Bebe y Un Contrato

Tamaño de fuente: - +

1-Emma Swart

"las pequeñas acciones, siempre traen grandes consecuencias fatídica u oportunas"

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Podía sentir como mis párpados me pesaban, era una sensación indescriptible.

Al momento de abrirlos me encontré con la sorpresa que me encontraba echada en una camilla, ¿qué había pasado?, ¿Porque me encuentro aquí?, era una de las interrogantes que más pasaban por mi cabeza.

Sentí como la puerta de la habitación se abrió lentamente, fije mi mirada en la puerta donde un doctor de afable sonrisa y un porte atlético se me acerco sonriente

-Señorita Swart me alegra que ya esté despierta-me indica el doctor con una pequeña sonrisa-lamento su perdida

-¡Que perdida! - exclame confundida haciendo con esto que el doctor muestre una mirada confusa

-Oh lo lamento-sus palabras llegan con mucho arrepentimiento a mis oídos -llamare a su acompañante-el doctor sale de la habitación dejándome más confundida y perdida que antes solo me queda esperar a que aparezca con mi "acompañante".

Mientras que espero al doctor trato de hacer memoria y poder recordar que paso en las últimas horas, pero el ultimo recuerdo que tengo es la llegada de Alexander Miller con su bien portado traje y su característica frialdad con la que me trata.

Escucho el chirrido de la puerta y los pasos de alguien aproximarse haciendo con esto que todo pensamiento se esfume

-Por fin despiertas-su voz llega como melodía para mi oído, no necesito voltear para saber quien es

-Me sorprende que sigas aquí-suspiro- ¿Qué ha pasado?

-Emma-pronuncia mi nombre como si estuviera ¿perdido?, ¿desorientado? -esto no es fácil-puedo escuchar delicadeza en su voz- ¿sabes que no todo es eterno? -eso basto para darme cuenta a donde iba todo esto, pero quería que me lo confirmara

-Alexander dímelo de frente

-Tu tía murió-sus palabras crearon una explosión en mi interior

No dije nada, no respondí esas tres palabras bastaron para que todo en mi interior se derrumbe; quería llorar, patear o pegar a alguien, pero mi cuerpo no reaccionaba talvez no quería verme frágil delante de Alexander así que lo único que se me ocurrió fue:

-Vete por favor-pude sentir como las palabras salían temblorosas de mi boca y con eso aumentaba mis ganas de llorar mas

-No puedo dejarte así-esas palabras sacudieron todo mi interior - no cuando todo el mundo sabe que eres mi novia

-Yo no soy nada tuyo-le replique con lo primero que vino a mi mente-no sé a qué estarás jugando, pero yo no soy parte de ello

-No tenía opción- negué con la cabeza-lo hice por ese niño

- ¿Por cuál niño? -me limite a preguntar

-El hijo de mi padre y tu tía-respondió con una sonrisa entre dientes- ¿acaso querías que se lo lleven a un orfanato?

-Pero que tiene que ver que yo sea tu novia con todo esto-sentí como toda mi cabeza daba vueltas fue tanto el dolor que por un momento todo se volvió negro-Alexander por favor vete- dije de nuevo con la voz entrecortada

-Ya te dije no puedo dejarte-suspiro-eso arruinaría mi imagen-la cama se hunde debajo de mis pies-así que ni lo pienses nena

-Déjame sola – murmure

-N-O-pronuncio letra por letra haciéndome entender que está jugando conmigo y mi paciencia

-Solo quiero dormir-cierro mis ojos-así que vete

-Está bien- siento como se levanta de la cama- estaré en el sillón de al frente cuidando tus sueños-logro tirarle una almohada, pero él la detiene con una mano-buen intento-es lo último que llego a oír antes de caer en un sueño profundo por segunda vez

//seis horas después //

Acabo de despertar hace unos minutos, pero para los ojos de los doctores o enfermeras sigo dormida. No quiero dar señales de vida por el momento quiero seguir reflexionando o mejor dicho pensando que va ser de la vida de ese pequeño ser; me gustaría adoptarlo, pero mi pareja no me apoyaría con esto y no creo que dejen adoptar a una chica de 21. Puedo sentir como el peso de alguien está encima de mí y con esto llego a la conclusión que Alexander ya se dio cuenta que no estoy dormida y viene a molestar.

-D-E-S-P-I-E-R-T-A pequeña dormilona-puede sentir la voz de Alexander interfiriendo como siempre en mis pensamientos-sé que ya no estas durmiendo

-No molestes-me limito a decir, pero poco después siento como me quita el edredón y deja todas piernas descubiertas haciendo que me pase un vientito corto, pero letal congelándome por completo- ¡Que te pasa!

-Nada-puedo ver como en sus ojos hay diversión-solo quería terminar de hablar contigo

- ¿Eso no era todo? -pregunto

-No-vuelvo a fijarme en sus ojos por segunda vez y en estos veo confusión-Seremos padres-puedo sentir como todo mi cuerpo se tensa

- ¿Estás loco?

-No-niega con su cabeza-tal vez me pegues cuando te diga toda la situación

-Ve al grano-mi voz sale seca y cortante, haciendo que él también se tense un poco



Angie zviet

Editado: 31.08.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar