Beauty Line

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 14

"Existen tres reacciones ante una pieza de diseño: sí, no y ¡wow! ¡wow! es a que debemos aspirar" - Milton Glaser.

🌺🌺🌺       

Ada.

Miro su rostro cabizbajo contemplando en el a un niño que acaba de ser regañado, él sonríe observando el cielo evitando así hacer contacto visual luego de su confesión. Se como se siente el haber discutido con un miembro de tu familia, y más si es uno de tus padres.

— Te entiendo, me pasa lo mismo — murmuro.

— ¿Qué quieres decir?

— Tú sabes cómo era antes, fea. Entonces desde que aplique cirugía en mi rostro, mi padre me desprecia.

— Eras hermosa — dice —. Siempre lo fuiste Ada.

Admito que sus palabras me sorprendieron y más su mirada en mí, aunque nunca hablábamos  algunas veces lo observaba, muchas chicas se le acercaban y chicos lo invitaban a unirse en equipos de fútbol, pero de todo nunca imagine que terminaríamos aquí en mi balcón platicando como si fuésemos mejores amigos.

El parece notar mi incomodidad y se disculpa poniéndose de pie.

— Creo que ya es demasiado tarde, nos vemos en clases.

— Darren, todo se arreglará.

— Lo dudo, mi madre no cambiara — suspira comenzando a bajar por la escalera.

Eso mismo pienso de mi padre, él nunca cambiara su opinión de mi a menos que regrese a como era antes, pero eso es algo imposible y absurdo.

— Tienes razón — murmuro —. Sin embargo, debes tener a alguien que se preocupe por ti, como yo, que a pesar de todo tengo a mi madre y hermana.

— Es verdad, yo tengo a nana y a mi mejor amigo — sonríe.

Nos despedimos de una vez y observo como toma un taxi alejándose, cierro la puerta corrediza y coloco las cortinas. Quien diría que Darren pasaría lo mismo que yo, es algo difícil de creer, él lo tiene todo, padres millonarios, enorme casa y sobre todo buen aspecto. Sin embargo, me he dado cuenta de que mientras una persona posea tanto lo que otra desearía, no es feliz.

Tomo mi diaria y empiezo a escribir en el, lo he estado haciendo desde hace mucho tiempo, este pequeño cuaderno es mi confidente, el cual oculta muchos secretos que no he querido revelar, ni siquiera a Linda. Apago las luces cuando termino y me acuesto en la cerrando mis ojos, sin dejar de pensar en su rostro.

🌸🌸🌸

Una nueva mañana inicia cuando el despertador suena indicando que es hora de ir al colegio, hoy me toca trabajo, estiro un poco mi cuerpo antes de levantarme y dirigirme al baño.

Una vez lista con mi uniforme puesto, me encuentro con Linda quien junta pan con Nutella, ella me sonríe ofreciéndome uno el cual rechazo ya que no me gusta comer dulce en la mañana.

Mi madre la reprende por dejar a un lado la mermelada, tal parece que mi padre ya fue porque no aparece, y eso mi madre me lo confirma cuando se sienta a desayunar junto a nosotras.

— Mamá ¿Cuándo mi papá dejara de tenerme rencor?

— Muy pronto Ada, solo dale tiempo.

— Cada vez que me ve, en su mirada se refleja repulsión ante mí.

Linda acaricia mi brazo indicando que termine de desayunar mientras que mi madre solo se queda en silencio observando su taza de café, cuando ya es hora de irnos, tomamos nuestros bolsos y caminamos hasta la parada de autobús.

En el camino mi hermana me comenta que no podrá acompañarme hasta el trabajo porque tiene que realizar un proyecto, a lo que estoy de acuerdo.

En el pasillo nos encontramos con Sam quien carga unos libros a lo que nosotras lo ayudamos cuando unos bravucones le ponen el pie y lo hacen caer.

— Son unos idiotas — manifiesta Linda.

— Déjalos Linda — la detengo antes de que intente acercarse a ellos.

Recogemos todas las hojas del suelo, antes de que el grupito de amigas de Melany camine por encima de ellos.

— A ellas también las detesto — murmura linda nuevamente.

— Igual yo — comenta Sam totalmente de acuerdo.

Al final del pasillo a unos cuantos pasos de nosotros observo a Darren quien se acerca con su típico caminar haciendo caso omiso a las miradas femeninas en especial a la de Melany, cuando pasa por mi lado sonríe de lado continuando con su camino.

De inmediato me sonrojo recordando nuestra platica de anoche, en donde él se apareció en mi ventana totalmente frágil.

La campana dando inicio a las clases suena, y los tres nos despedimos caminando a nuestros respectivos salones.

Me ubico en mi puesto de siempre cuando la maestra ingresa escribiendo algunas cosas en la pizarra, siento en mi cuello una ligera molestia, algo como si fuera una pequeña calentura en el, entonces mis ojos conectan con los suyos haciendo que el suelte una pequeña sonrisa.

Intimidada observo las nubes sonriendo por lo bajo, no sé en qué momento todo está cambiando a nuestro alrededor, entre nosotros. La clase continúa dando por inicio los proyectos grupales, en donde Darren, Melany, Cristopher y yo fuimos los elegidos en uno solo.

— Para la siguiente semana me entregaran este proyecto acerca de los principios de la Biología y todos sus derivados.



Genesis Mera

#1669 en Novela romántica
#519 en Joven Adulto

En el texto hay: juvenil, romance, estatus de belleza

Editado: 31.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar