Aventura De Una Chica Obstinada #1

Tamaño de fuente: - +

Epílogo

Lucy

—¿Por qué nunca limpias el baño?

Me quejo mientras bajo las escaleras, pero solo escucho su risa desde la cocina. Sarah dice que, con este tipo de cosas, es mejor respirar y dejarlas ir, que son discusiones vacías porque los hombres no cambian. Son lo que son y eso es todo.

Le he preguntado a mi tonto novio, cómo es que antes si podía tener su casa limpia y él solo ríe.

—¿Te llevo a tu trabajo? —pregunta, sale de la cocina e ignora mi pregunta.

Sabe que hoy no trabajo y Sarah pasará por mí más tarde.

—Mark, por favor —me quejo y me abraza sin borrar esa sonrisa confiada que tanto me encanta.

—Lo siento. No lo olvidaré la próxima vez. —Besa mis labios invadiendo mi boca y mi única reacción, es abrazarme a él para disfrutarlo mejor, y así olvido lo que le iba a decir—. Te amo, linda —dice dándome un último beso y se va dejándome sola. 

Suspiro y le doy la razón a Sarah.

Es una diaria discusión vacía y sin final.

Sonrío cuando entro a la cocina y la encuentro limpia. No todo es malo. Me siento en la cocina con una taza de café para esperar a Sarah e irnos a una nueva cafetería, aprovechando para probar cosas nuevas ahora que los señores Clark están remodelando y por esta semana no he trabajado. Ya me hace falta ver a los adonis, realmente les he tomado cariño. Son muy abiertos conmigo, a pesar de todo el dinero que tienen.

Alexander envió a su abogado para que se encargara de llevar mi caso y asegurarse de que Chase no vuelva a salir de la cárcel en una buena temporada. Y vaya que es bueno. Hace dos días fue la audiencia de sentencia y todos estuvimos satisfechos con los treinta años que le dieron y la fianza es impagable. El abogado de Chase intentó utilizar todas las artimañas que pudo para liberarlo, pero mi aborto fue lo que sensibilizó al jurado para que no tuvieran piedad de él ni de su supuesto estado psicológico.

Ahora, finalmente puedo decir que me siento libre y tranquila...

...y feliz.

Ya han pasado tres meses desde ese último incidente y todo ha sido genial, a excepción de las tontas peleas con Mark, quien con tan solo un beso y un te amo, hace que olvide todo. Es un manipulador que sabe cómo controlarme.

Los dos buscamos ayuda para hablar de todo lo acontecido; de Chase y de nuestro hijo no nacido. Esa fue la parte más dolorosa para ambos, pero hemos avanzado y creo que ya podemos pensar en eso, sin llorar, y verlo como un aliento más para nuestro futuro.

 

Escucho la bocina del auto de la rubia y salgo casi corriendo, emocionada. Hoy haremos algo diferente a todos los días. Todo un día juntas y sin interrupciones.

—Que feliz estás —se burla de mí y sonrío.

—Tú igual. —Sonríe, pero no es algo pleno—. ¿Sucede algo?

—Claro que no —contesta, y arranca el auto, ignorándome. 

Si no quiere hablar, no lo haremos. Espero que lo que sea que pase en su vida, mejore pronto.

Llegamos a un centro comercial y caminamos hacia la fuente donde ya nos espera Georgi. Los besos y abrazos no faltan y nos sentamos a esperar a la pelirroja, quien nunca llega temprano.

—He llegado —dice, agitada, y se sienta con una deslumbrante sonrisa—. ¿Qué? —pregunta con inocencia.

—¿Novio nuevo? —le pregunto burlona y me saca la lengua.

—He conocido a alguien y nos hemos visto tres veces en esta semana. Eso es todo. Nada importante.

Y con eso, ya entendemos que es alguien que ha entrado a su vida y cuando se canse, lo mandará a volar. Ella dice que ellos saben lo que ella quiere y así la aceptan.

Si a ella le funciona, ¿quiénes somos nosotras para opinar?

Hablamos mientras caminamos a la cafetería de hoy. Pedimos nuestros desayunos y todas estamos de acuerdo en que preferimos a los Clark. Pasamos un agradable rato caminando, de compras y almuerzo.

Muchas veces, las personas que suelen ser solitarias, como yo, creemos que no necesitamos a nadie para estar bien, pero olvidamos que somos seres sociales y necesitamos de otras personas para complementarnos. Ahora no lo veo como un hecho obligatorio donde debo estar con cualquiera, sino, con las personas correctas para mí. Personas que me llenan y son capaces de sacarme una sonrisa con su sola presencia.

Solía estar con hombres que me consumían y luego los desechaba por mi falta de apego. Pero estas tres mujeres y mi novio, son personas que no deseo sacar de mi vida, jamás.



Marcia Cabrero (Skinny Heart)

Editado: 08.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar