Believe In Yourself

Tamaño de fuente: - +

capitulo 11

Narra Mia
Me encontraba desayunando junto a Ash ambos en silencio y es que la mañana de hoy se acopla a lo que sentimos.
Papá nos había llamado nos dijo que lamentaba no poder estar aquí para nosotros y que nos quería mucho.
-Mia quiero que hoy trates de sonreir, hermanita no te cierres si alguien quiere ayudarte.  
Ash, lo se esta bien. Solo quiero que este día pase lo más rápido posible.
-Hermanita más tarde iremos al cementerio ahora me iré al instituto llamame si necesitas algo.-dijo saliendo y yéndose a su destino 
Lo haré cuidate, y tu también llamame si me necesitas.- le grité.
Ahora estoy en casa, tengo la mente en blanco, y hoy vendrá Alec  hacer el trabajo.
Salgo de la casa y voy en mi auto hacia la universidad.
Al llegar a ella me encuentro con Abby, ella me ve y simplemente me abraza, lo cual agradezco en silencio.
-Mia, cuentas conmigo, sabes tu mamá estaría muy orgullosa de ti.
Gracias Abb, vamos dentro.
Caminamos hacia el salón en donde ahora nos toca matemáticas.
MATEMÁTICAS soy malísima para eso.
Cuando estoy por ingresar al salón me encuentro con una mano que se posa encima de la mía, fijo mi vista en esa persona y me encuentro a Alec.
-Hola Pequeña!
Mia, se que fecha es hoy y también se que lo que menos necesitas es que te digan eres fuerte, lo se. Pero quiero que sepas que así como te dije que quería ser tu amigo. También quiero que cuentes conmigo.
Al escuchar todo aquello sentí todo un zoológico en mi barriga, que lindo escuchar eso.
Alec, gracias en verdad- me acerco y lo abrazo. 
Lo siento por eso- le dije.
-No te preocupes pequeña. Podemos dejar el trabajo para mañana si quieres.
No no, hoy esta bien te espero en la casa eso de las 16:00, antes iré al cementerio con mi hermano.
Mia, puedo acompañarte? Si no te molesta claro!
Bueno claro que no me molesta, a la salida te espero en la entrada de la Universidad, ahora tengo que ingresar.
Si claro Mia allí estaré. Te veo a la salida pequeña.
Ingrese al salón bajo la atenta mirada de furia de Sam y la divertida mirada de Abby.
Aquí vamos pensé!!
....

Ingrese al salón y poco tiempo después el licenciado apareció.
-Buenos días alumnos.
Sssss!! Ssss!!-me llama Abb
Abby te has tragado una serpiente o qué?-le digo 
No te pases pequeña.- me dice burlona
Bueno ya, dime que pasa.
Hoy me iré con Jace a terminar el trabajo.
-No te preocupes, hoy me voy con Alec se ofreció acompañarme al cementerio- le digo
-No te creo!! Mia Evangeline!! Vas a ir con el guapo y deseado Alec en tu auto. ¡que envidia!
Tranquila criatura que ademas también iremos a terminar el trabajo.
+Si la vez, pobre ella cree que le interesa a Alec, es una ilusa-observo como Sam habla y se burla de mi.
Me hablas a mi- le digo.
-Si a ti, ¿tu crees que é l estaría con alguien como tu?.
No creo sabes, es un hecho que prefiere estar conmigo.
Al menos yo no ando rogando por su atención.
-Eres una idiota, no te va a durar esto que tienes con el. No eres nadie, en cambio yo soy una de las chicas mas importantes aquí y soy conocida 
Conocida por quien, a menos de que sean tus imitaciones baratas no creo!-le digo

-ella quiere su muerte o que-pienso                                                                                                               -calma vaquera mejor concentremonos en lo importante.


Para hablar de reconocimiento estaría mi ejemplo que soy.......
Señoritas algo importante que compartir con la clase?- dice el maestro.
No. Profesor, disculpe solo que mi compañera Sam me preguntaba sobre ese ejercicio que ella no entendía.
-Bien. Señorita Sam preste atención, voy a repetir de nuevo.
Me fulmina con la mirada como diciendo no hemos terminado.
Ja! Aquí te espero cuando quieras.
Deja de pelear me digo a mi misma
-Me hubiera encantado ver como le decías quien eres en realidad!-me dice Abby 
Abby casi le digo mi secreto a ella por una estupidez. Pero si me sigue molestando, no me quedare callada.- le digo
-Así se habla amiga.
Bueno mejor prestamos atención a clases ya que no se me da muy bien.
-Mia, pero si tu tienes buen promedio.
Lo se pero es porque es la materia que menos me gusta y a la que más le presto atención.
-Eres rara, amiga. 
Y tu muy normal Abb!!    
...

Mientras voy en el carro con Alec siento que me pongo muy pero muy nerviosa. 
Oh vamos! Solo es un chico.
Uno que te gusta.
Mia, no sabía que tenias este auto, bueno es decir si lo sabía solo que es raro.
Por qué lo es? Y a dónde vamos?
-Porque no pareces del tipo a la que le interese mucho lo material, y no seas pesada vamos a pasar por mi casa pequeña.
Y allí esta otra vez ese apodo, Pequeña.
Que sepas que tu eres un edificio y no soy tan pequeña.
Me mira y se ríe, --Para mi si lo eres.--
Justo me doy cuenta de que llegamos a una bella mansión color beige.
-Bien pequeña vamos, solo iré por unas cosas y salimos. 
Señorito Alec, que necesita?-- Carla creo que  una de las sirvientas  pregunta.
Hola Carla, solo vine a recoger algo, y ella es Mia.
Ella me queda viendo --Un gusto señorita--
No no!! Esas formalidades conmigo no van dime Mia.-- le sonrio de forma agradable.
Bueno me retiro si me necesitan, el señorito sabe donde encontrarme.
-Gracias Carla- dice Alec
Asi que señorito ehh!!!-me burlo de el
-Basta Mia!! Me dice riendo- le eh dicho a ella que no me diga así pero creo que se le olvida.
Y dime Alec dónde están tus padres?
-Bueno pequeña ellos están trabajando 
Me hubiera encantado que estuvieran aquí, asi podrías conocerlos.
Me sonrojo por lo que acaba de decir.
Por qué me sonrojo!!!
Mi cara debe ser como un tomate!!
-Esperame aquí ya regreso.
Sube a su cuarto y en ese instante me dispongo a observar su casa, es muy bonita y acogedora. Se ve que su mamá tiene un buen gusto.
Mamá!!
Como la extraño, pero este día me prometí no llorar y sentirme culpable.
Prometí reír como ella decía!!
Mis pensamientos vagan hacia aquel recuerdo, sin darme cuenta de que un gran suspiro sale de mi boca. Siento unos brazos que por ahora creo que serán mi refugio, me doy cuenta que Alec me esta abrazando.
-Shhh!! Pequeña todo estará bien, estaré contigo si me lo permites.- besa mi cabeza y siento un zoológico en mi panza.
Gracias Alec.
Sabes recordé unas palabras de mamá, ella decía que aunque su vida estuviera gris.
Nosotros éramos sus pintores, le dábamos colores a su vida.
-Pequeña Quiero ser ese pintor que ayude a pintar tu paisaje cuando tengas días grises.
Lo miro a los ojos, un montón de sensaciones me abarcan en ese momento.
Y es que no logro explicar como una persona que conozco desde hace poco logra provocar eso en mi.
Sonrio inconscientemente, susurrando un pequeño si.
Eso es un si?- sus ojos brillan intensamente.
Es un si- le aseguro.
No espera mas y junta sus labios con los mios, al hacerlo siento como todo mi cuerpo tiembla, siento de todo, me gusta sentirme así. El beso es suave lleno de ternura es como si yo fuera un cristal y  el tuviera miedo de que me rompiera. Nos separamos por falta de aire y nos fundimos en un calido abrazo.
Vamos pequeña debemos ir a tu casa y después al cementerio.-- me dice sonriendo
Si vamos yendo!!  
 



Cartty

Editado: 19.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar