su rostro.
--- donde están tus padres?
Negó con la cabeza y sacó un papel del bolsillo.
--- para mí?
--- sí!  --- susurro.
Dante lo agarró y comenzó a leer en voz alta.

Mi nombre es Amelia Carrington y junto con mi esposo Bernardo hemos hallado esta hermosa pequeña en el bosque el día 24 de diciembre y ahora la consideramos  como nuestra hija, su nombre es Aurora así dice el collar que prendía de su cuello aquella vez. que nos dimos cuenta que era especial, como un milagro navideño y creo que hizo nuestras vidas más duraderas y felices. Ahora sólo deseo que la persona que la encuentre o ella escoja, la cuide, la enseñé y la haga feliz.

 

Al terminar de leer enrollo el papel con cuidado y guardó silencio para mirarla.
--- te gustaría pasar la Navidad conmigo?
La pequeña le saltó encima. Entonces Dante la agarró de la mano para salir Juntos por la puerta encontrándose con Lukas y Cristo que quedaron sorprendidos.
--- Aurora Te presento a mis mejores amigos!
Ambos sonrieron espontáneamente recibiéndola como una nueva integrante del grupo.
 



Luz

#3374 en Thriller
#1865 en Misterio
#1518 en Suspenso

En el texto hay: navidad, amor, amistad

Editado: 14.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar