Beauty Line

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 2

"No dependas de alguien más para ser feliz y para valorarte. Sólo tú puedes ser responsable de eso. Si no puedes quererte y respetarte a ti mismo, nadie podrá hacer que eso ocurra" —. Stacey Charter.

🌹🌹🌹

       

💮💮💮

Ada.

Un escalofrío recorre mi cuerpo y me abrazo a mí misma acercándome a cerrar la ventana. Desde que llegue del colegio no hice más que realizar tareas, al ser el primer día imagine que los profesores tendrían compasión de nosotros, pero me equivoque.

La puerta de mi habitación es abierta haciendo que sobresalte de la sorpresa.

— Mama dice que la cena esta lista — musita mi hermana.

— Linda, cuantas veces te he mencionado que toques antes de ingresar — reprocho.

— No tardes — cierra la puerta ignorándome.

Suspiro.

En la mesa nos encontramos los cuatros mi madre, mi padre, mi hermana y yo quién no deja de alimentar a Murphy mi pequeño glotón.

— Deja ese animal en paz y cena — masculla mi padre serio.

No reprocho, ni replico, obedezco dejándole un pedazo de pollo a mi lado. Durante todo ese lapso la cena transcurre con normalidad, pero de cierto modo acompañado de un silencio muy incómodo y tenso.

— ¿Qué tal te fue en el colegio Linda? — cuestiona mi padre.

— Muy bien, lo normal — el asiente continuando con su plato.

Su actitud me duele de cierta forma.

— ¿A mi no me preguntaras papá? — musito.

— No es necesario, con tu aspecto puedo deducirlo todo — respiro profundamente controlando el dolor en mi garganta debido a sus crueles palabras.

— ¡George! — brama mi madre indignada.

Me levanto de la mesa sin terminar de cenar encerrándome de inmediato en mi habitación.

¿Por qué tiene que ser tan cruel conmigo? En el momento que decidí hacerme la cirugía se opuso de inmediato. Sin embargo, no podía seguir soportando humillaciones, así que le mentí diciendo que iría por seis meses de vacaciones en casa de mi tía María en Washington.

Sollozo observándome en el espejo de mi armario.

¿Por qué no entiende que mi antigua yo no era feliz?

Escucho unos golpes en mi puerta e intento secar mis mejillas antes de que mi hermana ingrese y no dude en estrecharme entre sus brazos.

— ¿Por qué tiene que ser así? — sollozo.

— Solo está enojado, veras que pronto se le pasara.

— ¿Pronto? ¿Cuándo es ese pronto? Ya ha pasado seis casi siete meses que no me dirige la palabra.

— Compréndelo, querías que te mantuvieras auténtica.

— ¿Y Seguir siendo la burla de todos? No podía soportarlo más.

Ignoro sus llamados encerrándome en el baño y me deslizo por la puerta del baño hasta tocar el suelo sin dejar de soltar un par de lágrimas.

Necesitaba este cambio de vida a como dé lugar.

🌸🌸🌸

Mis ojos están pesados a estas horas de la mañana, probablemente por la desvelada de anoche. Tomo mi taza de té bebiéndola sin ganas.

— Te vez terrible — espeta Linda.

— Gracias — murmuro.

— No es mejor tomar café.

— Sabes que odio el café.

Algo totalmente irónico si trabajo en Starbuck a medio tiempo, recojo mi bolso cuando visualizo a mi padre ingresar al comedor, me despido de mi madre quien se encuentra a su lado.

Observo el cielo desde mi puesto, sonrío contemplando algunos pájaros volar sintiéndose libres de toda preocupación, falta poco para que las clases inicie. Melany ha estado ocupada con varios chicos a su lado, tan pronto se convirtió en alguien popular.

Por otro lado, Darren ignora a cualquier chica que se le acerque. Ahora que lo pienso lo he visto en una de las revistas de moda que siempre solía admirar.

— Ada ¿Estas libre esta tarde? — cuestiona un chico a lado de Melany, ella me observa sonriendo de lado.

— Tengo planes con mi hermana, lo lamento.

Técnicamente tengo miedo de estar a solas con un chico, nunca he tenido citas, y ahora que todo es diferente la simple idea me aterra.



Genesis Mera

#1686 en Novela romántica
#533 en Joven Adulto

En el texto hay: juvenil, romance, estatus de belleza

Editado: 31.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar