Bailando con el diablo

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 5

El timbre de la casa sonó insistentemente, Zaya y Caín estaban sobre el sofá, hacía ya unos minutos que los besos eran de todo menos inocentes.

- No abras – dijo el chico, mientras le besaba el cuello.

´Tengo que hacerlo – le contestó, separándose de él - ¿y mi...?

- Allí – Caín señaló la camisa de la chica, que estaba en el suelo a cierta distancia de ellos y luego recogió la suya. Zaya se abotonó la camisa y abrió la puerta, sin mirar quién era, pues tenía una idea.

- Espero no interrumpir – dijo Luka. Al notar la presencia del chico, Caín se acercó a Zaya.

- ¿Quién eres? - le preguntó al que pensaba que era un ángel.

- No interrumpes, tranquilo – Zaya lo dejó entrar ante la mirada del demonio – es Luka, un... - buscó la palabra de que lo definía, pero no le vino a la mente.

- Un híbrido, mitad ángel mitad demonio – explicó Luka.

- Caín – se presentó a si mismo.

- Me alegra de que encontraros a los dos juntos, aunque haya interrumpido lo que sea que estuvierais haciendo – Zaya se sonrojó ligeramente.

- No estábamos haciendo nada – se defendió la chica.

- A ver, estáis solos en casa, se supone que os queréis, además llevas la camisa mal abotonada – el sonrojo de la chica aumentó y Caín se rió negando con la cabeza, ante la torpeza de Zaya. La chica se giró, dándoles la espalda a ambos, y se volvió a abotonar la camisa, esta vez, correctamente – muy bien, ahora que estamos todos bien vestidos – dijo mientras se sentaba en un sillón individual, Zaya y Caín hicieron lo mismo, pero en el sillón donde estaban antes – supongo que no le has contado nada – le preguntó a Zaya, ella negó con la cabeza – vale. Mi hermana y yo necesitamos vuestra ayuda – Caín cayó en una cosa.

- Hace nada has dicho que se supone que nos queremos, ¿cómo lo sabes? - preguntó a la defensiva.

- Oléis ligeramente distinto a los de vuestra especie, a demás de la sensación que nos trasmitís.

- ¿A tu y a quién? - volvió a preguntar, del mismo modo.

- A su hermana – le contestó Zaya, Luka asintió ante la respuesta de la chica – que aún no conozco.

- Si, bueno, es todo más difícil de lo que pensáis, por eso necesitamos vuestra ayuda, y eso también os ayudará a vosotros...

- ¿Por qué? - volvió a preguntar Caín.

- Y yo que pensaba que era la de las preguntas – susurró Zaya, negando ligeramente con la cabeza con una sonrisa.

- Llevamos casi toda la vida huyendo, como sabréis, vuestra relación no está permitida – ambos asintieron con la cabeza – tampoco lo están los frutos de esta.

- Tu hermana y tu – afirmó el pelinegro. Luka asintió con la cabeza.

- Nuestros padres eran como vosotros... - suspiró, era más duro de lo que pensaba – cuando eramos pequeños los mataron, a sangre fría... nos separaron a mi hermana y a mi, uno en cada lado de la batalla... - contó – no se que le hicieron a ella, pero si lo que me hicieron a mi... no se que podría pasar si nos vuelven a coger, pero ninguno de los dos sobreviviría.

Zaya miró a Caín. No sabía que hacer en ese momento. Sentía que las cosas no hacían más que complicarse y que cada vez sería peor.

- Esa es la razón, la verdadera razón por la que necesitamos vuestra ayuda, mi hermana... Nydia no puede salir de casa... - suspiró

- Entonces la cogerían – Caín asintió, comprendiendo la situación-

- ¿Por qué tu si? - preguntó intrigada.

- La pulsera que llevas es para que no te encuentren, solo alguien que tenga la misma marca que tu y también los híbridos, pero eso nadie lo sabe.

- Entonces tu puedes sentir lo que es cada ser vivo en este mundo – afirmó Caín.

- Así es, y nadie puede sentir lo que soy yo, solo vosotros... de una forma u otra estamos ligados, es la única razón que le hemos encontrado – Caín y Zaya compartieron una mirada.

- No puedo con esto – Zaya volvió a apoyar los codos sobre sus rodillas, sujetándose la cabeza con ambas manos – esto no puede ser verdad – susurró. Caín le puso una mano sobre el hombro.



Dafne De La Vega

#6590 en Fantasía
#2828 en Personajes sobrenaturales
#1211 en Paranormal

En el texto hay: hibridos, demonios y angeles, amor

Editado: 15.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar