Autores del terror

Tamaño de fuente: - +

El viejo granjero

Manuel era un viejo granjero que poseía la mejor granja de la zona. Todos estuvieron de acuerdo en que el fruto de sus cosechas era sabroso e inigualable, y vinieron personas de todo el país para comprarle los mejores productos del mercado. Cuando se le pidió al campesino que conociera el secreto de tal cualidad, el hombre simplemente respondió que todo el crédito se debía a su espantapájaros:

"¡Se lo debo todo a él! Garantizo que ningún cuervo, ni ninguna otra plaga de cultivos se acercará a mis campos".

El anciano lo había hecho con gran cuidado con sus propias manos y el resultado era asombroso; el espantapájaros ofrecía una visión espantosa que asustaba incluso a los humanos.  Así, pues, con sus brazos de paja excesiva, de casi dos metros de largo cada uno, y sus piernas largas e interminables, aferraba el maniquí. Una vez ensamblado, el cuerpo del espantapájaros rivalizaba con el tamaño de un árbol. Lo más aterrador era su cabeza. El granjero había seleccionado la más grande y hermosa de sus calabazas, que él mismo cavó y talló. El resultado final fue tan espantoso y repulsivo que el campesino mismo se asustó al mirar a la cabeza del espantapájaros. 

La granja vecina del viejo granjero estaba dirigida por dos hermanos, Daniel y Mario, dos muchachos perezosos que no levantaron un dedo en todo el día. Daniel y Mario estaban celosos del viejo granjero y lo envidiaban por su éxito. Empezaron a conspirar contra él. Pasaron unos días antes de que los dos hermanos empezaran a colarse en la tierra de su vecino. Le robaron su preciado espantapájaros y se lo llevaron a su casa, cuidando de esconderlo en un lugar pequeño y viejo donde nadie podía verlo ni pensar en venir a recogerlo.

Al día siguiente, mientras el viejo granjero se preparaba para un duro día de trabajo, se asustó al ver que su espantapájaros faltaba y que sus campos, todavía tan prolíficos el día anterior, habían sido saqueados por roedores y pájaros. El anciano cayó de rodillas llorando, sabiendo que su cosecha estaba arruinada y que su granja inevitablemente iba a caer en bancarrota. Oyéndolos cacareando a lo lejos, el viejo granjero vino a su encuentro y les preguntó si sabían lo que le había pasado a su espantapájaros. Los dos hermanos miraron directamente a los ojos del anciano, diciéndole que no tenían ni idea. 

-Parece que la rueda acaba de girar, ¿eh, viejo?

-¡Apesta para ti!, agrega Mario 

El viejo granjero volvió a casa sin decir una palabra, cabeza agachada y con la espalda inclinada por el peso de la derrota y la resignación.

Esa misma noche, Daniel y Mario lucharon por dormir. No era el remordimiento lo que les impedía cerrar los ojos, era la imagen de la horrible cabeza del espantapájaros. Después de la discusión, concluyeron que no podrían quedarse dormidos mientras la cabeza tallada en la calabaza estaba en su casa. Así que los dos hermanos se levantaron y se dirigieron hacia el viejo encogido. Mario tomó el bate de béisbol y, con un golpe fuerte, redujo la calabaza a mil pedazos. Los dos hermanos se llevaron los restos de la verdura que cubría el suelo y los arrojaron a la basura. Luego volvieron a la cama. La medianoche acababa de sonar cuando los hermanos fueron despertados por un ruido perturbador. Era como si algo se rascara detrás de la puerta de su sala común:

-¿Olvidaste sacar al perro? exclamó Daniel con voz dormida.

-¡No tenemos un perro! dijo Mario como respuesta.

De repente, la puerta se abrió en un siniestro chirrido. Una silueta estaba a la entrada de la habitación. Los dos hermanos estaban petrificados de terror, sólo podían mirar el cuerpo sin cabeza del espantapájaros caminando vacilante, en busca de ellos. Mario sintió uno de los brazos de  paja, congelado como la muerte, agarrando su tobillo. Gritó, rogando a su hermano que le ayudara. Pero él ya había saltado de la cama, bajando por las escaleras de cuatro a cuatro escalones, golpeando la puerta de entrada y huyendo por el camino iluminado por el resplandor de la luna llena. Daniel corrió tan rápido como le permitían sus piernas, jadeando como un perro rabioso entre dos gritos de terror. Mientras pasaba por delante de su granja, vio al viejo granjero parado en las escaleras. A la luz de la luna, Daniel podía ver al viejo verlo correr, con una extraña sonrisa en su cara. Continuó corriendo, sus pies descalzos estaban ensangrentados. Miró furtivamente por encima de su hombro y casi se ahogó ante lo que acababa de ver. El espantapájaros estaba sobre sus talones y se acercaba a él a cada paso del camino. Tarde o temprano lo habría alcanzado y estaría a la altura. Daniel tuvo tiempo de notar un detalle siniestro: 

..."el espantapájaros había recuperado una nueva cabeza. Una cabeza nueva que se parecía a la de Mario"...

 



LaCondesa08

#52 en Terror
#108 en Paranormal

En el texto hay: terror, suspenso, paranormal

Editado: 23.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar