Bajo la cama

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 25

Mientras caminamos los ojos de Adrik observan cada detalle que hay a nuestro alrededor.

—Tú no me hablaste de todo esto— dijo

—No, ya te explicare más después, por ahora quiero saber ¿por qué te pusiste a aparecer flores arriba de la mesa?— le pregunte

—Cuando te fuiste tu madre dijo: "Hace mucho que no compro flores para ponerlas en la mesa, a mí me gustan mucho" y entonces yo le dije que podía darle una, y lo hice, tu madre se sorprendió tanto que me dijo que me subiera a la mesa para que fuera como un espectáculo de magia, yo no sé lo que es eso así que solo hice lo que ella me dijo, y después llegaste tú— respondió, al parecer no sabe lo que hizo.

—Es gracioso, tú me pides que no le diga a nadie lo que eres y lo que haces, pero tú mismo te expones, no te entiendo— lo confronte.

—Es solo que, tu madre no me pareció mala persona, por eso le mostré una parte de mí— respondió

Se nota que aún le falta mucho por aprender, no porque una persona le sonría significa que puede con fiar en ella, no digo que mi madre sea mala persona, me refiero a si cree que puede confiar en los demás solo por portarse un poco amables con él está muy equivocado.

Ya no le dije nada más, solo espero que no tenga que aprender eso a la mala, y encuentre una manera de hacer que lo entienda.

Después de unos minutos de caminar, llegamos a la universidad.

Una gran entrada con el nombre de la universidad que te da la bienvenida, el azul marino domina como color oficial, hay autos entrando y saliendo, un autobús que acaba de llegar y dejar a varios alumnos, y algunos más, que como yo, llegamos caminando.

—Vaya, es muy diferente a como lo imaginaba, ¡vamos a entrar de una vez!—Casi salió corriendo, pero lo detuve del brazo.

—Espera, no puedes entrar así nada más, hay un guardia en la entrada, si te pregunta algo no digas nada, yo responderé en tu lugar—le advertí

—Está bien—respondió                                                   

Camine tranquilamente hasta la entrada junto a Adrik, por suerte él guardia solo nos miró algo raro, pero no dijo nada, logramos pasar. Así que ambos empezamos a caminar hasta él edificio donde está mi aula, trato de no llamar mucho la atención.

Sin embargo todos voltean a ver a Adrik, en especial las chicas, yo no las culpo, si no a él, que parece un turista. Bueno lo entiendo de cierto modo, él nunca había visto algo así, pero vive en un mundo mejor que este, él puede hacer lo que quiera, ¡literalmente! ¿Por qué quererse ir de un lugar así?

—Oye Adrik ¿Por qué...—Mire a mi alrededor— ¿Adrik?

De inmediato sentí que mi corazón y respiración se aceleraron, un escalofrío recorrió mi cuerpo, ¡¿Dónde está?!



Cynthicena

Editado: 28.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar