Beating You

Tamaño de fuente: - +

TRES

Me estoy muriendo. Literalmente.

Cuando Emma aceptó la invitación de Lucas para tomar un helado juntos, juro que sentí un pinchazo en mi pecho. Pero ahora, siento a mil de ellos aguijonándome el corazón.

¿Cómo puede pedirme que sea yo quien la acompañe a verlo? Me niego. No. No quiero.

—Te necesito ahí conmigo, Julián —ruega ella—. Sabes que no me animo a ir yo sola y contigo las cosas se hacen más fáciles.

Es un truco muy sucio. No me convencerá.

—Emma, ¿qué podría hacer yo ahí?

—Acompañarme, asegurarte que nada malo me pase, comportarte como mi mejor amigo apoyándome en todo.

Ay, mi corazón.

—Plufito…

—No.

—Por favor…

—No.

— ¿Y si te doy algo a cambio?

Repentinamente llama mi atención.

— ¿Algo como qué? —Le pregunto. Ella sonríe. Amo su sonrisa.

—No sé, lo que quieras.

—Una noche de películas románticas.

Realmente no me gustan, y las que elije Emma son un desastre de argumentos y diálogos sin sentido. Pero me gusta verla lloriquear por el protagonista narcisista y desinteresado. Me abraza en las escenas románticas y tomarla de la mano no parece importarle en lo absoluto mientras las mira.

—Hecho.



Miss Wonderland

Editado: 17.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar