Beauty Line

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 10

"Lo importante no es si la vida te da otra oportunidad. Lo importante es si la quieres aprovechar"

🍓🍓🍓

Ada.

Observo a Darren quien se rasca su cuello algo nervioso, admito que verlo a mi lado y sacándome del lugar como si nada me sorprendió y molesto, además de tratar de la manera en que lo hizo a Sam.

Espera por mi respuesta con la esperanza que esta sea positiva, lo puedo ver en sus ojos, sin embargo, será lo contrario.

— Lo siento, pero no creo que pueda ayudarte.

Cuando dichas palabras salen de mi boca Darren abre sus ojos en grandes y muy desconcertado por mi decisión.

Las personas pasan a nuestro lado incluyendo a unas chicas quienes lo reconocen y no dudan en sacar fotos de nosotros. Me cubro con mis manos ante los molestos flash de las cámaras.

— ¿Es una broma? — articula luego de varios minutos sin importarle que le estén sacando fotos.

— Lo lamento — volteo en dirección a la entrada del lugar cuando este me toma de la mano.

— Ada escúchame.

— Darren no hagas esto — musito entre dientes —. ¿Acaso no ves a tu alrededor?

Entonces el inspecciona el ambiente a lo suelta mi mano de inmediato, toma una larga respiración cuando más gente comienzan a aglomerarse, yo solo escapar de esto y quitar el mal entendido cuando varios comentarios surgen << Mira es Darren Davis>> << Es ella su novia>> << Es muy linda>> << Estoy celosa>>

— Ada solo dame un minuto — señala su auto. En donde un chofer lo espera y le indica que suba.

Sam y Karol aparecen en la entrada extrañados por el repentino gentío y las cámaras, me acerco a ellos y les pido que me disculpes a lo que acceden sin problema a contarle a Linda.

Me subo al auto junto a Darren mientras este se despide antes de cerrar la puerta del vehículo.

Cuando el auto se pone en marcha alejándonos del caos, solo me limito a observar las calles y edificios en completo silencio.

— Esta noche tengo una velada y quiero que me acompañes — dice en medio del incomodo silencio.

— ¿Yo? No me gusta ese tipo de cosas.

— Prometo que te recompensare, solo ayúdame esta vez.

Me cuesta aceptar su petición por los siguientes motivos: no me gusta el ambiente de dichas festividades en donde debes cuidar tu mínima postura para no estar en la lengua de toda gente, por otro lado, salir con Darren es sentenciarme a mí misma.

— Darren — murmuro indecisa.

Observo mis manos entrelazadas mientras debato en aceptar su petición o no, no sé cuánto tiempo a transcurrido desde que estamos en silencio que al final opto por decir.

— Acepto — sonríe satisfecho.

— Entonces, Francisco llévanos al centro comercial — ordena.

— ¿Al centro comercial? ¿Por qué?

— Necesitas ropa adecuada para esta noche.

🍁🍁🍁

Darren.

Ayudo a bajar del auto a Ada cuando llegamos al centro comercial, Francisco me avisa que nos esperara en el estacionamiento. La tomo de la mano ingresando hasta el lugar donde suelo comprar mi vestimenta, es decir, el puesto de mi madre.

Cuando la campana del lugar avisa nuestra llegada automáticamente Mika nos da la bienvenida con una gran sonrisa gesto que le devuelvo gustoso.

— Joven Davis ¿Puedo ayudarlo con algo?

— Si, necesito que encuentres la mejor vestimenta de gala para ella — señalo a una admirada Ada que no deja de ver toda la ropa que se haya en el sitio.

— Como guste — la toma del brazo gentilmente acercándola hasta los vestidores.

Me siento en el pequeño sofá a esperar, tomo la revista en donde salgo de portada, sonrío de lado recordando lo cansado que estaba en esa sesión de foto en donde a mi madre le importo poco mi estado.

Los minutos pasan y visualizo como le entregan a Ada varias vestimentas sin decidir por alguna en especial, así que cierro mis ojos intentando descansar un poco.

Unos pequeños golpes en mi hombro hacen que abra mis ojos, Mika quien me dedica una sonrisa de disculpa me señala hasta el vestidor en donde una Ada con un largo vestido azul sale, su esbelta figura se marca en el vestido haciéndola lucir muy hermosa.

— ¿Qué tal? — cuestiona con sus mejillas rojas.

— Te queda bien — sonrío.

Puedo ver con claridad como una sonrisa de alivio adorna en su particular rostro, después de todo estuve equivocado con ella.

Con la bolsa en sus mis manos nos dirigimos en busca de unos zapatos, antes que nada le pedí a Mika que la cuenta del vestido la ponga en mi cuenta personal no quiero que mi madre haga una escena por comprar aquella vestimenta.

El sol se esta poniendo cuando ya vamos de regreso, Ada no ha hecho otra cosa que observar el camino por la ventana en todo el trayecto. Francisco aparca el auto frente a su casa a lo que ella se despide asegurándome que estará lista a las 8:00 pm.

Cuando el auto pone en marcha contemplo como ingresa a su casa con las bolsas en las manos, por mas extraño e inusual que sea me siento muy cómodo con ella.



Genesis Mera

#1182 en Novela romántica
#359 en Joven Adulto

En el texto hay: juvenil, romance, estatus de belleza

Editado: 31.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar