Before Review (revisión de Antes)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 18 - Felicidad

Rudy ya se sentía mejor. Estaba en casa comiendo como siempre.

- ¿Cómo te fue hoy en la escuela? – preguntó Irene.

- Bien, muy bien. Aprendimos fracciones…

- ¡Qué bien!

- Y del otro asunto… también estoy bien. Ya no he visto a esa bruja.

- ¿Crees que ya se haya dado por vencida?

- No, ella está determinada a robarse la Joya Misteriosa.

- No te preocupes, hijo. La joya está segura aquí, lo sé porque ella nunca ha venido a buscarla, debe haber alguna razón por lo cual no lo hace.

- Rainbow dijo que había una especie de protección.

- Puede que sea por eso.

En ese momento, el teléfono sonó. Irene atendió la llamada…

- ¿Hola?... ¡Esther! ¡Qué gusto escucharte!

 

Libby y Luis tenían su cita sin problemas. Habían ido a ese café y después de platicar un rato, salieron a otro lugar…

- ¿Qué lugar es este? – preguntó él, al ver un edificio en mal estado.

- Es una clínica, ¿puedes creerlo? – respondió ella.

Comenzó a caminar, dejando al joven desconcertado…

- ¿Quieres ir a ese lugar? Si te sientes mal, podemos ir a otra parte…

- Vamos a ver que hay.

No le quedó otra más que seguirla. Entraron a la recepción y había mucha gente en la sala de espera, se veía que eran personas de bajos recursos.

- Buenas tardes – saludó la recepcionista - ¿Vienen por el programa de Voluntarios?

- No lo sé… ¿quieres participar? – preguntó Libby, mirando al chico.

- Eh… ¿Voluntarios? ¿Qué se supone que debamos hacer?

- Solo tienen que hacerles compañía a algunos pacientes, por el momento tenemos esa actividad. Los demás jóvenes ya están atendiendo a los enfermos de la sala de espera.

Miraron hacia donde estaba la gente. Eran adolescentes que tenían que cumplir con su servicio social, pero, aun así, se veía que lo hacían de buena manera.

 

Pasó el rato…

- Si te molesta hacer esto, dímelo y nos vamos de inmediato – dijo ella, antes de entrar a la habitación donde se encontraba una niña.

- No, está bien. Si quieres hacer esto, no hay problema.

- ¿Seguro? Se ve que nunca lo habías hecho.

- Es verdad, pero… lo único que me preocupa es hacerlo bien, ¿sabes? No quisiera molestar al paciente.

La chica rio un poco…

- Es un niño, solo cuéntale un cuento o ayúdalo a alimentarse.

- ¿Eso es todo? No pensé que fuera así de sencillo.

- Por eso te digo que, si te sientes incómodo, podemos irnos. Nadie nos obliga a estar aquí.

- ¡Eso no puede ser! – la chica se sorprendió un poco al oír esta respuesta – Ya estamos aquí y nos hemos comprometido a ayudar.

Luis se retiró de la habitación para ir a la que le habían asignado. Libby quedó asombrada, él estaba pasando esa ‘pequeña prueba’.

 

Melissa llegó a casa y fue directo a la cocina…

- Tengo mucha hambre…

- Hija, ¿puedo preguntarte algo? – Irene se acercó a ella.

- ¿Sí? ¿Es acerca de la bruja del Mundo de la Oscuridad? Ya no la he visto, todo está bien por el momento.

- No, es sobre otra cosa.

Madre e hija se sentaron en la mesa, parecía que la conversación sería larga.

- ¿Tienes novio?

La pelirroja se quedó atónita ante esa pregunta tan directa.

- ¡Mamá! ¡No le hagas caso a lo que diga Rudy! Solo lo hace para molestarme.

- Él no me dijo…

- Entonces, ¿Quién?

- Dime la verdad, hija. No tiene nada de malo, solo que… en esta ocasión, jamás pensé que fuera alguien conocido.

- ¿Conocido?



Myriam Resendiz

#3292 en Fantasía
#692 en Magia

En el texto hay: fantasia, romance, magia

Editado: 10.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar