Best Bad Move

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 17

Otro día más comenzó con el sol en mi ventana, y la verdad es que quisiera taparlo. Mire el techo, por unos segundos, no quiero levantarme, hoy tendré que ver a Theo, luego de lo que paso y me muero de vergüenza.

Sin embargo decidí levantarme, porque tal vez pueda esquivarlo un día más. Así que hice mi rutina diaria, preparé el desayuno.

—Buenos días—dijo Sabrina.

—Buenos días, ¿Qué tal tu cita de ayer?-pregunté.

—Bien, Drake y yo tenemos mucha conexión, pero todavía no tenemos una relación formal—confesó. — ¿Ya sabes tú respuesta?

—No sé qué estás diciendo.

—Ya sabes Clark o Theo-explicó-en lo personal soy del equipo de Theo, a pesar de que sea misterioso, él es un buen partido, además se gustan y ya se besaron dos veces.

—Clark también me beso-confesé y ella me miró sorprendida-pero no sentí nada, él es mi amigo.

—Entonces ya sabes tú respuesta-dijo sonando obvia. —Cambiando de tema, empezamos a trabajar mañana al terminar clases.

—Tienes razón, seremos las mejores meseras de todo Londres.

Terminamos de comer, tomamos nuestras cosas, bajamos al estacionamiento, está vez me fui en el auto de Sabrina, y en todo el camino fui pensando en lo que le diría a Theo.

Al llegar vi a Clark esperándome en su moto, me acerqué a él.

—Hola Clark—lo saludé.

—Hola Nadine-me saludó. —Con respecto a lo del beso....

Theo llegó y nos escuchó, no puede ser, este día no pudo haber empezado peor.

—Es por eso que no podías, darme una respuesta, estás con otro chico—dijo molesto y se fue.

Una parte de mi quería salir corriendo detrás de él, pero la otra debe darle una respuesta a Clark, porque a pesar de todo no quiero perder su amistad.

—Lo siento, Clark pero tú y yo somos amigos, siempre estaré ahí para ti, pero nada más expliqué.

—Entiendo, y aunque me parezca difícil, seré tu amigo y voy a fingir que nada de esto paso—dijo algo triste.

Antes de irme le di un abrazo y me fui, entre al salón y vi a Theo molesto, sin embargo cómo es de costumbre me senté a su lado.

Hoy es día de comunicación y escritura con el señor Brown, la verdad es que no pude concentrarme, Theo ni me mira y cuando lo hace, rueda sus ojos como si no quisiera verme nunca más.

— ¿Qué pasa loca del cabello azul?-preguntó cuándo lo mire molesta.

—Detesto que estés así conmigo, luego de lo que paso entre nosotros—dije enojada.

—Ahora si te importa, porque cuando ignoraste mis llamadas y mensajes, parecía que no, y más cuando te vi con otro chico-me dijo molesto.

—Theo, todo es un mal entendido, yo...—el profesor nos interrumpió.

—Señor Collins y Señorita Miller, si tienen problemas los resuelven afuera, no en mi hora de clase.

—Lo sentimos—dijimos al unísono.

Mientas esperamos a que pasen los minutos para que se acabe clase, Theo y yo tuvimos una guerra de miradas, para ver quién está más molesto con el otro.

Al finalizar, me di cuenta que tengo una hora libre, así que decidí salir para tomar aire fresco, leer y comer algo, sin embargo eso acabo cuando Theo me dijo:

—Ven conmigo.

—No tengo nada que hacer contigo—dije algo seria.

—Nadine, tenemos que hablar tú y yo, sobre lo que hay entre nosotros—explicó.

—No hay nada entre nosotros—dije para que me dejará ir.

—No quería hacer esto, pero no hay otra manera—me cargo como si fuera un costal.

—Bájame es secuestro, y está prohibido

—Deja de ser tan exagerada, no te voy a hacer nada, a menos que tú quieras-dijo sonando pícaro y le di un pequeño golpe en la espalda— ¡AUCH!

—No te quejes, a la próxima no me cargues de esa manera.

Me llevo por donde están los casilleros, en la parte de atrás y me puso en el suelo, por fin se acabó ese viaje tan incómodo, aunque debo admitir que es fuerte.

—Nadine, voy a ser directo, ¿Realmente sientes algo por Clark?—preguntó.

—No, todo fue un mal entendido él es mi amigo y nada más—expliqué—además me gusta otra persona.

— ¿Quién es esa otra persona?—preguntó.

—No tengo que darte explicaciones—me iba a ir pero me beso.

Esa electricidad que siento cuando me besa, no la siento con nadie, qué me hiciste Theo Collins, cada beso que me da es como una corriente que recorre mi cuerpo.

—Sabes enterarme de que él te había besado, no me gustó para nada—dijo cuándo nos separamos.

—En serio, pero si no somos nada.

— ¿Nada?—preguntó—entonces sólo me besas por qué sí.

—Puede ser, ¿tú que piensas?

—Que no es cierto porque cada vez que me tienes cerca tiemblas—dijo acercándose a mí—además vi tu rostro, cuando me mirabas en clase, sé que no quieres perderme.



Krystina

Editado: 27.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar